¿Qué seguro de vida necesitan los ‘millennials’?

¿Qué seguro de vida necesitan los ‘millennials’?
| Foto: GETTY IMAGES

La generación ‘millennial’ se acerca a una edad en la que debe plantearse cuestiones tan importantes como contratar un seguro de vida. Las personas mayores de la generación rondan ya los 40 años, momento clave para contratar una póliza que dé tranquilidad a los suyos. Si estás en esta generación ‘millennial’, no lo dudes: sigue leyendo este artículo porque te interesa.

En este texto analizamos por qué necesitan los ‘millennial’ un seguro de vida, qué seguros les conviene más y qué deben de tener en cuenta a la hora de contratar uno.

Seguros de vida para ‘millennial’s: Qué vas a encontrar en este artículo

¿Seguro de vida para los ‘millennial’? Llega la hora de comprarlo

La generación Y o ‘millennial’ es la más importante de la actualidad. Abarca a las personas que nacieron al filo del cambio de milenio y los autores la circunscribe entre más o menos 1980 y aproximadamente 1996. Son los que tenían menos de 20 años cuando llegó el siglo XXI y ahora son una de las grandes fuerzas demográficas del mundo. Han sufrido como ninguna otra generación los embates de la crisis económica, la han dejado atrás y ahora muchos de ellos ya están en el entorno de los 40 años. Es decir: se hacen mayores. Y hacerse mayor es una de las principales razones para contratar un seguro de vida.

Acostumbrados a vivir en un mundo incierto y sin las seguridades que tuvieron sus padres, los miembros de la generación ‘millennial’ no han pensado demasiado en su futuro y mucho menos en la certeza de la muerte. Tanto es así, que un informe reciente señalaba que un 82 por ciento de los ‘millennial’ estadounidenses no sabe nada sobre seguros de vida.

Sin embargo, los años pasan y, con ellos, llegan las responsabilidades. Muchas personas de esa generación, especialmente las mayores, ya tienen familias, casas, coches y negocios, con lo que necesitan instrumentos que les den garantías para proteger esos bienes preciosos, especialmente a sus seres queridos. La mejor herramienta para dar confianza y estabilidad a una familia es un seguro de vida.

Un seguro de vida es un instrumento relativamente barato que, a cambio de una cantidad mensual (o semestral o anual) ofrece una cobertura muy importante en caso de que la persona asegurada fallezca. Están pensados para que esa indemnización permita a las personas beneficiarias mantener su nivel de vida tras esa pérdida. Pero, además, incluyen muchas otras ventajas, como la posibilidad de generar ahorros, o las prestaciones que ofrecen cláusulas especiales que protegen a esposos, ayudan en momentos de dificultad económica o permiten pagar servicios médicos.

Si eres ‘millennial’ y ya tienes una familia, es el momento de pensar en protegerla. Decídete por un seguro de vida y garantiza su bienestar si te pasa algo irreparable.

¿Qué seguro de vida conviene más a la generación ‘millennial’?

A la hora de elegir un seguro, hay que pensar en qué tipo es más conveniente. Lo primero que debes saber es que hay dos grandes categorías: seguros permanentes y seguros temporales .

  • Seguro permanente. Los seguros de tipo permanente son los más clásicos. Se contratan y, mientras se mantenga el pago al corriente, están en vigor hasta la muerte de la persona asegurada. En ese momento, los beneficiarios reciben la indemnización, que puede ser muy importante. Estos seguros son más difíciles de conseguir, porque son más caros y porque sus condiciones de calificación son más exigentes. A cambio, tienen grandes prestaciones. La más notable es que acumulan lo que se denomina valor en efectivo, un dinero que se genera gracias a que la aseguradora invierte en el mercado financiero una parte de lo que el asegurado paga en forma de primas. Ese valor en enfectivo es un dinero que se ahorra y que la persona asegurada puede utilizar para tomar prestada o para hacer retiradas. Dentro de los seguros de tipo permanente, hay cuatro modalidades: seguros ordinario de vida o tradicional, universal, el variable y eluniversal-variable Si eres ‘millennial’, el seguro permanente te interesa, pero puede que te resulte caro y tus ingresos no sean suficientes para mantenerlo. En cambio, si tienes suficiente poder adquisitivo, te recomendamos que pienses en un seguro permanente. Tus beneficiarios de lo agradecerán.
  • -
  • Seguro temporal o a término. En el caso de los seguros temporales , el funcionamiento es diferente: se contratan por un tiempo determinado y después caducan. Es decir, se firman pólizas que están en vigor solo 5, 10, 15, 20, 25 ó 30 años y, al cumplirse esos años, dejan de tener validez. Si la persona asegurada muere en ese tiempo, se entrega la indemnización. Si no, simplemente el seguro decae y no hay ningún pago, salvo en los seguros temporales con retorno de primas, que devuelven el dinero pagado en forma de primas.
    Con un seguro temporal, las aseguradoras asumen menos riesgos, sobre todo si la persona asegurada es joven. Por eso, ofrecen buenas coberturas a precios bajos. Ese menor coste, unido a la flexibilidad de las pólizas temporales, hace que muchos ‘millennial’ consideren estos seguros a término como opciones prioritarias. Y no les falta razón, porque una persona joven no suele tener grandes ingresos y el seguro temporal le resulta más asequible. Además, pueden utilizarlo para dar estabilidad a un periodo concreto, como la infancia de los hijos. Más tarde, si su situación económica se consolida, siempre pueden convertir el seguro a término en un seguro permanente sin pasar por otra calificación. O pueden utilizar varios seguros a término escalonados para que se solapen en una estrategia de ’laddering’.

Consejos y claves para comprar un seguro de vida para un ‘millennial’

Si como miembro de la generación ‘millennial’ ya tienes claro que necesitas un seguro de vida, ahora debes tener en cuenta algunas particularidades que te ayudarán a contratar la póliza que necesitas con más garantías. Te damos una serie de claves y consejos para contratar un seguro de vida adaptado a las necesidades de la generación ‘millennial’:

-
  • Cuanto más joven, más barato. En general, los seguros de vida están pensados para que la aseguradora corra los menos riesgos posibles. Eso quiere decir que siempre van a preferir asegurar a personas jóvenes y con buena salud, porque presentan menos riesgo de muerte. Por tanto, ofrecen mejores precios y condiciones a las personas de menor edad. Toma buena nota: cuanto antes contrates tu seguro, más barato te resultará y mejor cobertura tendrás.
  • -
  • No te quedes solo con el seguro de vida de tu empleador. Muchas personas, especialmente jóvenes, consideran que con el seguro seguro grupal de la empresa ya es suficiente. Es bueno tener el seguro de vida del empleador, pero suelen ser pólizas con coberturas bajas. No te confíes y complementa ese seguro con uno propio a tu medida. /
  • -
  • Cuidado con la calificación. El momento más delicado en el proceso de contratación de un seguro es la calificación. Para calificar y poder acceder al seguro, las compañías te van a pedir información sobre tu estado de salud, tus hábitos de vida, tu empleo, tus hobbies, el historial médico de tu familia, tu situación financiera… Y, a menudo, sobre todo con los seguros permanentes, exámenes médicos que implican análisis de sangre y otros fluidos. Si no te gustan las agujas o tu estado de salud es malo, recuerda que existen seguros de vida sin examen médico, aunque sus prestaciones son peores. Y recuerda también que no debes mentir en los datos que aportas: sería el peor error que se puede cometer al contratar un seguro de vida.
  • -
  • Eres nativo digital: explota tu conocimiento. La generación ‘millennial’ ha crecido ya en un mundo digital y domina Internet y sus posibilidades. Utiliza ese conocimiento para lograr el mejor seguro posible: solicita cotizaciones online, optimiza tu póliza a través de la red y monitoriza la marcha de tu seguro a través de webs y aplicaciones para celulares.
  • -
  • ¿Cuánto seguro necesito comprar? Una pregunta clave a la hora de contratar un seguro es determinar correctamente la cobertura. Muchas personas se pasan (se sobreaseguran) y otras muchas se quedan cortas (se infraaseguran). Haz el cálculo de cuánto dinero necesita tu familia para mantener su nivel de vida, incluyendo el pago de deudas, hipotecas, créditos estudiantiles, colegios… Con eso, determina cuántos años van a necesitar para poder subsistir sin tu aportación. De esos cálculos debería salir la cantidad que necesitas contratar como indemnización.

Con toda esta información, no lo dudes: contrata un seguro de vida cuanto antes. Te ahorrarás dinero y tendrás la seguridad de que los tuyos no quedan desasistidos si tú faltas. Incluso si eres de la generación ‘millennial’, hay un seguro de vida que cubre tus necesidades.

Comparte tu opinión