Cómo conseguir seguro temporal pasados los 60: ¡Es posible!

Cómo conseguir seguro temporal pasados los 60: ¡Es  posible!
| Foto: GETTY IMAGES

Los seguros de vida temporales son muy demandados por el público. Muchas personas encuentran en ellos las herramientas más adecuadas para sus necesidades. Sin embargo, a partir de los 60 años, los seguros de vida se vuelven más complicados de conseguir.

En este artículo explicamos cómo contratar un seguro de vida temporal una vez que ya se han cumplido los 60 años. Si estás buscando una póliza a término que te ayude en esa etapa de la vida, sigue leyendo y descubre todo lo que tienes que saber.

Cómo conseguir seguro temporal a los 60: Qué vas a encontrar en este artículo

¿Por qué elegir un seguro de vida temporal?

Los seguros de vida temporales , también denominados seguros a término, son una de las opciones preferidas de los estadounidenses a la hora de contratar un seguro de vida. Son productos muy interesantes, porque ofrecen coberturas atractivas a buen precio. Por eso, son los favoritos de familias jóvenes que, al tener ingresos limitados, necesitan un seguro que proteja su bienestar sin ser una carga insoportable para su economía.

El funcionamiento de estos productos es sencillo: se contratan con una duración determinada, que puede ser de 5, 10, 15, 20, 25 ó 30 años. Durante ese tiempo, la persona asegurada está cubierta y, si muere estando el seguro en vigor, sus beneficiarios reciben la indemnización o beneficio por causa de muerte. Una vez cumplido el plazo de vigencia, el seguro caduca y no hay entrega de ningún beneficio.

Las cinco grandes ventajas de los seguros a término son estas:

  • Precios competitivos. Los seguros temporales se ofrecen a precios muy competitivos porque, al tener una duración determinada, los riesgos que asumen las aseguradoras son bajos y pueden reducir el importe de las primas.
  • Fácil calificación. Por esos bajos riesgos, las aseguradoras ponen menos barreras de acceso para conseguir este tipo de seguros. En las calificaciones para los seguros a término, el estado de salud de la persona solicitante importa menos y las condiciones para conseguir una póliza son mucho más favorables que en los seguros de vida permanentes.
  • Coberturas suficientes. Aunque no se pueden conseguir coberturas tan elevadas como con los caros seguros permanentes, con las pólizas a término es posible lograr indemnizaciones suficientes para mantener el nivel de vida de la familia durante un año y, por ejemplo, pagar los gastos escolares o mantener un negocio funcionando.
  • Conversión a seguro permanente. Una cualidad muy interesante de los seguros temporales es que pueden convertirse de seguro a término a seguro permanente sin pasar de nuevo por la calificación. Esta posibilidad resulta muy atractiva a medida que las familias alcanzan un nivel económico más elevado.
  • Combinables. Los seguros temporales se pueden combinar con otros permanentes. Además, es frecuente utilizarlos en estrategias de escalonado o ‘laddering’. En estas combinaciones, varias pólizas permanentes se escalonan en el tiempo para relevarse manteniendo siempre una cobertura interesante.

Con todas estas ventajas, es normal que los seguros permanentes tengan una elevada demanda. Sin embargo, llega un momento en que ya no son tan sencillos de conseguir: a partir de los 60 años, especialmente si el estado de salud no es óptimo, las aseguradoras ya no los conceden con tanta facilidad.

Seguro temporal a los 60 años: qué opciones tienes

Hay compañías de seguros que no aceptan solicitudes pasados los 60 años. Por eso, es frecuente pensar que a partir de esa edad ya no se va a conseguir un seguro temporal. O, al menos, no a buen precio. Sin embargo, es posible lograrlo, porque también hay compañías que ofrecen seguros de vida a término para personas de más de 60 años, aunque con condiciones.

Por lo general, las empresas que ofrecen cobertura para personas que pasan de los 60 suelen imponer una serie de restricciones. Las más frecuentes son estas:

  • Coberturas limitadas. Las pólizas temporales disponibles cuando se tiene más de 60 años tienen coberturas más bajas. Cada aseguradora ofrecerá las indemnizaciones que considere de acuerdo a los riesgos que asuma, pero, de media, las coberturas van a ser menores que las que se obtienen si se contrata el seguro antes de llegar a esa edad.
  • Duración limitada. Habitualmente, los seguros temporales se pueden contratar por un periodo de hasta 30 años. A los 60, sin embargo, las aseguradoras ya no ofrecen duraciones tan prolongadas. De hecho, es raro que permitan contratar pólizas de más de 20 años de validez, especialmente si ya se han superado los 65 años.
  • Exámenes médicos. A esta edad, la calificación se endurece. Si se contrata un seguro temporal durante la juventud, el estado de salud prácticamente no influye. Sin embargo, al hacerlo pasados los 60, será obligatorio.

Con estas condiciones, es posible contratar seguro temporal incluso a edades más avanzadas que los 60 años. Sin embargo, si estas restricciones son demasiado duras, se puede optar por un seguro de vida temporal renovable anualmente. Es más sencillo de conseguir, porque su duración es de solo un año, pero, acabado ese plazo, se puede renovar a condición de que las primas se incrementen.

Después, quedan otras opciones, como acudir a un seguro de aceptación asegurada, un tipo de seguro de vida sin exámenes médicos en el que la compañía aceptará sin reparos a prácticamente cualquier persona que solicite una póliza. Sin embargo, estos productos ofrecen coberturas bastante más bajas a precios elevados.

¿Cuánto seguro comprar a los 60 años?

Si se tiene claro que se va a contratar un seguro temporal pasados los 60 años, conviene elegir cuidadosamente el producto que se suscribe. Es importante acertar con la cobertura que se contrata, porque eso evitará gastos innecesarios.

A esa edad, es probable que las necesidades familiares ya sean menores, por lo que quizá no haga falta una indemnización muy elevada. Por lo tanto, debe calcularse con cuidado teniendo en cuenta estos factores:

  • Qué se necesitará dentro de 20 ó 30 años. La persona asegurada debe plantearse si pasados 20 ó 30 años todavía necesitará una cobertura.
  • ¿Hasta cuándo hace falta la cobertura? Si todavía se está en edad laboral, puede que sea suficiente con cubrir hasta los65 años. Después, la jubilación puede ser suficiente para las necesidades de la persona asegurada y su familia.
  • Presupuesto. ¿Cuánto dinero se puede destinar mensualmente a primas?
  • Herencias. ¿Se está pensando en dejar una herencia? ¿El seguro formará parte de ese plan de herencia? Si es así, es necesario calcular qué cantidad se quiere dejar a los herederos a través de la póliza.

Una vez que se haya decidido cuánta cobertura es necesaria, se pueden solicitar cotizaciones para conseguir las mejores ofertas y precios antes de contratar el seguro temporal más adecuado a las necesidades de la persona de más de 60 años.

Comparte tu opinión