SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Info

Holadoctor usa cookies para analizar el tráfico de este sitio. La información sobre el uso que le da a nuestro sitio es compartida con Holadoctor y algunos terceros para ese propósito. Al aceptar, está usted de acuerdo con nuestra política de cookies. Vea los detalles aquí.

ACEPTAR
Cerrar

TODO SOBRE SEGUROS DE VIDA
Seguro de vida de aceptación garantizada: qué es y por qué te interesa

Uno de los principales temores de las personas que necesitan un seguro de vida es que la compañía rechace su solicitud y no les conceda la póliza. Es frecuente que una persona, por su estado de salud, su estilo de vida o simplemente por su edad ya no pueda contratar un seguro convencional. En esos casos, el seguro de vida de aceptación garantizada es una buena alternativa. Se trata de pólizas en las que las compañías prácticamente no hacen preguntas, pero imponen precios mucho más elevados.

En este artículo podrás informarte sobre qué son los seguros de vida de aceptación garantizada, cómo funcionan y en qué circunstancias te pueden resultar interesantes.

Seguro de vida de aceptación garantizada: Qué vas a encontrar en este artículo

Qué es un seguro de vida de aceptación garantizada y cómo funciona

Si estás buscando un seguro de vida, es posible que te preocupe que no puedas superar el proceso de calificación. En ese trámite, a menudo difícil y largo, la compañía de seguros decide si cumples los requisitos para disfrutar del seguro. Y en no pocas ocasiones, ese seguro se niega a la persona que lo solicita. Si crees que puedes estar en esa situación, puedes recurrir a una alternativa interesante: el seguro de vida de aceptación garantizada, una modalidad poco conocida pero muy útil para las personas que tienen complicaciones con la calificación.

Un seguro de aceptación garantizada, o guaranteed acceptance life insurance en inglés, es un seguro de vida normal, pero sin proceso de calificación. Literalmente, la compañía de seguros no podrá rechazarte y tendrá que darte la póliza. A cambio, la aseguradora impondrá primas mucho más elevadas que las que impone a los seguros normales. Además, la indemnización, o beneficio por fallecimientoserá bastante más baja de lo habitual.

Habitualmente, las compañías también ofrecen beneficios graduales (o regla de los dos años) . Esto significa que, por ejemplo, si el asegurado muere antes de que se cumpla el primer o el segundo año de vigencia de la póliza, no se entrega ninguna indemnización (aunque las compañías suelen devolver las primas pagadas si se produce esta circunstancia).

Estas precauciones (primas elevadas, cobertura baja y beneficio gradual) permiten a las aseguradoras asumir los elevados riesgos que plantean personas que, generalmente, tienen ya una edad elevada, o presentan condiciones de salud previas complicadas.

Por lo demás, los seguros de vida de aceptación garantizada funcionan como losseguros permanentes ordinarios de vida completa o tradicionales. Es decir, una vez suscritos, acompañan al asegurado hasta que se produce su muerte, momento en que se entrega la indemnización a los beneficiarios que haya designado el asegurado.

Estos seguros de vida permanentes, además del beneficio por causa de muerte, también tienen un factor de ahorro. La capacidad para ahorrar genera lo que se denomina valor en efectivo, un dinero que sirve para generar una parte de la indemnización y que, llegado un determinado volumen, se entrega al asegurado. Este valor en añadido se acumula porque las primas que se pagan por el seguro están niveladas: se paga siempre lo mismo. Y durante los primeros años del seguro, están desproporcionadas con respecto al riesgo que asume la aseguradora. Pero en los últimos años, al mantenerse niveladas, son más bajas de lo que deberían ser por el riesgo asumido. En esa desproporción de los primeros años se acumula un dinero que la aseguradora invierte y va generando ese valor en efectivo.

En el caso de los seguros permanentes tradicionales o de vida completa, los instrumentos de ahorro son muy conservadores: generan valor añadido lentamente. A cambio, son instrumentos fiables y su rentabilidad está asegurada. Además, entregan con seguridad el beneficio por causa de muerte. La única salvedad es el caso de los seguros de aceptación garantizada, que, como hemos visto, no entregan la indemnización si el asegurado muere antes de dos años de vida de la póliza.

Por qué te pueden negar un seguro de vida

Como ves, la opción de la aceptación garantizada es muy interesante para superar un proceso de calificación complicado. Si estás en la búsqueda de seguro, te habrás dado cuenta de que las dificultades empiezan incluso en la solicitud de cotizaciones, cuando la aseguradora te pide a título informativo datos sobre tu edad o tu estado médico.

Estas dificultades van a más durante la calificación, que en el caso de un seguro permanente puede durar meses. Durante ese largo proceso, la aseguradora te hará preguntas y te reclamará información. Generalmente, te pedirá exámenes médicos y, si no superas sus requisitos, no te concederá el seguro. Pero, incluso si te lo concede, puede retirártelo si en los meses siguientes descubre que la información que le proporcionaste era falsa. Por eso, es muy importante que tu relación con la aseguradora se afiance sobre la sinceridad: los principales errores que se cometen al suscribir un seguro de vida se producen por falta de transparencia al calificar.

Cuando la aseguradora te pide datos y exámenes médicos, busca indicios que determinen el riesgo que asume al asegurarte. Si este riesgo es excesivo, te negará el acceso a las pólizas convencionales.

Las causas más frecuentes de exclusión son estas:

  • Edad elevada. Las personas de más edad tienen una esperanza de vida muy corta, con lo que las aseguradoras suelen rechazarlas. Por este motivo, contratar un seguro siendo joven es la mejor solución. Incluso se pueden suscribir seguros siendo niño o seguros juveniles.
  • Abuso del tabaco o las drogas. Las aseguradoras son reacias a asegurar a personas con un largo historial de tabaquismo. También suelen negar pólizas de vida a aquellas personas que han tenido o tienen problemas con las drogas.
  • Condición médica preexistente. Si tienes alguna condición de salud que ponga en riesgo tu vida, es posible que no puedas acceder al seguro. En concreto, enfermedades como el cáncer, la diabetes, la esclerosis múltiple o las afecciones cardiacas son causa frecuente de exclusión. Padecer enfermedades terminales también es motivo para no lograr la cobertura.
  • Enfermedad mental. Los pacientes con enfermedades mentales suelen ser también rechazados al calificar.
  • Hábitos peligrosos. Si tienes un estilo de vida arriesgado, practicas deportes peligrosos o tienes un trabajo que implique riesgos graves, también puedes tener problemas para lograr un seguro convencional.
  • Situación financiera. En ocasiones, las aseguradoras deniegan el acceso al seguro porque dudan de la solvencia de la persona que lo solicita.

A pesar de estos motivos, debes saber que calificar para un seguro es más fácil de lo que la mayoría de la gente piensa. De hecho, los expertos saben que muchas de las personas que no tienen seguro en Estados Unidos (aproximadamente un 40 por ciento de los consumidores, según la organización LIMRA) no lo tienen porque piensan erróneamente que no se lo van dar.

Lo mejor que puedes hacer es acercarte a un agente de seguros e informarte adecuadamente. O hacer una prospección a través de los mecanismos de cotización. Si tras esos pasos todavía te encuentras con las puertas del seguro cerradas, entonces recuerda que puedes recurrir al seguro de vida de aceptación garantizada.

Ventajas y desventajas del seguro de vida de aceptación garantizada

Si optas por esta modalidad, debes tener muy claros los pros y los contras. Desde luego, son una solución para lograr un seguro, pero también está claro que tienen inconvenientes notables. Las principales ventajas del seguro de vida de aceptación garantizada son estas:

  • Sin exámenes médicos. Al no pasar por el proceso de calificación, no hay que hacerse exámenes de salud y no hay motivo para temer que se niegue el acceso a la póliza.
  • Sin límite de edad. Virtualmente, no hay límite de acceso por edad. Algunas compañías permiten que se aseguren personas de incluso 80 años. Esta característica hace que los seguros de aceptación garantizada sean muy recomendables para personas ancianas o de edad avanzada.
  • Renovación incondicional y cancelación gratuita. Las pólizas de aceptación garantizada son muy flexibles, porque se renuevan de forma incondicional durante toda la vida del asegurado. Además, si se quiere cancelar, no hay cargos adicionales.

Y por el lado de las desventajas tienes que considerar estos puntos:

  • Precio elevado. Como la aseguradora asume muchos riesgos y no te pone condiciones, las primas son muy altas. Pagarás al mes más que por un seguro a término o temporal y mucho más que por un seguro permanente. Por este motivo, antes de contratar un seguro de aceptación garantizada, asegúrate bien de que tu calificación para modalidades convencionales es inviable.
  • -
  • Baja cobertura. Los seguros de este tipo pagan coberturas muy bajas. A diferencia de las pólizas convencionales, que pueden llegar a pagar indemnizaciones de un millón de dólares o más, en este caso rara vez se superan los 50.000 dólares. Esas cantidades bajas deben ser tenidas muy en cuenta, porque en ocasiones apenas son suficiente para los gastos de funerales del asegurado que fallece [Recuerda que también puedes optar por un seguro de gastos finales para pagar tu funeral]. Si necesitas coberturas mayores, trata de buscar seguros convencionales que te ofrezcan indemnizaciones más elevadas.
  • Regla de los dos años. Muchas pólizas incluyen una cláusula que estipula que no se entregará ninguna indemnización si el asegurado muere antes de que el seguro cumpla dos años de vigencia. En algunos casos, se establece un pago de beneficio limitado para ese primer periodo: se entrega, por ejemplo, media indemnización en lugar de no entregar nada.

Como puedes comprobar, los seguros de aceptación garantizada son interesantes, pero tienen serias limitaciones. Antes de contratar uno, debes tener muy claro que es tu única oportunidad. Si es así, no lo dudes: es mejor tener un seguro limitado que no tener ninguno.

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Seguros de Vida a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad