Combinar seguro de vida permanente y temporal: claves para acertar

Combinar seguro de vida permanente y temporal: claves para acertar
| Foto: GETTY IMAGES

La elección entre seguro de vida de vida de tipo temporal y seguro permanente siempre es compleja. Cada producto tiene sus características, sus ventajas y sus inconvenientes, lo que dificulta la toma de decisiones. Sin embargo, a menudo la solución es fácil: los dos seguros combinados.

Combinar seguro de vida temporal y permanente es una opción que cada vez eligen más personas. Gracias a esta estrategia de combinación, pueden tener lo mejor de los dos mundos. Sin embargo, esta combinación debe hacerse con prudencia para elegir correctamente los elementos y no gastar más de lo debido.

En este artículo te explicamos las claves para elegir la combinación más correcta de seguro de vida temporal y permanente.

Combinar seguro permanente y temporal: Qué vas a encontrar en este artículo

¿Cómo se combinan los seguros de vida permanentes y temporales?

Lo primero que debes saber es que es perfectamente legal combinar seguro de vida temporal y seguro de vida permanente. O, si lo previeres, varios de cada tipo: no hay restricciones a la hora de comprarlos.

A partir de ahí, la opción de combinar seguros de dos tipos es muy interesante, porque permite tener una flexibilidad que no siempre es ofrecen los diferentes productos por separado. La principal ventaja es que se puede lograr más cobertura pagando menos, porque los seguros a término son más baratos y se pueden combinar con seguros permanentesde coberturas menores. La unión de ambos productos dará como resultado una cobertura importante a un precio relativamente bajo.

Esta flexibilidad es muy interesante para aumentar la cobertura a voluntad. Por ejemplo, para estar mejor preparado ante los imprevistos en épocas de fragilidad, como la infancia de los niños. En esa etapa, una persona puede tener un seguro permanente con una cobertura que no le ofrezca garantías suficientes para proteger a su familia en caso de que suceda una tragedia. Por eso, durante unos años, el seguro de vida permanente se puede complementar con otro temporal . Superada esa etapa, -cuando los hijos ya sean mayores, por ejemplo-, se puede volver a tener solo el permanente.

Por otro lado, las personas que hayan optado por contar solo con un seguro temporal porque les resulta más asequible podrán mejorar su posición combinándolo con uno permanente. Por un lado, se puede hacer convirtiendo el seguro a término en uno permanente. Pero quizá la opción más interesante sea añadir el permanente al temporal. De esa forma, se aprovechan mejor las posibilidades de ambas pólizas y, cuando el seguro temporal caduque, el permanente seguirá en vigor e irá acumulando valor en añadido y ofreciendo todas sus prestaciones.

Hay otra forma de combinar que es construir una estrategia de escalonamiento o ‘laddering’. En este tipo de estrategias, varios seguros temporales se escalonan para ofrecer cobertura de forma secuencial. Sin embargo, en la combinación se pueden incluir seguros permanentes de coberturas no muy elevadas para que consoliden la estructura o la prolonguen hacia el final de la vida de la persona asegurada.

¿En qué situación conviene combinar seguros a término y permanentes?

Si estás pensando en combinar seguros, debes tener en cuenta en qué situaciones conviene utilizar esta opción. Las más importantes son estas:

  • No puedes pagar el seguro permanente que te gustaría. Si la póliza de vida permanente es más cara de lo que puedes pagar, plantéate la posibilidad de contratar una más barata (y con menos cobertura) y compleméntala con una póliza temporal que aporte la cobertura que te falta. Utiliza el seguro a término para reforzar los años en los que tu familia pueda tener más dificultades si tú faltas. De esa forma, si mueres en ese periodo concreto, tus beneficiarios recibirán la cobertura sumada de las dos pólizas. Si mueres pasado ese tiempo, todavía cobrarán la cobertura permanente completa.
  • Gastos extra, cobertura extra. A menudo, una familia incurre en gastos que ponen en peligro su estabilidad económica. Por ejemplo, la compra de una casa. Si te preocupa morir y dejar a los tuyos una deuda demasiado grande, puedes cubrirlos con un seguro permanente. Pero como necesitarás el dinero para pagar la deuda, lo mejor es que añadas una póliza temporal para tener más seguridad durante el tiempo que te queda por pagar y sin que te cueste mucho más dinero.
  • No pierdas lo pagado. Para muchas personas, el mayor inconveniente de una póliza temporal es que, si siguen vivas al terminar la vigencia del seguro, no reciben nada. Esto se puede paliar de varias formas. Una, eligiendo seguros temporales con retorno de primas. Otra, transformando el seguro a término en uno permanente. Y, finalmente, añadiendo un seguro permanente como complemento y relevo del temporal.
  • Acceso al seguro permanente. Para muchas personas, accede a un seguro permanente es muy difícil, porque su calificación es muy exigente. Una forma sencilla de acceder a una póliza de este tipo es contratar primero un seguro temporal y, más tarde, combinarlo con seguros permanentes asequibles. De esa forma, será más sencillo el acceso.

Puntos clave a tener en cuenta al combinar seguros permanentes y temporales

Si estás en alguna de las situaciones en que resulta útil un seguro combinado temporal y permanente, debes tener en cuenta algunos puntos clave a la hora de contratar. Los más importantes son estos:

  • Duración de la póliza temporal. Valora muy bien el tiempo que quieres que esté en vigor tu póliza a término. Piensa siempre en ella como una cobertura excepcional, de refuerzo, y no pagues más años de los que precisas.
  • Volumen de la cobertura. Otro criterio importante al elegir es determinar correctamente la cobertura que se necesita. Es importante saber calcular cuánto dinero va a requerir el bienestar de tu familia dentro 10, 20 ó 30 años. Recuerda la importancia de la inflación en estos cálculos.
  • Prestaciones de las pólizas. Eligiendo cuidadosamente las pólizas que combinas, puedes contar con muchas prestaciones a bajo precio. Por ejemplo, tu seguro permanente puede ofrecerte una herramienta de generación de ahorro en forma de valor en efectivo y dividendos. Ese dinero podrás tomarlo prestado y utilizarlo en momentos puntuales para invertir o para hacer frente a gastos concretos. También puede incluir beneficios que se disfrutan en vida. Además, puede que tu seguro a término aporte prestaciones interesantes, como la devolución de primas, la conversión del seguro a en uno permanente u otras ventajas importantes.

Por tanto, la combinación de seguros de vida permanentes y seguros de vida temporales es una opción que debes barajar cuando pienses en contratar un seguro. Es muy probable que sea la opción que mejor se adapta a tus necesidades.

Comparte tu opinión