Seguro de vida para veteranos: ¿Qué seguro te conviene más cuando dejes el Ejército?

Seguro de vida para veteranos: ¿Qué seguro te conviene más cuando dejes el  Ejército?
| Foto: GETTY IMAGES

Dejar la vida militar e incorporarse a la vida civil plantea a menudo dificultades. Una de ellas es contar con un seguro de vida suficiente para dar cobertura a las necesidades familiares. Para resolver ese problema, los exmilitares y veteranos disponen de seguros especiales y opciones particulares a la hora de contratar pólizas de seguros de vida.

En este artículo explicamos qué son los seguros de vida para veteranos del Ejército y cómo funcionan. Si eres ya exmilitar o vas a incorporarte pronto a ese colectivo de los veteranos, te interesa leer detenidamente este reportaje para saber cuáles son tus mejores opciones.

Seguro de vida para veteranos: Qué vas a encontrar en este artículo

Seguro de vida durante el servicio militar

Todos sabemos que las profesiones de riesgo pueden ser un obstáculo importante para conseguir un seguro de vida. Y, desde luego, pocas profesiones presentan más riesgos que la de soldado. Los militares, que en Estados Unidos son más de un millón de personas sumando los miembros del ejército regular, la Guardia Nacional y el ejército de reserva, no encontrarían con facilidad un seguro de vida. Por eso, el Gobierno ha creado un seguro de vida específico para que los miembros de las Fuerzas Armadas dispongan de cobertura.

Se trata del llamado Seguro de Vida para Miembros del Servicio, ‘Servicemenber’s Group life insurance o SGLI’, en inglés. Es un seguro de vida grupal que el Servicio de Asuntos de los Veteranos contrata y ofrece a todos los miembros del Ejército. La cobertura estándar de esta póliza de vida es de 400.000 dólares, aunque las personas aseguradas pueden voluntariamente reducir esa cobertura o incluso renunciar a ella.

Este seguro de vida incluye una cobertura familiar denominada FSGLI. Este componente de la póliza supone que los cónyuges no militares de la persona asegurada tienen automáticamente una cobertura de 100.000 dólares. Además, los hijos dependientes de la persona asegurada tienen su vida asegurada en 10.000 dólares sin coste extra.

Con esa cobertura, el personal de las Fuerzas Armadas pasa su tiempo de servicio. Sin embargo, cuando regresa a la vida civil y deja atrás el Ejército, se enfrenta a la necesidad de contratar algún seguro normal para mantener la cobertura de los suyos.

En ese momento, hay dos opciones: contratar un seguro de vida privado o recurrir a un seguro de vida para veteranos. La primera opción es tan simple como acudir al mercado, pedir cotizacones de pólizas y contratar la oferta que más interese. En el segundo caso, se trata de convertir ese seguro de miembros del servicio (SGLI) en un seguro de vida para veteranos, o, en inglés, ‘Veterans Group Life Insurance – VGLI’. Este producto es una opción muy interesante para seguir contando con un seguro de vida a un precio muy razonable.

¿Qué es el seguro de vida para veteranos?

Las personas que opten por acogerse al Seguro de Vida para Veteranos deben solicitar al Servicio de Asuntos de los Veteranos la , que en realidad, es un seguro de vida temporal renovable.

Esa cualidad de ser renovable hace que virtualmente funcione como un seguro permanente, solo que no tiene la capacidad de las pólizas permanentes para generar ahorro en forma de valor en efectivo.

Además, como sucede con este tipo de productos, sus precios son más bajos que los de los permanentes. Sin embargo, las primas van creciendo a medida que la persona asegurada cumple años. El incremento es de entre el 30 y el 50 por ciento cada cinco años.

Para aquellas personas que prefieran tener un seguro permanente, el de veteranos se puede convetir en un seguros tradicional de vida completa, ‘whole life insurance’, pero hay que recordar que es un producto bastante más caro.

En cuanto a la cobertura, se mantendrá la que se tenía en el SGLI al licenciarse del ejército. Sin embargo, se pueden elegir coberturas menores, descendiendo en tramos de 10.000 dólares. O, si se prefiere, se puede aumentar la cobertura hasta alcanzar el máximo de 400.000 dólares. Para ello, es posible incrementarla en 25.000 dólares cuando se cumpla el primer año de vigencia de la póliza. Y, después, cada cinco años, hasta que se cumplan los 60 años o se llegue al máximo de cobertura.

Para hacer esta transformación del seguro militar al seguro de veteranos, hay plazos que conviene tener en cuenta:

  • 240 días desde la salida del ejército. Durante los primeros ocho meses después de abandonar las filas, el seguro de veteranos se concede sin responder a ninguna pregunta médica. En ese sentido, funciona prácticamente como un seguro de de aceptación garantizada.
  • Un año y 120 días desde la salida del Ejército. Durante ese tiempo, se puede calificar para el seguro de veteranos, pero será necesario pasar por una calificación que incluye exámenes médicos.

Con estos tiempos de calificación, es muy importante solicitar cuanto antes la transformación del seguro de vida militar al seguro de vida para veteranos. Así, se tendrá la garantía de que se concede sin problemas de calificación.

Cumplir con esos plazos es especialmente importante si se tiene algún problema médico que pueda dificultar el acceso a un seguro de vida privado. Por eso, muchos exmilitares contratan el seguro de veteranos para contar con una garantía y, después, empiezan a buscar un seguro privado, aunque ya con la tranquilidad de saber que tienen una póliza que les protege. Y, a largo plazo, no es mala opción combinar el seguro de veteranos con un seguro privado, que puede ser también temporal o permanente.

¿En qué casos interesa más el seguro de vida para veteranos?

Como se desprende de lo que hemos visto en el punto anterior, el seguro de vida para veteranos resulta especialmente ventajoso para exmilitares que tengan problemas de salud que puedan dificultar su acceso al seguro privado.

De esta forma, el personal militar que se retire del Ejército con problemas mentales, neurológicos o cardiacos debería considerar seriamente contratar el seguro de vida para veteranos. Lo mismo cabe decir de todos aquellos militares que se licencien con problemas de salud derivados de acciones de combate.

En este último caso se incluye de forma especial el llamado síndrome de estrés post-traumático, un tipo de desorden mental frecuente entre los excombatientes. Aunque hay compañías aseguradoras sensibles a este problema, el síndrome de estrés post-traumático puede ser una barrera importante a la hora de conseguir un seguro privado, con lo que a las personas que lo padecen les conviene acogerse cuanto antes al seguro de vida para veteranos.

Además, el seguro para veteranos es una opción interesante para los militares que se retiran pasados los 60 años, una edad a la que incluso los seguros temporales resultan caros. En este sentido, las pólizas para veteranos son muy baratas. Especialmente, si lo que se desea es simplemente un seguro de gastos o expensas finales. En este caso, utilizando el seguro de veteranos para tener una cobertura de unos 20.000 dólares –suficiente para costear un funeral-, se pagarán solo unos 30 dólares al mes.

Por último, estos seguros son especialmente interesantes para veteranos con discapacidades producidas durante el servicio. Para ellos, se ofrecen pólizas especiales en las que, bajo determinadas circunstancias, se puede lograr la suspensión del pago de las primas. Otra posibilidad es el seguro de vida hipotecario o para veteranos, que, en caso de tener discapacidades muy serias, podrían recibir hasta 200.000 dólares con los que pagar la hipoteca de su casa.

Como se puede ver, el seguro de vida para veteranos es una opción muy atractiva. Si se está en el ejército, conviene conocer a fondo sus características para aprovecharse de este interesante seguro de vida.

Comparte tu opinión