Los seguros de vida están más baratos que nunca: descubre por qué

Los seguros de vida están más baratos que nunca: descubre por qué
| Foto: GETTY IMAGES

Diversos factores se unen para que en este año que acaba de empezar nos encontremos con las mejores relaciones entre coberturas y primas. Y es que este 2019 es un momento perfecto para contratar un seguro de vida.

Hay muchos motivos para que se esté produciendo esta situación. Hay razones tecnológicas, hay mejoras en la gestión que hacen las aseguradoras… En este artículo analizamos esta situación y damos razones para explicarla. Sigue leyendo para descubrir por qué están bajando su precio los seguros de vida y por qué es un gran momento para comprar uno.

Seguros de vida más baratos que nunca: Qué vas a encontrar en este artículo

Por qué los seguros de vida se han abaratado

Si contratar un seguro de vida entra en tus planes de futuro, piensa en adelantarlos: los precios de los seguros de vida son ahora más bajos que nunca en proporción. La relación calidad-precio que se establece entre prestaciones y cobertura del seguro de vida por un lado y primas a pagar por otro es muy favorable para los usuarios.

Hay diversos motivos que se han conjugado para lograr que se produzca esta situación. Los más importantes son estos:

  • Avances en la tecnología de análisis de riesgo. La introducción de tecnologías como el ‘big data’ simplifica la tarea de análisis de riesgo que llevan a cabo las aseguradoras durante los procesos de calificación. Mejores computadoras, softwares más sofisticados y el acceso a técnicas como la inteligencia artificial están dando mayor potencia de cálculo y análisis a las compañías. De esa forma, pueden ser mucho más precisas al evaluar los riesgos que asumen y descartar a candidatos que, de otra forma, podrían suponer costes a la aseguradora. De esa forma, al reducir riesgos, pueden ofrecer mejores condiciones en las primas y también mejores coberturas. Estas nuevas tecnologías también permiten reducir el tiempo que duran las calificaciones. Eso permite incluso ofrecer seguros instantáneos gracias a los algoritmos que calculan los riesgos de la persona aspirante a tener una póliza de vida.
  • Precios personalizados. El empleo cada vez más preciso de la tecnología está permitiendo a las aseguradoras ofrecer precios personalizados. Lo hacen a través de pólizas de seguro que se suscriben médicamente. Si la persona que busca un seguro está sana y lleva un estilo de vida saludable, es muy probable que consiga rápidamente un precio adaptado a sus características que resultará muy ventajoso. Estas posibilidades se dan, sobre todo, en seguros temporales o a término.
  • Menos exigencias de dinero en efectivo. Como sabes, los seguros de vida permanentes tienen mecanismos a través de los cuales invierten el dinero de las primas y generan ahorro con el que después se consolidan las indemnizaciones y se acumula el llamado valor en efectivo, un dinero que el asegurado puede retirar o tomar prestado. Para garantizar que disponían de dinero efectivo para hacer frente a las reclamaciones de indemnizaciones y a las retiradas de valor en efectivo, las compañías debían mantener importantes reservas de ahorro y demostrar siempre su liquidez. Sin embargo, en los últimos años, la mayoría de estados ha ido modificando las normas con las que se determinan esas reservas obligatorias y eso ha dado a las aseguradoras mayor margen de maniobra para utilizar los fondos que manejan. Pueden destinar más dinero a invertir, con lo que pueden generar más ganancias. De esa forma, también pueden reducir el precio de sus productos y ofrecer primas más bajas y coberturas más fuertes.

¿Conviene esperar a que los precios bajen más?

Estos procesos de mejora de las tareas y de la legislación avanzan paulatinamente, con lo que cabe esperar que, poco a poco, los precios sigan bajando. Eso hace que muchas personas se hagan una pregunta sencilla: ¿es mejor esperar unos años para conseguir un seguro de vida todavía más barato? La respuesta es fácil: no.

Es cierto que los precios de los seguros en general pueden seguir bajando, pero los que pagará una persona en concreto se incrementarán con su edad.

Esto se debe a que cuanto mayor es una persona, mayores son los riesgos que asume la aseguradora al contratarle un seguro de vida. La esperanza de vida se reduce, la posibilidad de enfermar aumenta y los años que quedan para pagar primas son menos. En consecuencia, las compañías suben los precios con la edad.

De hecho, muchos expertos coinciden en señalar que las primas que debe afrontar una persona aumentan alrededor de un 10 por ciento con cada año que se cumple, con lo que cada año que se tarde en firmar la póliza, se pagarán primas un 10 por ciento más altas. Por tanto, la respuesta a la pregunta es contundente. No conviene esperar.

Es más: lo que conviene es adelantar cuanto antes la contratación de una póliza. Incluso, muchas personas contratan seguros de vida para niños. Estos seguros infantiles, o juveniles, incluso para estudiantes, son productos bastante baratos, porque los riesgos de personas tan jóvenes son muy bajos. Después pueden reconvertir esas pólizas en seguros más amplios y siempre tendrán primas muy asequibles.

Pero, aunque no se sea tan joven, la verdad es que actualmente los seguros de vida son mucho más baratos de lo que la gente piensa, con lo que siempre resultan una compra acertada. Eso sí: es importante que antes de contratar uno calcules bien cuánta cobertura necesitas. Y también que sepas a a qué edad te conviene comprarlo.

Consejos para contratar seguro de vida a buen precio

Por tanto, contratar cuando todavía se es joven es una de las mejores formas de ahorrar dinero al contratar un seguro de vida. Pero hay otras muchas maneras de conseguir mejores primas mensuales y pólizas más asequibles. Aquí te recordamos algunos de los mejores consejos para reducir costes en el seguro.

  • Buscar cotizaciones. Una de las mejores formas de conseguir buenos precios es buscar muchas ofertas. Para ello, lo mejor es solicitar cotizacionesa varias compañías de seguros. En este proceso, conviene ser muy sincero y dar a las aseguradoras toda la información que pidan. Mentir en las cotizaciones o en el proceso de calificación es uno de los peores errores que se pueden cometer al contratar un seguro de vida.
  • Escalonar seguros. Una estrategia interesante para lograr mejores precios es el ‘laddering’ o escalonado de seguros. Se hace generalmente con seguros de vida temporales, que son más baratos. Se trata de escalonar varios, de forma que siempre haya cobertura y unos vayan relevando a otros. De esa forma, se pueden lograr buenas indemnizaciones y pagar primas bastante reducidas.
  • Empezar con un seguro a término. Precisamente los seguros temporales son una solución muy cómoda para tener buenos precios. Siempre son más económicos y son una solución muy cómoda para tener cobertura en periodos especiales, como la infancia de los hijos o su etapa escolar. Los seguros a término son fáciles de conseguir, baratos y ofrecen buenas coberturas. A cambio, tienen una duración determinada y si el asegurado sigue vivo al caducar la póliza no hay indemnización. Lo interesante es que estos seguros se pueden convertir en seguros de vida permanentes sin necesidad de pasar por una nueva calificación.
  • Pagar anualmente. Una forma de ahorrar es pagar las primas anuales de una vez. De esa forma, te costará hacer frente a ese pago único, pero después tendrás todo tu dinero disponible cada mes para otras necesidades. Otra solución parecida es recurrir a un seguro de prima única, que se paga completo de una sola vez.
  • Reevalúa tu salud. Si cuando contrataste el seguro de vida tu salud no era la mejor, posiblemente tendrás primas elevadas. Pero si después has mejorado y ya no tienes problemas, puedes pedir una revisión de tu póliza y una reevaluación de tu estado de salud. Probablemente logres un ahorro.
  • Elimina cláusulas. Ya que vas a revisar tu seguro de vida, échale un vistazo a las cláusulas que has firmado. Es posible que haya cláusulas que no necesites y puedes pedir que se anulen. Las cláusulas aportan funcionalidades extra a tu seguro de vida, pero también lo encarecen. Si eliminas algunas, tendrás primas más bajas.

Como ves, se puede conseguir un seguro de vida por menos dinero del que piensas. Y, desde luego, estamos en un momento perfecto para contratar uno, porque nunca han ofrecido mejores relaciones entre calidad y precio. Solo tienes que buscar la opción que más te interesa y aprovechar el momento. Y recuerda que si esperas para contratar te saldrá más caro.

Comparte tu opinión