¿Cómo tener más dinero para la jubilación gracias al seguro de vida?

¿Cómo tener más dinero para la jubilación gracias al seguro de vida?

Cuando llega la jubilación y el fin de la etapa laboral, todos queremos tener la vida lo más resuelta posible. Sin embargo, muchas personas llegan a ese momento con una planificación mal planteada o deficiente. Para evitar ese problema, proponemos una alternativa: utilizar el seguro de vida para maximizar la pensión de jubilación.

En este artículo explicamos cómo sacar el mejor partido a la póliza de seguro de vida para lograr prestaciones que permitan tener una jubilación más tranquila y acomodada. Sigue leyendo para averiguar cómo organizar mejor tu pensión con tu seguro de vida.

Cómo tener más dinero para la jubilación con tu seguro de vida: Qué vas a encontrar en este artículo

Estrategias de maximización de la pensión con el seguro de vida

La maximización de la pensión es una estrategia que muchas personas ponen en marcha para mejorar las condiciones económicas de su jubilación. Y una forma de implementar esta estrategia de maximización de la pensión es utilizar un seguro de vida.

Lo más frecuente es que los matrimonios que encaran juntos la jubilación tengan que planificar cuidadosamente sus presupuestos. A menudo, ambos cónyuges dependen de la pensión de uno solo, con lo que es necesario proteger muy bien esos ingresos y ahorros. La forma de hacerlo con una estrategia de maximización de la pensión es contratar un seguro de vida en lugar de optar por una pensión conjunta, que es una de las opciones más habituales.

El funcionamiento es sencillo. A medida que se acerque la edad del retiro, tu empleador te ofrecerá al menos dos tipos de planes de jubilación. Uno, muy habitual, es de pago único, o ‘single payout’: un ingreso mensual hasta que fallezcas. Otra opción es lo que se denomina pensión de pago conjunto, o, en inglés, ‘joint-payout pension’. Con esta opción, cobrarás un cheque mensual mucho más bajo, pero si mueres y tu esposo o esposa te sobrevive, seguirá cobrando tu pensión hasta su muerte.

Frente a ese esquema típico, se puede plantear una maximización utilizando un seguro de vida. Se trata de combinar un seguro de vida con una pensión del tipo de pago único. De esa forma, se dispone de más dinero al mes procedente de la jubilación y, con ese extra, se paga el seguro de vida. Cuando la persona asegurada muere, la otra persona recibe la indemnización del seguroy tiene un ingreso extra para afrontar el tiempo que le quede de vida.

De esta forma, el seguro de vida sirve para optimizar y maximizar el dinero obtenido con la pensión de jubilación. Y lo mejor es no esperar a estar jubilados para poner en marcha la estrategia: en cuanto la empresa explique las posibilidades, se pueden hacer cálculos y se sabe de qué dinero se puede disponer al mes. En ese momento, se piden cotizaciones a las compañías de seguros de vida y se elige la opción que más beneficiosa resulte.

Ventajas de utilizar el seguro de vida para maximizar la pensión

Con una estrategia de este tipo, se utiliza el seguro de vida de una forma muy inteligente. Sirve para resguardar a la persona superviviente y, al tiempo, permite disfrutar al máximo de la pensión. Sus ventajas son notables. Las más importantes son estas:

  • Sin impuestos. El beneficio por causa de muerte que paga el seguro de vida se entrega libre de impuestos, con lo que la persona que lo recibe dispone de él íntegramente.
  • La persona que sobrevive y cobra la indemnización tiene todo el control sobre ese dinero. Puede invertirlo, gastarlo o dejárselo en herencia a quien decida.
  • Cobertura modulable. A medida que se cumplen años, la pareja va a necesitar menos dinero para vivir. Por eso, se puede reducir la cobertura del seguro y pagar menos cada mes, disfrutando de más dinero procedente de la jubilación.
  • Indemnización de suma única o por mensualidades. Una ventaja de los seguros es que se pueden cobrar de una vez o pedir a la aseguradora que vaya entregando la indemnización poco a poco, en forma de mensualidades o anualidades. De esa forma, el dinero se puede regular mejor.
  • Cancelación sencilla. En el caso de que la persona que fallezca primero sea la que no cobra la pensión, la persona propietaria del seguro de vida puede cancelarlo sin problemas y disponer de todo el dinero de su pensión. O puede seguir pagando el seguro de vida y nombrar otros beneficiarios para construir una herencia con ese seguro o dejárselo a la beneficencia.

¿Con qué tipo de seguro de vida puedo optimizar mejor la jubilación?

A la edad de la jubilación, muchas personas piensan en un seguro temporal. Estos seguros tienen fecha de caducidad: 5, 10, 15, 20, 25 ó 30 años. Si la persona asegurada sigue viva al caducar el seguro, no se paga indemnización. Este “riesgo” hace que un seguro temporal sea poco recomendable para una estrategia de maximización de la pensión, salvo que se utilice una técnica de escalonado de pólizas temporales, lo que se denomina ’laddering’.

Como esta técnica exige más atención, lo habitual es utilizar pólizas más estables maximizar la pensión. Y, de los varios tipos que existen, el seguro más recomendable en este caso el seguro garantizado universal, GUL, por sus siglas inglesas.

Conoce más sobre el seguro de vida Garantizado Universal.

Un seguro de este tipo es algo intermedio entre los permanentes y los seguros temporales. Se trata de una póliza a término, pero su fecha de caducidad no está fijada, sino que se va vinculando a los años que cumple la persona. Por ejemplo, hay pólizas GUL que están en vigor hasta que el asegurado cumple los 90, los 95, los 100 o incluso los 121. De esta forma, es más fácil contar con un seguro de vida que cubre el tiempo de vida que le queda por vivir a la persona que lo contrata. Y, además, resulta más barato que un seguro permanente.

Por otro lado, muchas pólizas de este tipo incluyen beneficios en vida o beneficios acelerados, como el pago por adelantado de una parte de la indemnización si la persona titular de la póliza es diagnosticada con una enfermedad terminal o crónica. Este tipo de beneficios son muy interesantes, porque liberan dinero para hacer frente a gastos médicos sin tener que recurrir a los ahorros o a las deudas.

Frente a los más completos seguros permanentes, las pólizas de tipo GUL no acumulan valor en efectivo , pero son mucho más baratas. Y frente a los seguros temporales, son algo más caras y tienen procesos de calificación un poco más estrictos.

En todo caso, una póliza de esta clase es una herramienta interesante que permite, por un dinero razonable, construir esa estrategia para maximizar la pensión utilizando un seguro de vida. Si te interesa saber más, acude a tu agente de seguros y pídele todos los detalles.

Comparte tu opinión