Seguro de Vida Garantizado Universal, GUL: ventajas, al mejor precio

Seguro de Vida Garantizado Universal, GUL: ventajas, al mejor precio

Una de las dudas más frecuentes al adquirir un seguro de vida es la elección entre seguro a término y seguro permanente. Cada uno de los formatos tiene sus ventajas y no siempre es fácil decidir qué conviene más. Pero existe una solución intermedia: el seguro de vida garantizado universal, más conocido por sus siglas en inglés GUL, que significan ‘Guaranteed Universal Life’.

Esta modalidad es muy interesante, porque combina algunas cualidades del seguro permanente con las características más destacadas del seguro temporal. En este artículo te damos las claves de este tipo de seguro y te explicamos en qué situaciones resulta el producto más conveniente para tus necesidades.

Seguro de Vida Garantizado Universal (GUL): Qué vas a encontrar en este artículo

Seguro de vida garantizado universal: ¿qué es el GUL?

El GUL o seguro de vida garantizado universal es una propuesta que cada vez convence a más personas por su flexibilidad y su carácter híbrido. Es un producto que se sitúa a medio camino entre el seguro temporal o a término y el seguro permanente, que son las dos grandes divisiones del mundo del seguro.

Como sabes, el seguro temporal es un formato que permite contratar un seguro por un plazo concreto, por ejemplo, 5, 10, 15, 20 ó 25 años. Pasado ese plazo, la póliza caduca y deja de estar en vigor, con lo que si el asegurado sigue vivo, no se entrega ninguna indemnización. Como el seguro tiene un término fijo, las aseguradoras asumen menos riesgos y pueden ofrecer precios bajos, con lo que esta modalidad resulta más barata. A cambio, sus coberturas no son tan elevadas.

Por su parte, los seguros de vida permanentes no tienen fecha de caducidad: están en vigor hasta el fallecimiento de la persona asegurada, momento en el que entregan el bbeneficio por causa de muerte a los beneficiarios. En este caso, las indemnizaciones pueden ser bastante elevadas y los seguros permanentes tienen instrumentos de ahorro que acumulan un dinero que se puede disfrutar en forma de valor en efectivo. Con estas ventajas, los seguros permanentes resultan muy atractivos, pero también son más caros y los procesos de calificación resultan mucho más complejos.

Para ofrecer una vía intermedia entre ambas posibilidades se ofrece el seguro de vida garantizado universal, que en inglés se denomina ‘Guaranteed Universal Life’, GUL. Se trata de una póliza con fecha de término, pero esa fecha no se estipula en un lapso concreto de años, sino que se vincula a los años que va cumpliendo la persona asegurada. Así, se pueden contratar pólizas de GUL que caduquen cuando el titular cumpla 90, 95, 100, 105, 110 o incluso 120 años. Si la persona asegurada vive más allá de esa edad, el seguro caduca y no se entrega el beneficio.

Con esas condiciones, y dado que la esperanza de vida de los estadounidenses va en aumento, las aseguradoras ven reducidos los riesgos que asumen y ofrecen primas más bajas que las que se pagan en los seguros permanentes.

Cómo funciona el seguro de vida garantizado

El seguro de vida garantizado universal tiene un funcionamiento relativamente sencillo. Por un lado, la calificación es un poco más fácil que en los seguros permanentes y no es necesario pasar tantas pruebas y responder a tantas preguntas.

Después, es necesario elegir hasta qué edad se quiere tener en vigor la póliza. Generalmente, se determina una edad mínima de 90 años, pero se ofrecen pólizas que terminan a los 121 años. En este punto hay que dejar claro que cuanto más larga sea la duración, más cara resultará la póliza y más altas serán las primas.

Además de la edad a la que dejará de estar en vigor la póliza, se acuerda la indemnización que pagará el seguro si la persona asegurada muere antes de cumplir la edad fijada. Tanto la indemnización como las primas son fijas, lo que da nombre al seguro: garantizado, porque no hay cambios en esos conceptos, pase lo que pase con la salud del asegurado o con los mercados.

Finalmente, y a diferencia de los seguros permanentes, en la mayoría de las pólizas GUL no se acumula valor en añadido. Esa diferencia es importante, porque abarata el seguro, pero también le resta atractivo comercial (hay algunas compañías que ofrecen GUL con valor añadido a cambio de primas más elevadas).

Por otra parte, muchos seguros garantizados universales ofrecen lo que se denominan beneficios en vida. Se trata de cláusulas especiales que permiten a las personas aseguradas disfrutar de algunos beneficios del seguro mientras todavía están vivas. Las principales son estas:

  • Beneficio por causa de muerte acelerado. Esta cláusula es la más habitual y permite a la persona asegurada recibir una parte de la indemnización si se le diagnostica una enfermedad terminal. En algunos casos, no es necesario que sea una enfermedad ya en fase terminal, sino simplemente una dolencia muy grave.
  • Renuncia a la prima por invalidez. Otra cláusula que se puede ofrecer es la renuncia a las primas en caso de invalidez. En estos casos, si la persona asegurada queda inválida, la aseguradora se hace cargo de sus primas.
  • Retorno de primas. En algunas pólizas se ofrece el retorno de las primas pagadas tras pasar un determinado tiempo.

Con estas características, los seguros de tipo GUL son muy utilizados por personas que buscan una cobertura importante a buen precio. Además, se utilizan frecuentemente para construir una herencia , finalidad para la que resultan herramientas muy prácticas.

Para una persona que quiera dejar un dinero a sus sucesores, el seguro de vida garantizado universal es una forma asequible de lograrlo, porque se puede lograr una indemnización aceptable a buen precio. Además, como los beneficios se entregan libres de impuestos, se puede utilizar ese dinero para pagar los impuestos de transmisiones que pague el resto de la herencia y que esta llegue intacta a los herederos.

Otro uso frecuente es para trazar una estrategia de ‘laddering’ o escalonamiento. Se trata de simultanear dos o más seguros, de forma que siempre haya cobertura y los precios sean bajos. Generalmente, se hace con pólizas temporales que se van solapando, pero se puede hacer también con una póliza a término y una póliza GUL.

Ventajas e inconvenientes del GUL

Si estás pensando que este seguro de vida universal garantizado te puede resultar útil, es importante que tengas en cuenta que, como suele pasar con todos los productos del mundo de los seguros, el GUL tiene ventajas e inconvenientes.

Si atendemos a las ventajas, nos encontramos con algunas importantes:

  • Buen precio. Las primas de las pólizas GUL se parece a las de los seguros temporales por sus precios competitivos. Se trata de un seguro bastante barato para las condiciones que ofrece.
  • Primas y beneficio garantizados. Una ventaja interesante es que las primas se mantienen niveladas durante toda la vida del seguro, lo mismo que el beneficio por causa de muerte, que tampoco cambia pase lo que pase.
  • Sin complicaciones y fácil de comparar. Los expertos suelen subrayar la sencillez de este tipo de seguros, que apenas tienen condiciones o reservas. Además, es muy fácil comparar dos pólizas GUL de compañías diferentes, porque su estructura y comportamiento será siempre similar.
  • Calificación más sencilla. Aunque hay que pasar algunos exámenes médicos, la calificación para los GUL es más asequible que la exigida para los seguros permanentes. De esta forma, se puede tener un seguro virtualmente permanente (hasta los 100 ó 120 años es prácticamente permanente) por un precio poco mayor que el de un seguro a término, un producto que tiene una duración generalmente más breve.

Y en el lado de las desventajas o inconvenientes, tenemos que mencionar algunos puntos que hacen menos atractivo este tipo de seguros:

  • Sin valor en efectivo. La gran mayoría de seguros GUL no ofrece valor en efectivo: se paga por puro seguro y no se acumula nada. Esto quiere decir que no hay posibilidad de retirar dinero en efectivo o tomar préstamos contra ese valor en efectivo. A cambio, no hay inversiones que seguir o de las que preocuparse, lo que hace más sencillo entender y manejar el seguro.
  • Más caro que el seguro a término. El seguro de vida garantizado universal es barato comparado con un seguro permanente, pero siempre será un poco más caro que un seguro temporal.
  • Exámenes médicos. Aunque los procesos de calificación para una póliza GUL resultan más sencillos, todavía hay que pasar por algunos exámenes médicos.
  • El riesgo de sobrevivir al seguro. Aunque no es lo habitual, muchas personas viven más de lo que ellas mismas esperaban y superan la edad marcada para que el seguro caduque. Es más frecuente que suceda si se han elegido los 90 años como límite de validez para la póliza, pero también sucede que personas que habían elegido los 100 años viven más tiempo y su seguro caduca.
  • No hay flexibilidad en los pagos. A diferencia del seguro universal normal, que ofrece flexibilidad a la hora de pagar las primas, en el garantizado universal no existe esta posibilidad. Es necesario pagar puntualmente las primas para mantener el seguro en vigor.

Finalmente, estamos ante un producto que ofrece una interesante combinación de características y que destaca por su precio competitivo. Si estás buscando un seguro y no tienes claro si debe ser temporal o permanente, piensa en la posibilidad de combinarlos y elige un seguro de vida garantizado universal.

Comparte tu opinión