No todos los azúcares son iguales

No todos los azúcares son iguales
| Foto: ISTOCK

Cuando se trata de los azúcares de los alimentos, es mucho mejor comer un bol de arándanos que una barrita de granola, señala una nutricionista.

Los azúcares añadidos simplemente no son iguales que los azúcares naturales, anotó Kara Shifler Bowers, dietista registrada en PRO Wellness de Penn State, un centro de salud de Hershey, Pensilvania.

"Los azúcares naturales de las frutas son distintos, porque las frutas tienen fibra, además de muchos antioxidantes y vitaminas, como la A y la C", explicó en un comunicado de prensa de Penn State Health.

Reducir los azúcares añadidos puede prevenir una variedad de problemas de la salud.

Las mujeres no deben consumir más de 6 cucharaditas (25 gramos) de azúcar añadido cada día. Eso equivale a apenas dos tercios de lata de un refresco, o a 1.5 yogures para postre. En los hombres, el límite es de 9 cucharaditas, o 36 gramos.

"El único peligro de eliminar los azúcares añadidos del todo es que, al final, uno podría darse un atracón", advirtió Shifler Bowers.

En lugar de eliminar los azúcares añadidos de repente, quizá sea una buena idea reducirlos de forma gradual. Intente limitar las bebidas azucaradas a ocasiones especiales.

"Uno siente deseos de lo que come", dijo Shifler Bowers. "El cuerpo puede olvidar alimentos, por así decirlo, así que mientras más tiempo se abstenga de ellos, más fácil será. Puede disfrutarlos de vez en cuando, pero no tendrá que comer la misma cantidad".

Tenga cuidado con lo que come, porque incluso opciones aparentemente saludables como el yogur, las barritas de fibra, las barritas de proteína y la salsa de espagueti comprada en tiendas pueden tener unos niveles altos de azúcares añadidos.

"En las barritas de granola, los azúcares ayudan a que los ingredientes se aglutinen", dijo Shifler Bowers. "En la salsa de espagueti, los azúcares se usan para reducir la acidez. Intente mejor comer frutas y frutos secos como refrigerios".

Los padres deben esperar todo lo posible para introducir el azúcar en la dieta de los niños, incluso el azúcar en los jugos.

"Sus papilas gustativas se están desarrollando, así que si se acostumbran a los alimentos dulces, es lo que querrán comer a media que crezcan", apuntó Shifler Bowers.

Los niños de 1 a 3 años no deben consumir más de 4 onzas (118 mililitros) de jugo de fruta al día.

"Cuando se consumen bebidas dulces es realmente fácil consumir mucho azúcar. En vez de jugo, intente ofrecer a los niños frutas como el melón o las bayas, para que consuman bastante fibra", añadió Shifler Bowers.

Más información

La Asociación Americana del Corazón (American Heart Association) ofrece más información sobre los azucares añadidos.

Comparte tu opinión