Seguro de vida instantáneo: no esperes ni un minuto para tener tu seguro

Seguro de vida instantáneo: no esperes ni un minuto para tener tu seguro
| Foto: GETTY IMAGES

Si buscas un seguro de vida ya sabes cuál es el principal problema para disfrutarlo: el proceso de calificación. Las aseguradoras te hacen pasar por largos, tediosos y a veces imposibles calificaciones para decidir si te conceden el seguro de vida. Pero, ¿sabías que hay pólizas de seguro de vida que se consiguen al instante?

En este artículo te explicamos qué son y cómo funcionan los seguros de vida instantáneos o rápidos, que dan la posibilidad de tener una cobertura en apenas unos minutos. Entérate de cuáles son las condiciones y descubre si te interesa contratar un seguro de vida instantáneo.

Seguro de vida instantáneo: Qué vas a encontrar en este artículo

Seguro de vida instantáneo: qué es y cómo funciona

Conseguir un seguro de vida es ahora más fácil que nunca gracias a los seguros de vida instantáneos. Se trata de un tipo de producto cada vez más frecuente en la oferta de las aseguradoras y que permite acceder a una póliza de vida de forma casi inmediata, sin largos trámites y sin esperas.

Hasta ahora, para lograr un seguro de vida era necesario someterse a la calificación estipulada por la compañía de seguros. Es un proceso que empieza con la solicitud de cotizaciones y después pasa por entrevistas, cuestionarios, complejos exámenes médicos… y, por lo general, largas esperas de incluso tres meses para tener una respuesta por parte de la aseguradora. En el caso de los seguros de vida temporales o a término , los requisitos siempre han sido menores, con lo que el proceso de calificación no resulta tan complejo, pero también tenía un cierto trámite.

Otra solución para tener un seguro rápido era acudir a seguros de vida sin examen médico, como los seguros de aceptación garantizada, el seguro de gastos finales, el seguro de emisión simplificada o los seguros de vida completa con beneficio por fallecimiento nivelado o graduado. Todas estas opciones ofrecen seguros bastante baratos e indemnizacionesrelativamente bajas, con lo que su atractivo es limitado.

Esto no sucede con los seguros de vida instantáneos, que ofrecen coberturas de alto valor a precios competitivos, pero no tan bajos como los de un seguros de expensas finales ni tan altos como los de uno de aceptación garantizada.

Lograr una de estas pólizas es tan sencillo que se puede hacer online: a través del computador o del celular, se rellena una solicitud y se aplica. De forma instantánea, el sistema indica si se ha aprobado o no la petición. De estar aprobada, el seguro entra inmediatamente en vigor.

Por lo general, la compra se hace sobre un seguro a término. Es decir: se contrata una cobertura con fecha de caducidad, que puede ser a 5, 10, 15, 20 ó 30 años. Si la persona asegurada muere durante el periodo de vigencia del seguro, los beneficiarios que haya designado recibirán la indemnización. En cambio, si la póliza llega a su fecha de expiración y la persona asegurada sigue viva, no hay entrega de indemnización para nadie.

Para contratar un seguro de este tipo, lo habitual es recurrir a los servicios online de las aseguradoras que los ofrecen. En sus páginas se puede seleccionar la duración, la cobertura deseada y hacer la solicitud, que simplemente requiere la introducción de una serie de datos personales. Una vez enviada la solicitud, el sistema informa de su aprobación o denegación.

Lo bueno de operar online es que se puede hacer en cualquier momento del día o de la noche, en días festivos, desde el celular… Tú eliges cuándo y dónde quieres hacer el trámite de contratar un seguro de vida.

La calificación acelerada

Para ofrecer un seguro tan rápido, las aseguradoras utilizan un sofisticado procedimiento de evaluación de riesgos que es transparente para el usuario. En primer lugar, solicitan a través de sus aplicaciones online una serie de datos personales que incluyen información sobre el estado de salud, tu estado financiero, tu edad, tu trabajo y hábitos como el consumo de tabaco.

En ese momento, entran en juego la inteligencia artificial y los complejos algoritmos que están detrás de la evaluación de riesgos. El sistema utiliza tu información y la combina con otra que, con tu permiso, extrae de fuentes médicas, farmacéuticas, del servicio de Tráfico o del MIB Group, la principal base de datos sobre seguros. Del MIB Group, por ejemplo, sale la información sobre qué otros seguros tienes o has tenido, y también sobre qué cotizaciones has pedido y lo que has dicho sobre ti en ellas. En el MIB se almacena, por ejemplo, la información sobre tus condiciones médicas, tus aficiones (por si practicas algún deporte de riesgo, por ejemplo) o tu registro de infracciones y accidentes de tráfico. (Recuerda que puedes obtener tu reporte del MIB en su web).

Mezclando y valorando toda esa información, el sistema es capaz de evaluar rápidamente el riesgo que supone asegurarte y en cuestión de segundos determina si se te puede conceder la póliza y cuál será el valor de las primas. Es así para la inmensa mayoría de los casos, aunque en un porcentaje mínimo el sistema determina que hacen falta, por ejemplo, pruebas médicas. Sin embargo, sucede en muy pocos casos, lo normal es que la aprobación se produzca y entonces ya se puede pasar a pagar a través de la tarjeta de crédito para activar la póliza.

También puede resultar que el sistema deniegue el seguro. En esa situación, la persona interesada recibe un correo en el que se le explica por qué no ha sido posible concederle la cobertura.

En todo este procedimiento, que se denomina calificación acelerada (accelerated undewritting, en inglés) hay un factor importante que debes tener en cuenta: tus datos personales. Asegúrate de que la cesión y autorización de uso de tus datos cumple con las garantías de respeto a la privacidad que requiere la ley.

También de bes saber que gracias a estos procesos de gestión, las aseguradoras están ahorrando mucho tiempo y dinero en el complejo aspecto de la evaluación de riesgos, con lo que reducen sus costes. Esta bajada de los costes se está trasladando a los precios de los seguros, que están ahora en precios realmente ventajosos.

Ventajas e inconvenientes del seguro de vida instantáneo

Es muy probable que a estas alturas te interese bastante un seguro instantáneo como los que estamos describiendo. Si es así, es importante que sepas que estos productos tienen ventajas notables, pero también inconvenientes. Vamos a ver cuáles son sus principales ventajas:

  • Sin esperas. Su principal cualidad es también su principal ventaja: no hay que esperar nada para saber si se concede el seguro o no y, si se aprueba, se puede empezar a disfrutar de sus coberturas de forma inmediata.
  • Sin exámenes médicos. En la inmensa mayoría de los casos no hay que aportar exámenes médicos ni ningún tipo de prueba clínica. Toda la información de salud procede de los datos que aporta la persona solicitante y de la base de datos del MIB Group y otras fuentes de información en red.
  • Coberturas elevadas. Con un seguro instantáneo se consiguen coberturas más interesantes que con otros formatos de seguros rápidos, como los de aceptación garantizada. Generalmente, las coberturas llegan hasta un millón de dólares. No son tan altas como con los seguros temporales o permanentes convencionales, pero son más interesantes que las de otros productos de fácil suscripción.
  • Convertible a permanente. Como lo que se contrata es un seguro a término, algunas pólizas ofrecen la posibilidad de convertir el seguro a término en un seguro permanente. Se paga mucho más por las primas, pero se dispone de una cobertura mucho más amplia y el seguro no caduca nunca.
  • Todo online. Una de las grandes ventajas de este tipo de seguro es que todas las gestiones se realizan a través de Internet. Gracias a las aplicaciones online, se puede contratar cómodamente desde casa o desde cualquier lugar, sin tener que pasar por una oficina de agentes de seguro y sin perder apenas tiempo.
  • Pago con tarjeta de crédito. En la misma línea, estos productos ofrecen el pago de todos sus servicios a través de la tarjeta de crédito, lo que evita también domiciliaciones y otros engorros.

Del lado de los inconvenientes también hay algunos que merece la pena destacar para que los tengas en cuenta:

  • Precios elevados. Aunque son seguros asequibles, resultan algo más caros que los seguros a término convencionales. Sin embargo, la diferencia no es muy abultada.
  • Instantáneo no es “garantizado”. Aunque pueda parecer lo contrario, el hecho de que el sistema evalúe tus riesgos en unos segundos no quiere decir que el seguro esté garantizado. Si tu estado de salud no es bueno, el sistema lo sabrá y lo tendrá en cuenta, con lo que podría denegarte la póliza.
  • Sin cláusulas de mejora. Una característica habitual de estos seguros es que no ofrecen cláusulas para mejorar las condiciones de la cobertura. Por ejemplo, no se pueden contratar cláusulas de beneficios en vida.

A qué personas interesa contratar un seguro de vida rápido

Con estas características ya puedes tener un poco más claro si este tipo de seguros es lo que necesitas. Desde luego, es un producto que se adapta a las necesidades de cualquier persona, pero encaja a la perfección con algunos requerimientos concretos. Por ejemplo, es perfecto para personas que tengan alguna de estas características:

  • Personas jóvenes y sanas. Por sus condiciones, la concesión instantánea está casi asegurada y podrán contar con un seguro de calidad en esa época de la vida en que quizá los ingresos todavía no permiten comprar un producto más complejo y caro.
  • Personas que no quieran pasar exámenes médicos. Son muchas las personas que no quieren someterse a las pruebas médicas habituales de los seguros, especialmente aquellas que no soportan los análisis de sangre. Para estos casos, un seguro de este tipo es perfecto.
  • Personas que necesitan un seguro por orden judicial. En muchas ocasiones, un juez obliga a tomar un seguro de vida. Sucede, sobre todo, en casos de divorcios y una póliza instantánea permite cumplir con este requisito.
  • Personas que buscan una estrategia de laddering. Muchas personas utilizan diferentes pólizas de seguro temporal para combinarlas en una estrategia de escalonamiento o laddering, en inglés. Con un seguro de vida instantáneo también se puede organizar este tipo de estrategia.

Si estás en alguno de estos casos, o simplemente si no quieres esperar a que den el veredicto a una solicitud tradicional, plantéate la contratación de un seguro de vida inmediato y ahorra tiempo y molestias.

Comparte tu opinión