Se estanca el progreso contra los mortinatos en EE. UU.

MARTES, 15 de noviembre de 2022 (HealthDay News) -- Las tasas de mortinatos de EE. UU. se deben abordar a nivel local, estatal y nacional, porque los esfuerzos por reducir el riesgo se han estancado, afirma una nueva investigación.

También persisten las disparidades raciales, y las mujeres negras son más propensas a experimentar un mortinato (la pérdida de un bebé antes o durante el parto) que las mujeres blancas.

Se estanca el progreso contra los mortinatos en EE. UU.

"En los últimos 40 años, hemos reducido ciertos factores de riesgo de los mortinatos, por ejemplo el tabaquismo y el consumo de alcohol antes de y durante el embarazo, pero estos avances han sido contrarrestados por aumentos en otros factores de riesgo, como la obesidad y el racismo estructural", lamentó el autor principal del estudio, Cande Ananth, jefe de epidemiología y bioestadística del Departamento de Obstetricia, Ginecología y Ciencias de la Reproducción de la Facultad de Medicina Robert Wood Johnson de la Universidad de Rutgers, en Nueva Jersey.

"Nuestros hallazgos ilustran que el progreso pasado ya ha sido contrarrestado por estos riesgos recién identificados", apuntó Ananth en un comunicado de prensa de la Rutgers.

El equipo de la investigación examinó las tasas de mortinatos de 1980 a 2020, y midió cómo una variedad de factores conformaron las tendencias.

Entre estos factores se incluían la edad materna; el año de la muerte, lo que podría indicar cambios en la atención prenatal y durante el parto; y las cohortes de nacimientos maternos, lo que podría incluir a elementos sociales y ambientales, por ejemplo el estatus socioeconómico, el nivel educativo, la nutrición y el uso de sustancias en el momento en que la mujer nació.

Los datos provienen del Centro Nacional de Estadísticas de Salud de EE. UU., e incluyeron a los 50 estados y a Washington, D.C. El estudio incluyó a más de 157 millones de nacimientos vivos y a casi 711,000 mortinatos que nacieron a partir de las 24 semanas de edad gestacional.

Las tasas totales de mortinatos en Estados Unidos se redujeron de forma constante entre 1980 y 2005, un periodo en el cual hubo avances en la atención prenatal y la salud materna. En 1980, hubo 10 mortinatos por cada 1,000 partos. En 2005, hubo apenas 5 por cada 1,000.

Pero el progreso se ralentizó, y luego se frenó. La tasa de hoy en día es más o menos la misma que hace más de una década.

Aunque los número mejoraron, las tasas de mortinatos de las mujeres negras, en comparación con las de las blancas, no cambiaron en esos 40 años, a pesar de los esfuerzos por reducir el racismo estructural y aumentar el acceso a la atención de la salud de las mujeres de color, según el estudio.

Las mujeres negras tienen más o menos el doble de mortinatos que las mujeres blancas: 17.4 por cada 1,000 en 1980, en comparación con 9.2 por cada 1,000 entre las mujeres blancas. En 2020, las mujeres negras experimentaron 10.1 mortinatos por cada 1,000, frente a 5 por cada 1,000 entre las mujeres blancas.

El estudio de la Rutgers incluyó un enfoque en la cohorte de nacimiento de la madre (un grupo de personas que nacen en el mismo momento y a quienes entonces se da seguimiento durante varios años), además de otros riesgos, como la edad del parto y las condiciones sociales y ambientales.

Ananth apuntó que los investigadores encontraron un potente vínculo entre la cohorte de nacimiento y el riesgo de mortinato. "Tenemos la edad de la madre, el año del parto y la cohorte de nacimiento. Los tres factores se relacionan con el tiempo, y están entrelazados", aseguró.

Los motivos por los cuales las tasas de mortinatos quizá hayan dejado de reducirse podrían incluir un esfuerzo nacional de 2009 por reducir los partos electivos antes de las 39 semanas, además de una posible ralentización en los avances médicos y la intervención obstétrica para predecir o prevenir los mortinatos.

Esta triste situación necesita una atención urgente, enfatizó Ananth.

"Creo con firmeza que hasta una sola muerte es demasiado", añadió. "Dar a luz a un mortinato conlleva tanto trauma social y emocional, para los padres y para toda la sociedad".

Los hallazgos se publicaron en una edición reciente de la revista The Lancet Regional Health – Americas.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. ofrecen más información sobre los mortinatos.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTE: Rutgers University, news release, Nov. 11, 2022

Comparte tu opinión