Seguro de vida de prima única: qué es y por qué te interesa

Seguro de vida de prima única: qué es y por qué te interesa

Dentro de los seguros de vida permanentes, hay una modalidad poco conocida pero interesante: el seguro de vida de prima única. Se basa en que se hace un único pago al principio y, con esa cantidad, el seguro ya queda pagado para siempre, viva el tiempo que viva el asegurado. Es una opción muy atractiva para quien disponga de un dinero que quiere invertir en algo seguro que, a largo plazo, ofrece beneficios y ciertas ventajas.

Si estás pensando en contratar un seguro de vida, ten en cuenta esta opción de la prima única. En este artículo te explicamos en qué consiste, cómo funciona y en qué casos te puede interesar.

Seguro de vida de prima única: Qué vas a encontrar en este artículo

Seguro de vida de prima única: qué es

A la hora de elegir un seguro de vida hay muchas opciones a tener en cuenta, y también muchos condicionantes. Uno de ellos, muy importante, es el precio de las primas. En los seguros de vida permanentes, los que duran toda la vida del asegurado, las primas se pagan generalmente a lo largo de toda la vigencia de la póliza. Es decir: cada mes (o cada trimestre o semestre, según esté contratado) el asegurado tiene que hacer un desembolso para ir pagando el seguro.

Esa rutina es en ocasiones un lastre: el asegurado puede estar en un momento dado corto de efectivo, o preferir el dinero para otra cosa, con lo que pagar el seguro le resulta un obstáculo. Para evitar esta disciplina del pago constante, existe un tipo de seguro diferente: el seguro de vida de prima única. Se trata de una modalidad en la que el seguro se paga de una vez. Se desembolsa una única prima que equivale a la cantidad que la aseguradora considera necesaria para cubrir el riesgo del asegurado y generar a largo plazo una indemnización adecuada.

El pago se hace justo al contratar el seguro y requiere elegir previamente qué tipo de seguro permanente se va a comprar. Puede ser un Seguros de vida completa, seguros universal o seguro variables. Cada una de estas modalidades puede ser adaptada para el pago único inicial, con lo que es necesario saber cómo funciona cada una.

Pero, elijas el tipo que elijas, a partir de ese momento en que abonas la prima única, ya no hay que pagar nunca primas mensuales, ni a ningún otro plazo. En este sentido, difiere bastante del seguro de pago limitado, que estipula el pago de primas durante unos años concretos.

En este caso, el seguro está pagado desde el primer minuto y simplemente hay que atender a la evolución de conceptos como el valor en efectivo, la disposición de los beneficiarios o el beneficio por causa de muerte restante.

Cómo funciona un seguro de vida de prima única

Como ya has visto, la gran diferencia entre este tipo de seguros y los demás es que puedes pagar todo el coste de la póliza de una vez, con una primera y definitiva prima. Claro, para eso debes disponer de una cantidad importante. Para que te hagas una idea, si tienes 40 años, con aproximadamente 75.000 dólares de prima única, puedes conseguir un seguro que, a tu muerte, pague hasta 500.000 dólares a tus beneficiarios. Pero cuanto más aportes en la prima inicial, mayor será la indemnización.

Por supuesto, es necesario tener ese dinero disponible, algo que no está al alcance de todo el mundo. Pero si lo tienes y estás pensando en comprar un seguro, puede ser la mejor forma de conseguir una buena cobertura y, de paso, tener un dinero ahorrado del que disponer en un futuro en forma de valor en efectivo.

Recuerda que, como siempre en los seguros, cuanto más joven seas al contratar la póliza, menos riesgos asume la compañía, con lo que más barato te resultará el seguro y mejor cobertura obtendrás.

Una vez que tienes claros estos principios, debes conocer otras particularidades del seguro de prima única, que varía en función de la modalidad que elijas. Teniendo en cuenta que siempre se trata de Seguros de vida permanentes (no a término ) las variantes disponibles son estas:

  • Seguro de vida entera.. Si tu seguro es del tipo de vida entera, la variante más común, la compañía pondrá tu dinero a producir intereses fijos en algún producto de ahorro. Esta es la opción considerada más segura y estable. Genera beneficios más lentamente, pero con mayor fiabilidad.
  • ul>
  • Seguro de vida variable. En el caso de que suscribas un seguro de vida variable podrás decidir en qué productos poner el dinero de tu póliza, que generalmente es invertido en renta variable. Estas estrategias de inversión generan mayores beneficios, pero también son más arriesgadas y puede haber pérdidas. Es una opción más exigente, porque requiere de ti atención y estudio de las posibles opciones de inversión.
  • ul>
  • Seguro de vida universal. Los seguros universales de vida permiten adaptar los costes, con lo que se puede optar por primas únicas más bajas. A cambio, el valor en efectivo del seguro puede ser notablemente más bajo.

Si ya tienes claro cuál de estas opciones encaja mejor con tus necesidades, el resto del funcionamiento del seguro > es convencional y bien conocido. Básicamente, pasa por las etapas de todos los seguros: cotización, calificación y vigencia del seguro.

La etapa de calificación para el seguro de vida siempre es la más delicada, porque la compañía decide si eres elegible o no para disfrutar del seguro. En ese proceso de calificación para el seguro de vida, deberás aportar información sobre tu edad, tus hábitos, tu estado de salud, tu estado financiero y tus otras coberturas de seguro.

Si superas esta etapa, en la que debes actuar con honestidad y sinceridad, ya solo queda firmar la póliza, que suele incluir algunas cláusulas que modifican su funcionamiento básico. También incluirá la cantidad de la indemnización –o beneficio de muerte- y los nombres de los elegidos para recibir ese dinero. Recuerda que puedes elegir a los beneficiarios de tu seguro y modificarlos siempre que quieras. Además, puedes determinar diferentes niveles de beneficiarios: primarios, secundarios e incluso terciarios, en función de su orden de acceso a la indemnización. El beneficiario también puede ser un fondo fideicomiso que administrará tu dinero como tú decidas.

En el momento de la firma, se abona la prima única y el seguro ya queda funcionando hasta que, con el fallecimiento del asegurado, se abone la indemnización.

Qué ventajas tiene y por qué te interesa un seguro de vida de prima única

Con esas lógicas de funcionamiento, un seguro de vida de prima única –o de pago único- tiene algunas ventajas destacables:

  • No pagas primas. La primera ventaja es evidente: al hacer un único pago, te olvidas de la rutina de estar pagando primas periódicamente. Además, aunque esa prima única es un desembolso muy fuerte, si lo ves con la perspectiva de varias décadas, que es lo que suele durar en vigor un seguro de vida, seguro que te acabará pareciendo poco dinero. Ten en cuenta que los dólares de hoy serán relativamente mucho más baratos a la vuelta de 20 ó 30 años.
  • Beneficio por causa de muerte garantizado. La indemnización siempre está garantizada y los beneficiarios la cobrarán pase lo que pase. Además, al estar ya pagado el seguro, no hay riesgo de que el seguro caduque por falta de pago de las primas. De esa forma, el beneficio por causa de muerte llega a los beneficiarios y lo hace siempre libre de impuestos.
  • Valor en efectivo de rápida acumulación. Un seguro normal dedica una parte de lo que pagas en primas a la acumulación de valor en efectivo. Con ese dinero, que el seguro genera a través de un instrumento de ahorro, se genera la futura indemnización. Pero cuando la cantidad acumulada supera un límite, se entrega al asegurado en forma de valor en efectivo. Es, por tanto, un ingreso extra que, además, paga impuestos en diferido. En los seguros convencionales se tarda mucho tiempo en acumular este dinero, pero en los seguros de prima única, como pagas todo el dinero de una vez, el ahorro y el beneficio llegan mucho antes.
  • Tomar dinero prestado. Recuerda que contra ese valor en efectivo puedes tomar préstamos con muy buenas condiciones. Puedes pedir hasta un 90 por ciento del valor en efectivo. Si no lo devuelves a tiempo, se paga con parte de la indemnización final. Por tanto, el seguro de prima única es una forma de ahorrar: el dinero va a utilizarse para crear ese valor en efectivo que acaba siendo un ingreso extra para el asegurado.
  • Seguros de cuidados de largo plazo. Algunas pólizas de seguros de vida con prima única incluyen una cláusula muy interesante: en caso de que necesites costearte cuidados médicos prolongados (‘long-term care’, en inglés), podrás acceder a una parte de la indemnización de tu seguro para pagarlos. En todo caso, siempre quedará una parte para tus beneficiarios.
  • Cobro en caso de enfermedad. Como otros seguros, esta modalidad también permite cobrar la indemnización si padeces una enfermedad grave y te quedan menos de 12 meses de vida.

Con estas ventajas, debes entender el seguro de vida de prima única como una opción muy atractiva para colocar un dinero que tengas disponible y para el que busques un destino cómodo y estable. Recuerda que, por lo general, la prima única mínima es de 5.000 dólares, así que necesitas una cantidad importante para contratar la póliza.

Por tanto, piensa en destinar a este tipo de seguros una cantidad con la que quieras dejar un legado a tus sucesores. O, quizá, con la que asegurar tu jubilación desde un primer momento. También es una buena idea para hacer un regalo a un ser querido, como un hijo. Contratando un seguro de este tipo, ese hijo tendrá a su disposición un ahorro del que podrá disponer para pagar sus estudios, montar su primera empresa o cualquier otra necesidad. Y, a largo plazo, un dinero que dé soporte a su vejez y deje a sus sucesores una buena indemnización.

En resumen, estás ante una modalidad de seguro que, más que una opción, es una decisión muy importante que debe ser tomada en perspectiva. Consulta con un agente de seguros para conocer mejor todos los detalles, especialmente los que afectan a la fiscalidad de este tipo de pólizas. Cuando tengas toda la información en la mano podrás tomar mejor esa decisión.

Comparte tu opinión