¿Tuvo un cálculo renal? Esta dieta podría ayudarle a prevenir otro

MARTES, 2 de agosto de 2022 (HealthDay News) -- Cualquiera que haya tenido en algún momento un cálculo renal nunca quiere que se repita el terrible dolor que se sufre al expulsarlo. Ahora, un nuevo estudio describe una dieta que puede ayudar a evitarlo.

Los pilares de la dieta incluyen comer bastantes alimentos que contengan potasio, además de algunas porciones al día de lácteos bajos en grasa, para obtener suficiente calcio. Entre las frutas y verduras ricas en potasio que podrían ayudar se encuentran los plátanos, las naranjas, los pomelos, los albaricoques, los hongos, los guisantes, los pepinos, el calabacín, y melones como el cantalupo y el melón chino.

¿Tuvo un cálculo renal? Esta dieta podría ayudarle a prevenir otro

Para llegar a estas recomendaciones, los investigadores de la Clínica Mayo usaron datos de cuestionarios que completaron pacientes con cálculos renales entre 2009 y 2018. El equipo comparó las dietas de 411 personas que ya habían tenido su primer cálculo renal con un grupo de control de 384 individuos.

"Teníamos esta información y entonces, en primer lugar, pudimos ver las cosas que... eran distintas entre los controles y los que desarrollaron cálculos renales, pero entonces también comenzamos a seguir a estas personas en el tiempo", señaló el autor del estudio, el Dr. John Lieske, director del Centro de Investigación en Urología O'Brien de la Clínica Mayo en Rochester, Minnesota.

Durante una mediana de poco más de cuatro años de seguimiento, 73 pacientes del estudio tuvieron cálculos renales recurrentes.

Unos niveles más bajos de calcio y potasio predijeron esta recurrencia. Tras los ajustes por factores no relacionados con la dieta, un calcio más bajo siguió siendo un predictor. Lo mismo sucedió con un potasio más bajo, pero solo entre los que aún no tomaban ciertos tipos de diuréticos y complementos de calcio.

La buena noticia es que aunque los pacientes quizá no estén dispuestos a ajustar su dieta antes de un primer cálculo renal, es mucho más probable que lo hagan para prevenir una recurrencia, anotaron los autores.

Un consejo clave para evitar los cálculos renales recurrentes es beber mucha agua, unos nueve vasos de 12 onzas (355 mililitros) de agua al día.

Aunque este nuevo estudio no notó el beneficio del agua, esto podría deberse a que siguió a personas que ya bebían mucha agua tras el primer cálculo renal, anotó Lieske.

"Seguiría diciendo que siempre es uno de los pilares cuando atendemos a las personas, que sin duda deben beber más líquido si han tenido un cálculo renal. Siempre será útil", aseguró Lieske.

Lamentablemente, las personas que han tenido un cálculo renal tienen muchas probabilidades de sufrir otro, de alrededor de un 30 por ciento en un plazo de cinco años.

Sufrir un cálculo renal no solo es una experiencia agonizante, sino que también se asocia con otros problemas de la salud, entre ellos la enfermedad renal crónica, la osteoporosis y la enfermedad cardiaca.

¿Qué cantidad de calcio y potasio se debe consumir al día para mantener a los cálculos renales a raya?

De dos a tres porciones al día de lácteos bajos en grasa sería la forma ideal de consumir el calcio necesario, apuntó Lieske, una cantidad equivalente a 1,200 miligramos. Esta cantidad concuerda con la cantidad diaria recomendada para los adultos por el Departamento de Agricultura de EE. UU. (USDA).

Determinar una cifra para el potasio fue menos preciso, porque el USDA no ofrece un nivel recomendado de consumo de potasio.

El nuevo estudio simplemente sugiere comer muchas frutas y verduras. Esto proveería a los pacientes el potasio necesario, más otros nutrientes que estos alimentos contienen que podrían contribuir a la prevención de los cálculos renales, como el citrato, sugirió Lieske.

Los hallazgos se publicaron en la edición en línea del 1 de agosto de la revista Mayo Clinic Proceedings.

El Dr. Gary Curhan, miembro del Laboratorio y División Renal Channing del Hospital Brigham and Women's, en Boston, ha investigado los cálculos renales durante décadas. Curhan no participo en este estudio.

"Una de las cosas novedosas aquí es que observan la recurrencia de los cálculos, que en realidad es muy importante", aseguró Curhan. "Hasta ahora, hemos extrapolado nuestros hallazgos sobre la formación incidente a la recurrente, pero no contábamos con esto".

Pero una dificultad es saber si un nuevo cálculo renal sintomático era de verdad recurrente o si se formó más o menos al mismo tiempo que el primero, pero no se expulsó hasta más tarde, apuntó Curhan.

Anotó que hay más de un tipo de cálculo renal, de los cuales el más común es un cálculo de oxalato de calcio. Además de añadir muchos líquidos y unas mayores cantidades de ciertos alimentos a la dieta, quizá también sea necesario limitar otros alimentos.

Esto se puede determinar trabajando con un especialista, que puede evaluar el tipo de cálculo renal que tiene un paciente, señaló Curhan.

"Pienso que la conclusión es que la dieta sí es importante para la formación de los cálculos. Muchas personas piensan que la dieta no importa, pero en realidad sí", enfatizó Curhan. "Ahora tenemos décadas de evidencias de que es así".

Más información

El Instituto Nacional de Diabetes y Enfermedades Digestivas y Renales de EE. UU. ofrece más información sobre los cálculos renales.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com


FUENTES: John Lieske, MD, director, O’Brien Urology Research Center and consultant, division of nephrology & hypertension, department of internal medicine, Mayo Clinic, Rochester, Minn.; Gary Curhan, MD, professor, Harvard Medical School and member, Channing Laboratory and Renal Division, Brigham and Women’s Hospital, Boston; Mayo Clinic Proceedings, Aug. 1, 2022, online

Comparte tu opinión