Pediatras renuevan su llamado a abandonar los "azotes"

Pediatras renuevan su llamado a abandonar los "azotes"
| Foto: GETTY IMAGES

La Academia Americana de Pediatría (American Academy of Pediatrics, AAP) reafirma su recomendación de prohibir los azotes y otras formas de castigo corporal, citando una nueva investigación que señala que ese tipo de disciplina puede afectar al desarrollo normal del cerebro.

El castigo verbal cruel, como avergonzar o humillar, también es un peligro para los niños, señala la AAP en una declaración de política actualizada.

"La buena noticia es que menos padres respaldan el uso de los azotes que en el pasado", dijo el Dr. Robert Sege, coautor de la declaración de política y ex miembro del Comité sobre el Abuso y la Negligencia Infantiles de la AAP.

"Pero el castigo corporal sigue siendo legal en muchos estados, a pesar de las evidencias de que hace daño a los niños, no solo física y mentalmente, sino en su rendimiento escolar y la forma en que interactúan con los demás niños", aseguró Sege en un comunicado de prensa de la academia.

La investigación muestra que pegar, gritar o avergonzar a los niños puede elevar las hormonas del estrés y conducir a cambios en la estructura del cerebro. El abuso verbal cruel también se vincula con problemas de la salud mental en los preadolescentes y adolescentes, según la AAP.

Un estudio encontró que los niños a quienes se azotaba más de dos veces al mes a los tres años de edad eran más agresivos a los cinco años. A los nueve años, los efectos negativos de los azotes seguían siendo evidentes, mostraron los hallazgos.

Además de afectar el desarrollo del cerebro, los azotes y el castigo verbal pueden aumentar la agresividad en los niños a largo plazo, y no les enseña responsabilidad ni autocontrol. Otras formas de enseñar a los niños qué es correcto y qué es incorrecto son más seguras y más efectivas, según la AAP.

Se debe educar a los padres sobre unos métodos de disciplina más efectivos que protejan a los niños de los daños, recomienda la academia.

Según el coautor de la declaración de política, el Dr. Benjamin Siegel, "lo mejor es comenzar con la premisa de recompensar la conducta positiva. Los padres pueden fijar las normas y las expectativas por adelantado. La clave es ser constantes en el cumplimiento".

Sege añadió que "los azotes no tienen ningún beneficio. Sabemos que los niños crecen y se desarrollan mejor con unos modelos de rol positivos y con el establecimiento de unos límites saludables. Podemos hacerlo mejor".

La academia recomienda que los pediatras utilicen las visitas al consultorio para ayudar a los padres con estrategias adecuadas para la edad para gestionar la disciplina de sus hijos.

La declaración de política será analizada en la reunión anual de la AAP, que concluye el martes en Orlando, Florida. También se publicará en la edición en línea del 5 de noviembre de la revista Pediatrics.

Más información

La Academia Americana de Pediatría ofrece más información sobre cómo disciplinar a los niños.

Comparte tu opinión