Qué son los pólipos uterinos

Qué son los pólipos uterinos
Varían en tamaño y cantidad, pero en la mayoría de los casos los pólipos son benignos. | Foto: ISTOCK

Los pólipos uterinos o endometriales son un tipo de tumores, provistos de un pedículo o tallo, que crecen en la pared interna del útero. Según estiman los Institutos Nacionales de la Salud (NIH), afectan aproximadamente al 25% de las mujeres. Aquí te explicamos cuáles son sus tipos, síntomas y tratamientos.

Nuestro cuerpo está compuesto por células que cumplen un ciclo vital, por lo tanto, se encuentran en constante renovación para que las actividades biológicas continúen funcionando correctamente. Sin embargo, puede ocurrir que nuestro organismo comience a producir células nuevas sin detenerse, mientras que se mantienen con vida aquellas que deben ser reemplazas. Esta acumulación genera lo que conocemos como tumores.

En el caso del endometrio, recubrimiento de la parte interior del útero, el crecimiento excesivo puede crear una especie de tumor llamado pólipo. Este cuenta con una especie de tallo, del que se valen para sujetarse a las paredes uterinas.

Su forma es similar a la de un dedo y su tamaño puede variar entre varios milímetros (no más que un grano de arroz) o varios centímetros (similar o mayor a una pelota de golf). Además, es posible que crezca uno o varios de ellos. Si bien suelen contenerse en el interior del útero, existen casos en los que se deslizan por su abertura (cuello uterino) y logran llegar hasta la vagina.

Registros recientes encontraron que afectarían a un cuarto de las mujeres, sin embargo, son más comunes en aquellas que transitan la menopausia. Los síntomas más comunes de la presencia de pólipos son los siguientes:

  • Sangrado menstrual que no es regular o predecible.
  • Sangrado menstrual prolongado o abundante.
  • Sangrado entre períodos.
  • Sangrado de la vagina después de la menopausia.
  • Problemas para quedar o mantenerse embarazada (infertilidad).

Ante la aparición de alguna de estas señales, se recomienda consultar con un médico. Para saber si en verdad existen pólipos, el profesional podrá realizar ciertas pruebas:

  • Ultrasonido transvaginal: mediante una sonda, cubierta por un condón y un gel, para examinar el útero, los ovarios, las trompas y el área pélvica. También se puede recurrir a una técnica de ultrasonido tridimensional.
  • Histeroscopia: se visualiza la cavidad uterina mediante una lente.
  • Biopsia endometrial: extirpación de una muestra de tejido del endometrio para ser evaluada.
  • Histerosonograma: técnica mediante la cual se coloca líquido en la cavidad uterina mientras se realiza el ultrasonido.

Por qué aparecen

Actualmente es imposible prevenir los pólipos uterinos debido a que se desconoce exactamente qué es lo que los produce. Distintas investigaciones coincidieron que su aparición suele darse cuando existe una mayor presencia de estrógeno, una hormona sexual.

Otros factores vinculados con su crecimiento son la obesidad, someterse a terapia hormonal, tener antecedentes familiares de enfermedades como el síndrome de Lynch o Cowden, o tomar Tamoxifeno, un medicamento que se utiliza como terapia complementaria para tratar el cáncer de mama.

En raros casos, los pólipos pueden generar complicaciones, como la dificultad para tener o mantener un embarazo. Sin embargo, los profesionales aseguran que no hay de qué preocuparse ya que el método para extraerlos es sencillo y poco invasivos.

Además, en la mayoría de los casos los pólipos uterinos no suelen ser cancerosos (benignos), y, en caso de que sean malignos, el peligro desaparece una vez que se realiza la extracción. Según informan los expertos, la tasa de reaparición tras una operación es muy baja.

Comparte tu opinión