¿COVID prolongada tras una infección leve? Desaparece en un año

JUEVES, 12 de enero de 2023 (HealthDay News) -- Un nuevo estudio de gran tamaño ofrece noticias tranquilizadoras a las personas que se enfrentan a los síntomas de COVID prolongada, como los problemas para respirar, las lagunas mentales y la pérdida del gusto o el olfato: la mayoría de estos problemas se resuelven en un plazo de un año entre los que han tenido una infección leve con la COVID.

"El estudio provee el seguimiento más largo que tenemos de los pacientes con COVID prolongada, y ofrece cierto optimismo de que muchos de estos síntomas (con respaldo) mejoran a lo largo de un año", comentó el Dr. William Schaffner, especialista en enfermedades infecciosas del Centro Médico de la Universidad de Vanderbilt, en Nashville, Tennessee, y director médico de la National Foundation for Infectious Diseases. Schaffner no participó en la nueva investigación.

¿COVID prolongada tras una infección leve? Desaparece en un año

Las personas con COVID prolongada experimentan unos síntomas nuevos, persistentes o que empeoran durante más de cuatro semanas tras la infección inicial con la COVID-19, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU.

Los síntomas abarcan desde fatiga, falta de aliento y tos hasta lagunas mentales, mareo y cambios en el gusto o el olfato. Hasta 1 de cada 5 adultos de Estados Unidos podría tener COVID prolongada.

En el estudio, un equipo del Instituto de Investigación K.I. en Kfar Malal, Israel, analizó los expedientes de salud electrónicos de casi 2 millones de personas en Israel que se hicieron pruebas de la COVID hasta octubre de 2021. Observaron los síntomas de COVID que duraban más de un mes, y compararon las afecciones en las personas vacunadas y sin vacunar, con y sin COVID-19.

¿Qué encontraron? Las personas con COVID fueron más propensas a reportar la pérdida del olfato y el gusto, los problemas de la respiración, las palpitaciones cardiacas, el mareo y las lagunas mentales, pero la mayoría de estos síntomas habían mejorado en un plazo de 12 meses entre los que tuvieron infecciones leves, encontró el estudio.

Las personas vacunadas que se infectaron tenían un riesgo más bajo de dificultades de respiración, y un riesgo similar de otras afecciones, cuando se compararon con las personas que no estaban vacunadas cuando enfermaron, mostró el estudio.

"Un año es mucho tiempo, no es de la noche a la mañana", apuntó Schaffner. "La necesidad de vacunarse sigue siendo muy importante, porque previene la enfermedad grave".

Los investigadores no están seguros del motivo de que algunas personas desarrollen COVID prolongada, y otras no. Schaffner dijo que simplemente no hay buenos datos que analicen cuál variante provocó la infección, si y cuántas vacunas se han administrado, y cuánto tiempo había pasado desde la vacunación.

La buena noticia es que, con una atención de respaldo, lo que incluye cambios en el estilo de vida, las personas pueden comenzar a sentirse mejor, y los síntomas de COVID prolongada no duran para siempre, enfatizó Schaffner.

El Dr. Len Horovitz, un pulmonólogo del Hospital Lenox Hill, en la ciudad de Nueva York, también revisó los hallazgos.

"La infección leve, sobre todo en los pacientes vacunados, se asoció con la resolución de los síntomas tras un año, incluso los síntomas que parecieron durar meses tras la infección", aseguró.

Pero no todo el mundo está listo para festejar los hallazgos.

David Putrino, director de innovación en la rehabilitación del Sistema de Salud Mount Sinai, en la ciudad de Nueva York, ha estado tratando a las personas con COVID prolongada a lo largo de toda la pandemia.

"No destape el champán", aconsejó tras revisar el estudio.

Los investigadores todavía no saben lo suficiente sobre la COVID prolongada como para sacar alguna conclusión general sobre cuánto durarán estos síntomas, enfatizó Putrino. El estudio definió los síntomas de COVID prolongada como síntomas que persisten cuatro semanas tras la infección con la COVID.

Esto no necesariamente es COVID prolongada, señaló.

"A las cuatro semanas, quizá solo sea una recuperación larga, y se recuperarán sin intervención", dijo Putrino. Algunos virus persisten durante un tiempo antes de que uno se sienta normal.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define a los síntomas de COVID prolongada como síntomas que persisten o empeoran durante tres meses tras la infección inicial con la COVID. Esta definición capturaría a más personas con una COVID prolongada real, apuntó Putrino.

También apuntó que algunas personas con COVID prolongada no vuelven a su proveedor de atención de la salud para el seguimiento, pero esto no significa que se hayan recuperado.

"En enfermedades como la COVID prolongada, que todavía se clasifican y diagnostican mal de forma rutinaria, y en que los pacientes no reciben un seguimiento cuidadoso, estos estudios electrónicos sobre la salud son nocivos", advirtió Putrino.

Los hallazgos se publicaron en la edición del 11 de enero de la revista BMJ. Barak Mizrahi, investigador sénior del Instituto Israelí de Investigación Aplicada en Salud Computacional, dirigió el estudio.

Más información

La Organización Mundial de la Salud ofrece más información sobre la COVID prolongada.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com


FUENTES: William Schaffner, MD, infectious disease specialist, Vanderbilt University Medical Center, Nashville, Tenn., medical director, National Foundation for Infectious Diseases; Len Horovitz, MD, pulmonologist, Lenox Hill Hospital, New York City; David Putrino, PhD, director, rehabilitation innovation, Mt. Sinai Health System, New York City; BMJ, Jan. 11, 2023

Comparte tu opinión