'Corazón festivo': cuando el alcohol provoca una FA peligrosa

MARTES, 31 de agosto de 2021 (HealthDay News) -- Se acercan las celebraciones del Día del Trabajo, y quizá deba pensárselo dos veces antes de tomarse ese coctel. O al menos debería evitar una segunda ronda, sobre todo si tiene antecedentes de latidos cardiacos irregulares.

Un nuevo estudio parece confirmar la existencia de un "síndrome del corazón festivo", que es un riesgo más alto de fibrilación auricular (FA), después de beber incluso de forma moderada.

'Corazón festivo': cuando el alcohol provoca una FA peligrosa

Aunque estudios anteriores han sugerido que consumir más alcohol a largo plazo se asociaba con un riesgo más alto de desarrollar FA, probarlo en el mundo real ha resultado difícil.

La tecnología moderna ha cambiado esta situación, señaló el coautor del estudio, el Dr. Gregory Marcus, jefe asociado de cardiología para la investigación de la Universidad de California, en San Francisco.

Marcus y sus colaboradores suministraron a los voluntarios del estudio unos sensores de alcohol portátiles para ver si consumir alcohol aumentaría el riesgo de un evento de fibrilación auricular.

"Sabemos que la fibrilación auricular es la arritmia más común, y sabemos que puede suceder sola, pero el motivo de que un episodio en particular ocurra cuando ocurre sigue siendo en gran medida un misterio", comentó Marcus. "En general atribuimos el hecho de que un episodio de fibrilación auricular sucediera a las 2 un martes, en lugar de a las 3 un miércoles, a la mala suerte o al azar".

"Es una cuestión de si hay unas exposiciones ambientales identificables y medibles que pudieran en realidad influir en el riesgo de que ocurra un episodio en particular. Y, con una mayor relevancia clínica, la cuestión de si hay conductas o exposiciones que estén directamente bajo el control del paciente que puedan influir en las probabilidades de que ocurra un episodio de fibrilación auricular", señaló Marcus.

La respuesta, en una sola palabra, es que sí.

Los 100 participantes del estudio habían experimentado fibrilación auricular en el pasado. Usaron un monitor continuo de electrocardiograma (ECG) durante el periodo de cuatro semanas del estudio, además de un sensor de etanol transdérmico, utilizado en el tobillo. Documentaron cada bebida alcohólica que consumieron al presionar un botón en el ECG. También usaron pruebas de sangre de punción digital para confirmar el consumo de alcohol.

Durante el estudio, 56 participantes tuvieron al menos un episodio de fibrilación auricular. Los episodios se asociaron con el doble de probabilidades con una bebida alcohólica, y el triple de probabilidades con dos bebidas alcohólicas en la hora anterior.

¿Qué es la FA?

La fibrilación auricular, que a veces se conoce como el "síndrome del corazón festivo" debido a su conexión con el consumo de alcohol durante los fines de semana y las festividades, es un temblor o latido cardiaco irregular que afecta a al menos 2.7 millones de personas en Estados Unidos, según la Asociación Americana del Corazón (American Heart Association, AHA).

Puede conducir a coágulos sanguíneos, accidentes cerebrovascular (ACV), insuficiencia cardiaca y otras complicaciones cardiacas, advirtió la AHA. La afección podría estar afectando a 12 millones de personas en 2050, estima el estudio.

Este estudio se limitó solo a los que ya tenían un diagnóstico de fibrilación auricular, entonces, por definición, tienen el riesgo más alto de experimentar un episodio, apuntó Marcus.

"Sí sugiere que minimizar, si no abstenerse del todo del alcohol, es probablemente una opción inteligente para intentar minimizar el riesgo de un episodio recurrente de fibrilación auricular" en estos pacientes, planteó Marcus.

No está claro si esto también aplica a los que tienen un riesgo alto de fibrilación auricular, pero que no tienen un diagnóstico, dijo Marcus. Esto podría variar de una persona a otra.

"Un hallazgo que está muy claro a partir de este estudio y de otros es que el consumo empedernido de alcohol es claramente nocivo", indicó Marcus. "No pudimos identificar un umbral claro de consumo de alcohol que aumentara el riesgo de FA. Parecía que mientras más alcohol consumían, más aumentaba el riesgo. Entonces, para la población general, creo que la interpretación conservadora es decir que esta es otra evidencia de que uno debería evitar el consumo empedernido de alcohol".

La forma exacta en que el alcohol afecta a las propiedades eléctricas del corazón amerita más investigación, añadió Marcus.

El estudio se publicó en la edición del 30 de agosto de la revista Annals of Internal Medicine.

Monitorice su consumo de alcohol

La moraleja para las personas que tienen un diagnóstico de fibrilación auricular es que de verdad necesitan vigilar y ser muy conscientes de lo que beben, señaló Mariann Piano, decana sénior asociada de investigación del Centro de Desarrollo de la Investigación y la Erudición del Desarrollo de la Facultad de Enfermería de la Universidad de Vanderbilt, en Nashville. Piano también fue autora de un editorial que se publicó con el estudio.

"Con frecuencia salimos a cenar con amigos y no siempre controlamos cuánto alcohol consumimos. Debemos enseñar a los pacientes que hay conductas modificables en términos de su afección", planteó Piano. "Creo que, para mí, la conclusión importante como proveedores de atención de la salud es que de verdad debemos educar a nuestros pacientes y decirles que esto podría ser un factor de riesgo".

Otros estudios han mostrado que incluso si no se tiene fibrilación auricular, el consumo regular de alcohol aumenta el riesgo de fibrilación auricular, advirtió Piano. En cuanto a los pacientes que tienen fibrilación auricular ocasional, beber alcohol ha aumentado su riesgo de desarrollar una FA persistente, añadió Piano.

En su editorial, Piano anotó que el estudio también midió el fosfatidiletanol (PEth), que se forma cuando se ha consumido alcohol. Tiene una vida media de 10 días, e indica el consumo de alcohol regular entre moderado y empedernido. Los niveles de PEth en el estudio sugieren que más de la mitad de los participantes consumían alcohol con regularidad, dijo Piano.

Piano apuntó que le interesaría un estudio de seguimiento que solo incluyera a pacientes que fueran PEth negativos.

"El estudio contó con muchos aspectos técnicos que pienso que contribuyen a la potencia de su diseño, y por supuesto a los resultados y recomendaciones", aseguró Piano. "Así que sin duda creo que nos avanza en nuestra comprensión sobre la relación entre el alcohol y la fibrilación auricular asociada".

Más información

La Asociación Americana del Corazón describe las señales de advertencia de la fibrilación auricular.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com


FUENTES: Gregory Marcus, MD, associate chief, cardiology for research, University of California, San Francisco; Mariann Piano, PhD, senior associate dean for research, Center for Research Development and Scholarship, Vanderbilt University School of Nursing, Nashville, Tenn.; Annals of Internal Medicine, Aug. 30, 2021

Comparte tu opinión