El exceso de alcohol aumenta el riesgo de demencia

El exceso de alcohol aumenta el riesgo de demencia
El consumo excesivo de alcohol crónico conduce a un daño cerebral irreversible | Foto: ISTOCK

Los grandes bebedores pueden ser más propensos que otros adultos a desarrollar demencia, especialmente en la mediana edad, según los resultados de un estudio francés.

Los investigadores examinaron los datos, entre 2008-2013, de más de 31 millones de pacientes de hospitales franceses, incluidos más de 1 millón que fueron diagnosticados con demencia.

Alrededor del 5 por ciento de los pacientes con demencia tenían la llamada demencia de inicio temprano que comenzó antes de los 65 años, y la mayoría de estos casos estaban relacionados con el alcohol, encontró el estudio.

"El consumo excesivo de alcohol crónico fue el factor de riesgo modificable más importante para el inicio de la demencia en ambos sexos y se mantuvo después de controlar todos los factores de riesgo conocidos para el inicio de la demencia", dijo el autor principal del estudio, Dr. Michael Schwarzinger, director ejecutivo de Translational Health Economics Network. un investigador en INSERM-Universite Paris Diderot, Sorbonne Paris Cite en Francia.

Sorprendentemente,”los bebedores empedernidos que se pusieron sobrios no tenían un riesgo menor de demencia que sus pares que seguían siendo bebedores problemáticos ", dijo Schwarzinger. "Este hallazgo confirma que el consumo excesivo de alcohol crónico conduce a un daño cerebral irreversible", agregó el experto.

Otras investigaciones previas habían sugerido que el alcohol puede conducir a deficiencias cognitivas, incluido el riesgo de demencia, aunque también hay estudios que han relacionado el consumo de alcohol ligero o moderado con un cerebro más sano, según reconocieron los mismos investigadores.

En el mundo, un estimado de 3.3 millones de personas al año mueren como resultado del uso indebido de alcohol, lo que representa alrededor del 6 por ciento de todas las muertes, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La OMS define el consumo excesivo crónico de alcohol como más de 60 gramos de alcohol puro, o al menos 6 bebidas, para hombres y más de 40 gramos, o al menos 4 bebidas, para mujeres.

Durante el período de estudio, 945,512 personas fueron diagnosticadas con trastornos por consumo de alcohol. La mayoría de estos casos fueron dependencia del alcohol.

Daño cerebral

En general, alrededor del 3 por ciento de los casos de demencia fueron atribuibles al daño cerebral relacionado con el alcohol, y otros trastornos por consumo de alcohol se registraron en casi el 5 por ciento de los casos de demencia.

Sin embargo, con los casos de demencia de inicio temprano, la conexión con el alcohol parecía más fuerte.

Aproximadamente el 39 por ciento de estos casos fueron atribuibles al daño cerebral relacionado con el alcohol, y otro 18 por ciento estaban vinculados a otros trastornos por consumo de alcohol.

Los trastornos por consumo de alcohol se asociaron con tres veces más riesgo de demencia y el doble de riesgo de aparición temprana, halló el estudio. 

Excluyendo el daño cerebral relacionado con el alcohol, los trastornos por consumo de alcohol seguían asociados con un riesgo dos veces mayor de demencias vasculares y otras demencias.

Los trastornos por consumo de alcohol también se asociaron con todos los demás factores de riesgo independientes para la demencia, como el tabaquismo, la presión arterial alta, la diabetes, la educación inferior, la depresión y la pérdida de la audición.

El estudio no fue un experimento controlado diseñado para demostrar si la bebida puede causar demencia o causar problemas cognitivos en la madurez o de qué manera.

Otra limitación es que los investigadores utilizaron los registros administrativos del hospital para identificar los casos de demencia, y es posible que la condición se haya registrado cuando los pacientes tenían múltiples problemas médicos, señalan los investigadores. 

De manera similar, los trastornos por consumo de alcohol se identificaron mediante registros de programas de rehabilitación, que podrían no incluir a todas las personas con problemas de bebida.

Debido a que el estudio se centró en los bebedores empedernidos, tampoco proporciona una idea de cuánto beber una o dos bebidas al día podría estar relacionado con un mayor riesgo de demencia, si es que lo hace.

Aun así, los hallazgos se suman a la evidencia de que beber en exceso puede conducir a problemas cognitivos, dijo Clive Ballard, decano de la facultad de medicina de la Universidad de Exeter en el Reino Unido.

"Siete bebidas al día en hombres y cinco bebidas al día en mujeres son perjudiciales para el cerebro", dijo Ballard. "Pero los niveles de consumo de alcohol recomendado ya son más bajos que esto, y esto proporciona un refuerzo adicional de esas recomendaciones".

El exceso de alcohol podría incrementar el riesgo de demencia temprana. Así lo determinó un estudio que fue publicado en el diario de salud pública Lancet en el que se observó a más de un millón de personas dadas de alta en hospitales de Francia durante 5 años y que fueron diagnosticados con demencia.

Impacto en adolescentes

Un estudio reciente sugirió que el alcohol puede tener un mayor impacto en el cerebro que la marihuana, especialmente para los adolescentes.

Una de sus conclusiones sugiere que “la severidad del consumo de alcohol se asocia con un volumen más bajo de materia gris y la integridad de la sustancia blanca en adultos, y con un menor volumen de materia gris en adolescentes.

Específicamente, los investigadores encontraron que tanto en adolescentes como en adultos el consumo crónico de alcohol está relacionado con disminuciones en la materia gris del cerebro, que consiste en cuerpos de células cerebrales y sinapsis.

En los adultos, el consumo de alcohol también se relacionó con la disminución de la integridad de la sustancia blanca del cerebro, que se compone principalmente de las largas fibras nerviosas que comprimen los mensajes a través del sistema nervioso. 

El consumo de cannabis, por otro lado, no se asoció con disminuciones de materia gris o blanca.

“La diferencia entre el alcohol y el cannabis es bastante dramática”, dijo el autor principal del estudio, Kent Hutchison, profesor de psicología y neurociencia en la Universidad de Colorado en Boulder al portal LiveScience.

Más información sobre alcohol y demencia

Comparte tu opinión