Usar una máscara no provoca intoxicación por CO2

Usar una máscara no provoca intoxicación por CO2
| Foto: HEALTHDAY

Usar una máscara facial no puede conducir a una intoxicación por dióxido de carbono (CO2), ni siquiera en las personas con enfermedad pulmonar, informan los investigadores.

Los hallazgos contradicen las afirmaciones de que usar máscaras faciales para prevenir la propagación del nuevo coronavirus podría poner la salud de algunas personas en riesgo.

Los autores del nuevo estudio evaluaron los cambios en los niveles de oxígeno y de dióxido de carbono en personas sanas, y también en personas que tenían enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), antes y mientras usaban máscaras quirúrgicas.

En general, las personas con EPOC deben "esforzarse más para respirar", lo que puede conducir a falta de aliento y/o a una sensación de cansancio, según la Sociedad Torácica Americana (American Thoracic Society).

El estudio, que se publicó en la edición en línea del 2 de octubre de la revista Annals of the American Thoracic Society, encontró que "los efectos [de usar máscaras] son mínimos en el peor de los casos, incluso en las personas con un deterioro pulmonar grave", observó el autor principal, el Dr. Michael Campos, profesor asociado de la división de medicina pulmonar, de las alergias, la atención crítica y el sueño de la Universidad de Miami.

Campos también abordó la sensación de falta de aliento que algunas personas sanas podrían experimentar mientras usan una máscara.

"La disnea, la sensación de falta de aliento, que algunos sienten con las máscaras no es sinónimo de alteraciones en el intercambio de gases. Es probable que ocurra por la restricción en el flujo del aire con la máscara, en particular cuando se necesita una mayor ventilación (al esforzarse)", señaló en un comunicado de prensa de la sociedad.

Por ejemplo, si está caminando a paso vivo subiendo una cuesta, quizá experimente falta de aliento, y una máscara demasiado apretada podría aumentar esa sensación. La solución es ir más despacio o quitarse la máscara si está a una distancia segura de las demás personas, aconsejó Campos.

"Es importante informar al público que la incomodidad asociada con el uso de las máscaras no debería conducir a unas preocupaciones infundadas sobre la seguridad, ya que esto podría atenuar la aplicación de una práctica que se ha probado que mejora la salud pública", concluyeron los investigadores.

"El público no debe creer que las máscaras matan", enfatizó Campos.

Comparte tu opinión