Qué hacer para evitar intoxicaciones alimentarias durante el verano

La intoxicación alimentaria o enfermedad transmitida por los alimentos es una reacción que puede ocurrir cuando consumimos comida contaminada o en mal estado. Aunque esto puede suceder en cualquier momento del año, durante el verano resulta más común debido al clima cálido y las costumbres de comer al aire libre. Aquí repasamos qué hacer para no tener problemas.
Foto: ISTOCK
Las intoxicaciones alimentarias ocurren cuando se consumen alimentos o agua que contienen bacterias, parásitos, virus o toxinas producidas por ciertos microorganismos. Esta contaminación puede producirse en cualquier etapa del alimento: cultivo, cosecha, procesamiento, almacenamiento, traslado o preparación.
Una de las causas más comunes por las que se contaminan los alimentos es la "contaminación cruzada" o transferencia de los organismos nocivos de una superficie a otra. Esto resulta más peligroso cuando se trata de alimentos crudos o listos para consumir, debido a que no necesitan cocción y por lo tanto no se logra eliminar a los microorganismos invasivos.
Existen muchos agentes parasitarios, bacterianos o virales que pueden causar una intoxicación alimentaria. Por ejemplo, Campylobacter, Escherichia coli o Salmonela, son bacterias que se trasmiten por productos de fuentes animales, como carnes, leches o huevos. En el caso de los productos crudos o listos para consumir, nos podemos encontrar con Giardia lambila, Hepatitis A, Norovirus o Rotavirus.
Foto: ISTOCK
Los síntomas de una intoxicación alimentaria y el tiempo que tardan en aparecer pueden variar según el origen de la contaminación. Las señales más comunes son náuseas, vómitos, diarrea (líquida o con sangre), dolores y calambres abdominales y fiebre. Si este malestar se extiende por varios días debes conseguir atención médica cuanto antes. Sin embargo, existen medidas que puedes tomar para prevenir este problema.
Síntomas de intoxicación alimentaria

Cautela en el mercado

Los expertos señalan que solo debes comprar en locales donde los vendedores utilicen guantes desechables para manipular los alimentos. Asegúrate de que los cambien entre los productos crudos y cocidos o que estén listos para consumir, y también, de que se los quiten para tomar el dinero. Evita la carne, huevos o lácteos que no se encuentren en hieleras o refrigeradores.

Planificar las compras

Recoge los alimentos perecederos justo antes de llegar a la caja registradora, para reducir el riesgo de que se echen a perder. Asegúrate de que los productos fríos y congelados se empaquen en una misma bolsa, de esta manera todo se mantendrá fresco. También separa la carne cruda de otros alimentos para evitar su contaminación.

Transporte adecuado

Una vez que hayas realizado las compras, no guardes o transportes los alimentos frescos en el maletero del auto. Ponlos dentro de la cabina de tu vehículo, donde debería haber aire acondicionado o una mejor temperatura. Si del mercado no vas directo a tu casa, utiliza una hielera o bolsa térmica para guarda las carnes y alimentos perecederos.
Transporte adecuado
Foto: ISTOCK

Organizar las hieleras

Los especialistas recomiendan envolver bien la carne cruda antes de meterla en la hielera, de manera que sus jugos no contaminen el resto de los alimentos. También puedes guardarla por separado. En encuentros al aire libre no pongas los alimentos perecederos en la misma hielera que las bebidas, ya que la gente la abrirá con frecuencia afectando su temperatura.

Controlar los alimentos

La comida que prepares no debe quedar fuera del refrigerador o la hielera por más de 2 horas (una hora si la temperatura supera los 32 °C o 89.6 °F). Aunque en estos casos sea común pensar en carnes crudas o lácteos, todos los alimentos pueden contener bacterias peligrosas. Si te encuentras en una parrillada o picnic, donde la gente se sirve su propia comida, pon los platos sobre recipientes con hielo.
Controlar los alimentos
Foto: ISTOCK

¿Quiénes corren más riesgo?

Recuerda que en los adultos mayores, embarazadas, niños lactantes o pequeños y las personas con enfermedades crónicas, la intoxicación por alimentos puede causar un mayor impacto. Esto se debe a que sus respuestas metabólicas o inmunitarias se ven afectadas por su afección, por lo que sus cuerpos no pueden defenderse correctamente.
Cómo fortalecer tu sistema inmunitario

Precauciones

Recuerda, aunque las intoxicaciones alimentarias son trastornos comunes y puedes conocer medicamentos para aliviar sus síntomas, los expertos aconsejan evitar la automedicación. En su lugar, recomiendan mantener una correcta hidratación y contactar al médico si los signos de malestar perduran por más de 3 días.

Fuentes consultadas

Biblioteca Nacional de Medicina de EE. UU., Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, Clínica Mayo, Consume Reports.
Comparte tu opinión