Un implante cerebral permite que un hombre totalmente 'enclaustrado' se comunique

MARTES, 22 de marzo de 2022 (HealthDay News) -- No puede mover ni un solo músculo, ni siquiera abrir los ojos. Está del todo enclaustrado en su propio cuerpo, pero tiene total consciencia y conocimiento.

La enfermedad de Lou Gehrig, la esclerosis lateral amiotrófica (ELA), es una pesadilla en su forma avanzada, y deja a los pacientes sin ningún medio de comunicar sus necesidades y deseos.

Un implante cerebral permite que un hombre totalmente 'enclaustrado' se comunique

Pero un nuevo implante cerebral ha permitido a un paciente con ELA enclaustrado, de 34 años, recuperar su capacidad de comunicarse con su familia y sus médicos, afirman unos investigadores europeos.

Se insertaron dos implantes de microchips en el cerebro del paciente alemán, para permitirle formar palabras, e incluso oraciones completas, usando solo impulsos mentales.

"Muestra que se pueden escribir oraciones con el cerebro aunque se esté paralizado del todo, sin ningún movimiento ocular ni otros músculos para comunicarse", señaló el investigador principal, Niels Birbaumer, director del Instituto de Psicología Médica y Neurobiología Conductual de la Universidad de Tubinga, en Alemania.

Esta nueva interfaz entre cerebro y computadora permitirá que un paciente enclaustrado del todo diga "cualquier cosa que desee", añadió Birbaumer.

Al paciente le dieron en 2015 un diagnóstico de una forma de ELA de progresión rápida, apuntaron los autores en las notas de respaldo.

A finales de 2015, había perdido la capacidad de hablar y caminar. Al año siguiente, lo pusieron en un ventilador, porque no podía mover sus músculos para respirar.

Al principio, el hombre podía comunicarse usando un dispositivo que rastreaba los ojos, que usaba sus movimientos oculares para formar palabras y oraciones.

"En la comunidad de la ELA, en general pensamos que las personas que están enclaustradas no pueden mover el cuerpo, con la excepción de los ojos", dijo Neil Thakur, director de misión de la Asociación de la ELA (ALS Association). "Algunas personas con ELA usan muy bien los ojos para comunicarse a un nivel muy alto, con la ayuda de tecnología de asistencia, por ejemplo máquinas que interpretan a los movimientos oculares".

En agosto de 2017, el hombre alemán no podía hacer ni siquiera esto, porque perdió la capacidad de fijar la mirada.

La familia del hombre dio autorización para que recibiera dos implantes, cada uno de poco más de una décima de una pulgada, ubicados en la corteza motora, la parte del cerebro responsable del movimiento. Cada implante tiene 64 electrodos en forma de agujas que detectan las señales neurales.

El hombre aprendió a generar actividad cerebral al decirle a su cuerpo que se moviera, aunque ya no pueda hacerlo. Los implantes detectan la actividad cerebral y la ingresan en una computadora como una señal de "sí/no".

Un programa de deletreado lee las letras del alfabeto en voz alta, y el hombre elige las letras específicas usando sus ondas cerebrales.

El proceso es lento, de más o menos una letra por minuto, pero ha permitido que el paciente recupere cierto grado de comunicación con las personas que le rodean.

"Este estudio demuestra la promesa y la tragedia de la ELA", comentó Thakur, que no participó en la investigación. "Sabemos que las personas enclaustradas pueden mantener el funcionamiento mental, y continuar teniendo unas conexiones emocionales significativas con sus familias".

Lamentablemente, la tecnología implicada en esta interfaz entre cerebro y computadora todavía es muy costosa, y requiere mucho tiempo y dedicación, apuntó el coinvestigador, Jonas Zimmermann, neurocientífico sénior del Centro Wyss de Bio y Neuroingeniería de Ginebra, Suiza.

Por ejemplo, los cuidadores deben ser entrenados para configurar el sistema y validar las respuestas del paciente, de forma que la persona pueda comunicarse con efectividad usando el implante cerebral, aclaró.

"En el Centro Wyss, estamos desarrollando un dispositivo completamente implantable que reducirá el riesgo de infección, y que será más fácil de configurar y controlar", apuntó Zimmermann. "El sistema se encuentra ahora en la verificación preclínica. Planificamos unos ensayos clínicos en el futuro cercano".

El dispositivo inalámbrico, llamado ABILITY, podría permitir el habla al descodificar de forma directa desde el cerebro a medida que el paciente se imagina que habla, lo que conducirá a una comunicación más natural, añadió Zimmermann.

El nuevo estudio se publicó en la edición en línea del 22 de marzo de la revista Nature Communications.

Más información

La Asociación de la ELA ofrece más información sobre la esclerosos lateral amiotrófica.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Niels Birbaumer, PhD, director, Institute of Medical Psychology and Behavioral Neurobiology, University of Tubingen, Germany; Jonas Zimmermann, PhD, senior neuroscientist, Wyss Center for Bio and Neuroengineering, Geneva, Switzerland; Neil Thakur, PhD, chief mission officer, ALS Association, Arlington, Va.; Nature Communications, March 22, 2022, online

Comparte tu opinión