Por qué las personas mayores son las más afectadas por la COVID-19

Por qué las personas mayores son las más afectadas por la COVID-19
| Foto: HEALTHDAY

Las personas mayores que contraen la COVID-19 tienen unos niveles más bajos de unas importantes células inmunitarias, lo que podría explicar por qué es más probable que tengan unos síntomas graves o mueran que los pacientes más jóvenes, sugiere una investigación reciente.

En el estudio, los investigadores analizaron muestras de sangre de 30 personas con una COVID-19 leve, cuya edad abarcaba desde mediados de la veintena hasta casi 100 años. En comparación con las personas sanas, todos los pacientes con COVID-19 tenían unos números más bajos de células T, que se dirigen a las células infectadas con el virus, en la sangre.

Pero los pacientes con COVID-19 mayores de 80 años tenían menos células T que los más jóvenes, y las llamadas células T "asesinas" en los pacientes mayores producían unas cantidades más bajas de moléculas citotóxicas, que encuentran y matan a las células infectadas, encontraron los investigadores.

Esta diferencia relacionada con la edad en la respuesta inmunitaria podría explicar en parte por qué los pacientes mayores con COVID-19 sufren una enfermedad más grave, según los autores del estudio, que se publicó en la edición en línea del 21 de septiembre de la revista mBio.

"Las personas mayores tienen una enfermedad más grave en comparación con las más jóvenes, y encontramos que la parte citotóxica del control inmunitario no es igual de eficiente en su respuesta al virus en las personas mayores", señaló el líder del estudio, Gennadiy Zelinskyy, virólogo del Hospital Universitario de Essen, en Alemania.

Los niveles más bajos de células T de los pacientes con COVID-19 son una de las muchas sorpresas desagradables de la pandemia, anotó en un comunicado de prensa de la Universidad Americana de Microbiología (American Society for Microbiology).

Una vez entran al cuerpo, la mayoría de los virus provocan un aumento en las células T, lo que incluye a las células T asesinas que producen citotoxinas, que tienen un rol esencial en la destrucción de las células infectadas por el virus. Si el sistema inmunitario de una persona produce una cantidad más baja de esas células, tiene una mayor dificultad en combatir a la infección viral.

Los hallazgos sugieren que las células T citotóxicas tienen un rol clave en el control de las infecciones tempranas, pero Zelinskyy añadió que es demasiado pronto para saber si esas células se pueden utilizar para crear una inmunoterapia contra el nuevo coronavirus.

Se necesitan más estudios para comprender los riesgos y los beneficios potenciales de interferir en las células T como forma de controlar al nuevo coronavirus y otros virus, concluyó.

Comparte tu opinión