Todos los adultos estadounidenses ya son elegibles para una vacuna contra la COVID-19

MARTES, 20 de abril de 2021 (HealthDay News) -- Desde el lunes, todos los estadounidenses de a partir de 16 años de edad en los 50 estados pueden recibir las vacunas contra la COVID-19, lo que cumple la promesa del Presidente Joe Biden de administrar vacunas a todos los adultos a partir del 19 de abril.

"Si tiene a partir de 16 años, llegó su turno de vacunarse, sin importar dónde viva", aseguró el lunes durante una reunión informativa Andy Slavitt, asesor senior de la respuesta a la COVID-19 de la Casa Blanca, según CBS News.

Todos los adultos estadounidenses ya son elegibles para una vacuna contra la COVID-19

Aunque Biden fijó la fecha límite del 19 de abril a principios de mes, la mayoría de los estados ya habían ampliado el acceso a todas las personas de a partir de 16 años antes de esa fecha. Y el país se acerca a cumplir con la meta de Biden de 200 millones de vacunas administradas cuando cumpla 100 días en el cargo.

La mitad de los estadounidenses de a partir de 18 años ya han recibido al menos una dosis de una vacuna contra la COVID-19, anunciaron el domingo los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU.

La agencia declaró que casi 130 millones de personas (un 50.4 por ciento de la población adulta de EE. UU.) han recibido al menos una dosis de una vacuna, mientras que casi 84 millones de adultos, es decir alrededor de un tercio (un 32.5 por ciento), se han vacunado del todo.

Para muchos, la protección que la vacunación conlleva ha implicado una relajación de las normas y medidas de precaución que los han separado de sus seres queridos durante más de un año.

"Es algo emotivo. No he podido ver a mi abuela durante casi un año y medio", comentó a Associated Press Amanda Grimsley, una residente de Alabama de 35 años. "Y ese es el periodo más largo de mi vida que he pasado sin verla. Y, ahora, la veremos a mediados de mayo".

¿Dónde puede encontrar información para acceder a su vacuna? Los estados están preparando sus propios sitios web para buscar vacunas, y las grandes cadenas, como Walmart, Walgreens y CVS, están ayudando a administrarlos. Los CDC también tienen un sitio web para localizar vacunas, en VaccineFinder.org.

En Estados Unidos, los esfuerzos por vacunar están comenzando ahora a cambiar de administrar las vacunas a las personas que estaban ansiosas por la inmunidad, a intentar convencer a las muchas que todavía sienten renuencia.

La política y la geografía siguen siendo factores clave en la aceptación de la vacuna. Según una encuesta que realizaron Associated Press y el Centro de Asuntos Públicos NORC a finales de marzo, un 36 por ciento de los republicanos han afirmado que es probable o definitivo que no se vacunarán, frente a un 12 por ciento de los demócratas.

Y aunque menos de una cuarta parte de las personas que viven en ciudades dicen que sienten renuencia a vacunarse, esa cifra aumenta a casi un tercio de los estadounidenses que viven en las áreas rurales, encontró la encuesta.

De cualquier forma, la aceptación general de las vacunas está en aumento. Según la encuesta de AP-NORC realizada en enero, un 67 por ciento de los estadounidenses dijeron que estarían dispuestos a ponerse las vacunas contra la COVID-19, pero esa cifra aumentó a un 75 por ciento en la encuesta de AP-NORC más reciente.

También parece que el rol de la raza se ha reducido: En enero, la encuesta de AP-NOR encontró que un 41 por ciento de los afroamericanos, un 34 por ciento de los estadounidenses hispanos y un 31 por ciento de los estadounidenses blancos dijeron que era probable o definitivo que no se vacunaran. Pero la encuesta más reciente encontró que esas cifras se habían reducido a un 24, un 22 y un 26 por ciento, respectivamente.

La vacuna de Johnson & Johnson está en el limbo, tras informes de coágulos

Mientras tanto, el destino de la vacuna contra el coronavirus de Johnson & Johnson estaba en juego después de que un comité asesor del gobierno dijera que necesitaba más tiempo y evidencias para determinar si unos coágulos sanguíneos, inusuales pero graves, que se han observado en unas pocas personas fueron provocados por la vacuna.

Hasta ahora, solo se han reportado oficialmente seis casos de coagulación, entre más de 7 millones administrados de las vacunas de una sola dosis. Pero el martes, las autoridades de salud de EE. UU. recomendaron una pausa en las vacunaciones de J&J.

El miércoles, los asesores de los CDC celebraron una reunión de emergencia para revisar las evidencias, y decidieron que no tenían suficiente información ni tiempo para recomendar cómo proceder, reportó AP. Se programó una segunda reunión de emergencia para la próxima semana.

En declaraciones realizadas el domingo en Face the Nation, de CBS, el Dr. Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de EE. UU., dijo que prevé que el panel de expertos de los CDC haya emitido una decisión sobre si continuar o no el uso de la vacuna de J&J el viernes.

Pero algunos especialistas en vacunas que observaron las deliberaciones dijeron que no se debería hacer que el público espere más por la orientación.

Los asesores de los CDC dijeron que deben proceder con precaución.

"Sigo creyendo que estamos en una carrera contra el tiempo y las variantes, pero debemos [avanzar] de la forma más segura posible", comentó una asesora de los CDC, la Dra. Grace Lee, de la Universidad de Stanford, que estuvo entre los que buscaron posponer un voto sobre la vacuna, según AP.

Las autoridades han estudiado los coágulos durante apenas unos días, y tienen poca información para juzgar a la vacuna, comentó otra asesora de los CDC, la Dra. Beth Bell, de la Universidad de Washington, informó AP.

"No queremos enviar el mensaje de [que] esta vacuna tiene algún fallo fundamental", dijo Bell. "Es un evento muy raro. En esta vida, no hay nada libre de riesgo. Pero quiero poder entender los datos y defender la decisión que tome basada en una cantidad razonable de datos".

Una de las cosas más preocupantes sobre los coágulos es que son atípicos, y requieren un tratamiento distinto. Ocurren en lugares inusuales, por ejemplo las venas que sacan la sangre del cerebro, y en personas con unos niveles anómalamente bajos de plaquetas que forman coágulos, señaló AP. Los seis casos hicieron sonar las alarmas, porque ese número es al menos tres veces más alto de lo que los expertos habrían previsto ver de coágulos más típicos, comentó el Dr. Tom Shimabukuro, de los CDC.

"Lo que vemos es una situación de coágulos que se forman en vasos sanguíneos grandes donde hay un número bajo de plaquetas", explicó Shimabukuro a AP. "No es usual que esto suceda", pero es bizarramente parecido a los informes de coagulación en Europa con la vacuna de AstraZeneca.

Todos los casos de coagulación de J&J en Estados Unidos ocurrieron entre mujeres menores de 50 años. En Europa, la mayoría, pero no todos, los casos después de la vacunación con AstraZeneca han ocurrido en mujeres menores de 60 años, lo que ha llevado a distintos países a utilizar esta vacuna de formas limitadas.

Además, un hombre de 25 años experimentó un coágulo similar durante las pruebas de la vacuna de J&J en EE. UU., algo que el gobierno escudriñó en su momento pero que no pudo vincular con la vacuna. Y el miércoles, la compañía también llamó la atención de los CDC a una mujer cuyo coágulo no ocurrió en el cerebro, según AP. Hasta ahora, los coágulos han ocurrido entre una y tres semanas después de que las personas recibieran la vacuna de J&J, y las autoridades advirtieron que podrían surgir más reportes, indicó AP.

Es posible que se necesiten dosis de refuerzo

Es probable que los estadounidenses vacunados necesiten dosis de refuerzo para protegerse contra las variantes emergentes del coronavirus en el futuro, anunciaron el jueves un asesor de la Casa Blanca y el director ejecutivo de Pfizer.

Estados Unidos ya está planificando unas dosis de refuerzo en el futuro, dijo el Dr. David Kessler, director de ciencias de la respuesta a la pandemia, durante una audiencia del subcomité de la Cámara sobre los esfuerzos de vacunación en el país.

Y en unas declaraciones que se publicaron el jueves, Albert Bourla, director ejecutivo de Pfizer, dijo que la situación más probable incluía la necesidad de una tercera dosis de la vacuna de seis a 12 meses tras la inoculación inicial, después de lo cual "habrá una revacunación anual".

"Hay vacunas, como la de la polio, en que una dosis es suficiente, y hay vacunas, como la de la gripe, que se necesitan cada año", señaló Bourla en una conversación auspiciada por CVS Health, según CNBC News. "El virus de la COVID se parece más al virus de la influenza que al virus de la polio".

En febrero, Pfizer dijo que estaba evaluando una tercera dosis de su vacunas contra la COVID-19 para comprender la respuesta inmunitaria contra las nuevas variantes del virus. Y Moderna afirmó esta semana que estaba trabajando en un refuerzo de su vacuna, mientras que Johnson & Johnson ha dicho que es probable que su vacuna de una sola dosis se tenga que administrar cada año, reportó The New York Times.

Kessler, que dirige el esfuerzo de vacunación de la administración de Biden, le dijo al subcomité de la Cámara que el gobierno estaba pensando en el futuro, señaló el Times. Aunque enfatizó la "fuerte eficacia" de las vacunas actuales, incluso contra las nuevas variantes, apuntó que el gobierno estaba "tomando medidas para desarrollar [la] próxima generación de vacunas que se dirijan contra estas variantes, si de hecho pueden ser más efectivas".

El martes, el conteo de casos de coronavirus de EE. UU. superó los 31.7 millones, mientras que el número de muertes superó a las 567,000, según los cálculos del Times. En todo el mundo, el martes se habían reportado más de 142 millones de casos, con más de 3 millones de muertes por la COVID-19, según datos de la Universidad de Johns Hopkins.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. ofrecen más información sobre el nuevo coronavirus.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: CBS News, The New York Times; Associated Press

Comparte tu opinión