Su personalidad podría proteger a su cerebro que envejece

MARTES, 12 de abril de 2022 (HealthDay News) -- Ciertos rasgos de la personalidad podrían hacer que los adultos mayores tengan una menor o una mayor vulnerabilidad a unas habilidades de memoria y pensamiento menguantes, sugiere un estudio reciente.

El estudio, de casi 2,000 adultos mayores, encontró que los que tenían una puntuación alta en la escala de "escrupulosidad" (organizados, con autodisciplina y productivos) eran menos propensos a desarrollar un deterioro cognitivo leve. Esto se refiere a unos problemas más sutiles de memoria y otras habilidades mentales, que a veces preceden a la demencia.

Su personalidad podría proteger a su cerebro que envejece

En el otro extremo del espectro se encontraban las personas mayores con un neuroticismo alto, es decir, una tendencia a ser ansiosos, malhumorados y vulnerables al estrés. Tenían un mayor riesgo de desarrollar un deterioro cognitivo leve, en comparación con las personas con una puntuación baja en la escala de neuroticismo.

Los hallazgos, que se publicaron en la edición del 11 de abril de la revista Journal of Personality and Social Psychology, amplían las evidencias que vinculan a la personalidad con la salud cognitiva a medida que envejecemos.

La personalidad es importante, aseguraron los expertos, porque influye en las elecciones relacionadas con la salud, desde el ejercicio hasta fumar, además de en unas actitudes más amplias, por ejemplo si una persona cree que puede hacer cambios positivos.

"Los rasgos de la personalidad reflejan los patrones de pensamiento, sentimiento y conducta persistentes de un individuo", aseguró Tomiko Yoneda, una investigadora postdoctoral de la Universidad del Noroeste, en Chicago, que dirigió el estudio.

Por ejemplo, las personas con una escrupulosidad alta tienden a comer bien, hacer ejercicio e implicarse en otras conductas saludables, al mismo tiempo que evitan los riesgos, como fumar.

Estas tendencias podrían explicar su riesgo más bajo de desarrollar un deterioro cognitivo leve, según Yoneda, que cuando se realizó el estudio estaba en la Universidad de Victoria, en Canadá.

Al contrario, apuntó, las personas con una escala alta de neuroticismo con frecuencia tienen unos "estilos de afrontamiento malsanos" para manejar la ansiedad, la depresión y la inestabilidad emocional.

Angelina Sutin es una profesora del Colegio de Medicina de la Universidad Estatal de Florida, que estudia a los rasgos de la personalidad y la salud.

Sutin se mostró de acuerdo en que es probable que estas conductas de estilo de vida, a lo largo de toda la vida, sean un motivo importante de que los rasgos de personalidad se asocien con las habilidades de memoria y pensamiento de los adultos mayores.

Pero esto también va más allá de cosas como la dieta, el ejercicio y fumar, aseguró Sutin. La personalidad influye en las probabilidades de que una persona explore nuevas experiencias, por ejemplo, o de que sea socialmente activa. Se piensa que tanto la estimulación mental como la social respaldan a un envejecimiento sano del cerebro.

También hay evidencias que vinculan los rasgos de la personalidad con las probabilidades de tener una inflamación crónica de bajo nivel en el cuerpo, un estado que puede contribuir a una variedad de enfermedades.

Pero para que las personas ansiosas no se sientan ansiosas sobre el desarrollo de un deterioro cognitivo, Sutin enfatizó que la personalidad no es un "destino".

El deterioro cognitivo y la demencia son complejos, y muchos factores inciden. Y aunque la personalidad tiende a tener una estabilidad relativa a lo largo de la vida, tampoco es inamovible.

Tanto Sutin como Yoneda apuntaron a investigaciones que muestran que se puede guiar a la personalidad hacia una dirección positiva, cuando las personas realizan un esfuerzo concertado por notar y alterar ciertos pensamientos y conductas habituales.

Por ejemplo, las personas con un neuroticismo alto pueden mejorar su estabilidad emocional, mientras que los introvertidos dedicados pueden salir del cascarón e implicarse un poco más en lo social.

"No cambiará quién es de forma radical", aclaró Sutin. Más bien, añadió, se trata de lograr unos cambios alcanzables. Las personas con una puntuación alta en la escala de neuroticismo podrían, por ejemplo, decidir ser un poco más organizadas en sus rutinas diarias.

Los hallazgos actuales se basan en 1,954 adultos mayores que participaron en un estudio a largo plazo sobre la memoria y el envejecimiento, que comenzó en la década de los 1990. Los participantes respondieron a preguntas estándar que medían los rasgos de la personalidad, y entonces recibieron evaluaciones anuales de sus habilidades cognitivas, durante hasta 23 años.

En general, encontró el equipo de Yoneda, las probabilidades de desarrollar un deterioro leve se redujeron en un 22 por ciento por cada reducción de 6 puntos en la escala de la escrupulosidad (que va de 0 a 48). Al contrario, ese riesgo aumentó en un 12 por ciento por cada aumento de 7 puntos en la escala de neuroticismo (que también va de 0 a 48).

En un hallazgo relacionado, los adultos mayores muy escrupulosos también vivían más tiempo con una buena salud cognitiva. Por ejemplo, una persona de 80 años podía prever que viviría dos años adicionales sin deterioro, en comparación con un igual que tuviera una puntuación baja en la escala de la escrupulosidad.

Pero, una vez más, Sutin enfatizó que las personas no tienen que ser gobernadas por sus personalidades.

Más bien, dijo, comprender su propia personalidad, y cómo motiva a su pensamiento y su conducta, resulta útil. Quizá pueda "dar un paso atrás" cuando surja una situación estresante, y elegir una mejor estrategia de afrontamiento.

Más información

La Asociación del Alzheimer (Alzheimer's Association) ofrece consejos para respaldar la salud del cerebro.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com


FUENTES: Tomiko Yoneda, PhD, postdoctoral researcher, medical social sciences, Northwestern University Feinberg School of Medicine, Chicago; Angelina Sutin, PhD, professor, behavioral sciences and social medicine, Florida State University College of Medicine, Tallahassee, Fla.; Journal of Personality and Social Psychology, April 11, 2022, online

Comparte tu opinión