Se puede tomar aspirina tras una factura para ayudar a evitar los coágulos sanguíneos

JUEVES, 19 de enero de 2023 (HealthDay News) -- Cuando las personas se someten a una cirugía por una fractura de brazo o de pierna, con frecuencia les inyectan anticoagulantes recetados para reducir su riesgo de desarrollar unos coágulos sanguíneos potencialmente letales en los pulmones y las piernas.

Pero un nuevo estudio de gran tamaño sugiere que quizá haya llegado el momento de replantear esta práctica. Encontró que la aspirina podría ser igual de efectiva que las inyecciones de heparina de bajo peso molecular para evitar los coágulos sanguíneos y las complicaciones relacionadas.

Se puede tomar aspirina tras una factura para ayudar a evitar los coágulos sanguíneos

"Los pacientes de toda América del Norte que se someten a una cirugía para las fracturas tienen un riesgo de coágulos sanguíneos en las piernas y en los pulmones, y el tratamiento estándar es la inyección de heparina de bajo peso molecular en el hospital y en las semanas posteriores al alta", comentó el autor del estudio, el Dr. Robert O’Toole, jefe de ortopedia del Centro de Shock y Traumatismos R Adams Cowley del Centro Médico de la Universidad de Maryland, en Baltimore.

"Es una inyección que se administra dos veces al día, y los pacientes las odian", apuntó. Estas inyecciones de heparina también cuestan mucho más que la aspirina.

El estudio incluyó a más de 12,000 pacientes con fracturas de brazos o piernas que requirieron una cirugía, o con fracturas pélvicas independientemente del tratamiento. Fueron tratados en 21 centros de traumatismo.

De ellos, la mitad recibieron inyecciones de heparina de bajo peso molecular dos veces al día, y la mitad recibieron una aspirina de dosis baja dos veces al día. Se dio un seguimiento de 90 días a todos los participantes, para ver cómo les iba.

Los resultados fueron similares en ambos grupos. No hubo ninguna diferencia en términos de las muertes, los coágulos sanguíneos en los pulmones, las complicaciones hemorrágicas, las infecciones, o los problemas de curación de las heridas, mostró el estudio.

Las personas en el grupo de la aspirina fueron más propensas a desarrollar coágulos sanguíneos debajo de la rodilla. O'Toole anotó que estos no se consideran igual de graves que otros tipos de coágulos sanguíneos.

"Muchos pacientes sin los medios financieros o seguro reciben aspirina debido al costo de la heparina de bajo peso molecular", señaló. "Este estudio es tranquilizador para estos pacientes".

Ahora, una investigación en curso busca determinar si estos hallazgos también aplican a las personas que tienen un riesgo más alto de coágulos sanguíneos tras la cirugía, apuntó O'Toole.

Los hallazgos se publicaron en la edición del 19 de enero de la revista New England Journal of Medicine.

Matthew Costa, profesor de traumatismo ortopédicos de la Universidad de Oxford, en Inglaterra, es autor de un editorial que se publicó con el nuevo estudio.

"Los hallazgos de esta investigación son una buena noticia para los pacientes y una buena noticia para la financiación de la atención de la salud", señaló.

"Los hallazgos de este nuevo ensayo influirán, y deberían influir, en las directrices sobre [la prevención de los coágulos sanguíneos] de todos los sistemas de atención de la salud del mundo", indicó Costa. "En específico, a los pacientes con fracturas óseas que son considerados de alto riesgo se les podría ahora ofrecer una pastilla [de aspirina] en lugar de tener que recibir inyecciones [de heparina]".

El Dr. Michael Ast ha estado recomendando la aspirina a algunos pacientes después de una fractura durante cierto tiempo. Ast es cirujano ortopédico del Hospital de Cirugías Especiales en la ciudad de Nueva York.

"Se trata de un método pasado por alto para reducir los coágulos sanguíneos", apuntó Ast, que revisó el nuevo estudio.

El estándar de la atención tras una cirugía electiva de reemplazo de una articulación para las personas que no tienen un riesgo alto de un coágulo sanguíneo es la aspirina, y pronto sucederá lo mismo con la reparación de las fracturas, aseguró.

Ahora, las personas que se someten a una cirugía para reparar fracturas con frecuencia reciben botas de compresión y anticoagulantes inyectables para reducir el riesgo de coágulos sanguíneos, dijo Ast.

Estas personas podrían estar en riesgo de desarrollar unos coágulos sanguíneos porque están confinadas a la cama durante la recuperación.

"También hay una reacción química real que la fractura y el traumatismo en el hueso desencadenan, que también puede aumentar este riesgo", añadió Ast.

La elección del medicamento para reducir los coágulos sanguíneos tras una cirugía debería formar parte de la conversación con el cirujano. Algunas personas que tienen un riesgo alto de coágulos quizá no sean candidatos adecuados para la aspirina, y quizá necesiten las inyecciones, aclaró Ast.

Los riesgos de coágulos sanguíneos postquirúrgicos incluyen un historial personal de coágulos, un trastorno de coagulación subyacente, o un tratamiento de cáncer actual, apuntó.

Ast añadió que no todo el mundo puede tomar aspirina. Esto incluye a los pacientes con antecedentes de sangrado o úlceras gastrointestinales.

Más información

La Academia Americana de Cirujanos Ortopédicos (American Academy of Orthopaedic Surgeons) ofrece más información sobre la prevención de los coágulos sanguíneos tras una cirugía.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Robert O’Toole, MD, professor, orthopaedic trauma, University of Maryland School of Medicine, chief, orthopaedics, R Adams Cowley Shock Trauma Center, University of Maryland Medical Center, Baltimore; Matthew Costa, PhD, professor, orthopaedic trauma, University of Oxford, U.K.; Michael Ast, MD, orthopedic surgeon, Hospital for Special Surgery, New York City; New England Journal of Medicine, Jan, 19, 2023

Comparte tu opinión