Los menús que incluyen el ‘impacto en el cambio climático’ influyen en los clientes

JUEVES, 29 de diciembre de 2022 (HealthDay News) -- Añadir etiquetas sobre el cambio climático a los menús de comida rápida puede tener un gran efecto en si los consumidores optan por ser "ecológicos" o no cuando comen fuera, sugiere una nueva investigación.

El hallazgo se basa en una encuesta en línea que pidió a los consumidores que ordenaran comidas virtuales, tras ver al azar menús que tenían algún tipo de etiquetado sobre el cambio climático o que no lo tenían.

Los menús que incluyen el ‘impacto en el cambio climático’ influyen en los clientes

El resultado fue que, en comparación con los que eligieron de un menú normal sin etiqueta, un 23.5 por ciento más de los que eligieron de un menú que marcaba las opciones menos ecológicas acabaron eligiendo una comida "sostenible". (Esta es otra forma de decir que, por ejemplo, evitaron la carne roja, un alimento cuya producción tiene un importante impacto en el clima).

De forma similar, alrededor de un 10 por ciento más eligieron opciones sostenibles cuando revisaron menús que indicaban las comidas más ecológicas disponibles.

"Las etiquetas sobre la sostenibilidad o el cambio climático en los menús son relativamente nuevas, y todavía no se han implementado en los restaurantes de comida rápida", señaló la autora principal, Julia Wolfson, profesora asociada de nutrición humana en la Facultad de Salud Pública Bloomberg de la Universidad Johns Hopkins, en Baltimore. "Pero otros tipos de etiquetas, por ejemplo las etiquetas con las calorías, ya hace cierto tiempo que aparecen en los restaurantes".

Otros estudios han mostrado que este tipo de etiquetas sí afectan a las decisiones sobre las comidas que se eligen.

Teniendo esto en cuenta, su equipo deseaba ver si las etiquetas sobre el clima podrían ser igual de efectivas. Y, si era así, "si unas etiquetas positivas o negativas eran más efectivas para orientar a la conducta del consumidor hacia unas opciones más sostenibles", aclaró Wolfson.

Más de 5,000 adultos de a partir de 18 años participaron en la encuesta en línea en marzo y abril de este año. Alrededor de dos tercios eran blancos, un 12 por ciento eran negros y un 17 por ciento eran hispanos.

Les pidieron que se imaginaran que estaban en un restaurante y que iban a pedir la cena, tras revisar un menú de comida rápida con 14 opciones.

Entre los artículos del menú se incluyeron hamburguesas de carne de res, hamburguesas de sustituto de res, sándwiches de pollo y pescado, pollo empanado y varias ensaladas.

Cada participante se asignó al azar para ver solo uno de tres menús, en que cada opción de comida se identificó con claridad mediante una fotografía en la que se podía dar un clic para hacer el pedido.

Un menú presentaba unos códigos QR estándar (neutrales respecto al clima) debajo de la fotografía de cada comida. El segundo presentaba unas etiquetas rojas que ponían "alto impacto climático" debajo de las comidas que incluían carne de res. Un tercer menú presentaba unas etiquetas rojas que ponían "bajo impacto climático" debajo de las comidas que no incluían carne de res.

"Encontramos que las etiquetas de impacto climático tanto alto como bajo fueron efectivas para fomentar unas elecciones de comidas más sostenibles, en comparación con el control", aseguró Wolfson. "Pero la etiqueta más efectiva fue la que indicaba el alto impacto climático de las comidas con carne de res".

Los investigadores también hallaron que, cuando las personas elegían opciones más sostenibles, también las percibían como más saludables. Esto sugiere que las etiquetas de comida rápida respetuosas con el clima podrían ser una victoria no solo para el ambiente, sino también para las cinturas.

Pero ninguno de estos alentadores hallazgos se derivaron de elecciones de pedidos en restaurantes reales.

"Se necesita más investigación para comprender los diseños de etiquetas más efectivos y factibles, y cómo estos tipos de etiquetas afectarían a las elecciones de comida en ambientes del mundo real, por ejemplo los restaurantes de comida rápida, otros tipos de restaurantes, los supermercados y las cafeterías", planteó Wolfson.

Dos expertas independientes se mostraron escépticas ante los hallazgos de la encuesta.

Connie Diekman, una asesora de alimentos y nutrición de St. Louis y expresidenta de la Academia de Nutrición y Dietética (Academy of Nutrition and Dietetics), dijo que está por verse qué tan efectivas podrían ser unas etiquetas de este tipo en la práctica real.

"Este estudio fue una encuesta en línea, así que las personas no estaban en el restaurante eligiendo comida", apuntó Diekman. "La pregunta sobre el impacto es si las personas lo harán cuando estén en el restaurante".

En su experiencia como dietista, las personas que comen fuera con frecuencia se enfocan en la ocasión y no en el impacto nutricional de la comida que eligen.

"Me preguntaría si con esto ocurriría lo mismo", apuntó Diekman, y añadió que la conducta humana no siempre concuerda con los estudios de investigación.

Lona Sandon es directora de programa del Departamento de Nutrición Clínica del Centro Médico de la Universidad del Suroeste de Texas, en Dallas. Se preguntó quién decidiría qué alimentos recibirían o no la etiqueta de "ecológicos".

"Predigo que habrá un alto grado de desacuerdo científico al respecto", anotó.

De cualquier forma, Sandon dudó que etiquetas de este tipo influirían de manera significativa en las personas para que elijan alimentos más ecológicos fuera de un ambiente de restaurante, lo que limitaría el impacto ambiental general de cualquier esfuerzo de etiquetado en los restaurantes.

"Suena como una buena idea, en teoría", comentó. "En la realidad, pienso que será más bien un embrollo. Los restaurantes tendrán dificultades para seguir las regulaciones, y los reguladores tendrán dificultades para encontrar una forma de definir un alimento respetuoso con el clima".

Sandon planteó que una estrategia más efectiva sería sopesar el sistema de comida como un todo cuando se trata de la sostenibilidad y del respeto del ambiente, y no solo enfocarse en un artículo individual en un menú.

Los hallazgos se publicaron en la edición del 27 de diciembre de la revista JAMA Network Open.

Más información

Aprenda más sobre las etiquetas de los alimentos en Food Print.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTE: Julia Wolfson, PhD, MPP, associate professor, human nutrition, Johns Hopkins Bloomberg School of Public Health, Baltimore; Connie Diekman, RD, MEd, food and nutrition consultant, St. Louis, former president, Academy of Nutrition and Dietetics; Lona Sandon, PhD, MEd, RDN, LD, program director, and assistant professor, clinical nutrition, University of Texas Southwestern Medical Center at Dallas; JAMA Network Open, Dec. 27, 2022

Comparte tu opinión