Cuáles son los beneficios de nadar

La natación es una actividad que pueden realizar personas de todas las edades, y una excelente opción para cuidar al organismo.

Esto se debe a que involucra a la mayoría de los músculos del cuerpo, por lo que pueden obtenerse distintos beneficios si se la practica con regularidad. Aquí te contamos cuáles y qué precauciones tener en cuenta.

Cuáles son los beneficios de nadar
La natación permite que trabaje todo el cuerpo. | Foto: GETTY IMAGES

Protege el organismo

La natación es un deporte aeróbico, y como tal, suele ser de los más aconsejados por los expertos para fortalecer el corazón y los pulmones.

Esto se debe a que al nadar se incrementa el ritmo cardíaco, por lo que cada latido se vuelve más potente y bombea mayor cantidad de sangre.

Las personas que nadan frecuentemente también presentan:

  • Menores niveles de presión arterial. 
  • Menor hinchazón y dolor en las extremidades, especialmente las inferiores, gracias a una buena circulación. 
  • Menor riesgo de sufrir problemas cognitivos, debido a la buena irrigación sanguínea hacia el cerebro. 
  • Mayor expectativa de vida. Existe evidencia que señala que los nadadores tienen una tasa de mortalidad 50% más baja que las personas sedentarias e incluso corredores ocasionales.

Fortalece el cuerpo

Existen distintos movimientos o estilos de natación a los que se puede recurrir para enfocarse en diferentes grupos de músculos:

  • Braza: también conocido como pecho.
  • Espalda: también conocido como dorso.
  • Libre: también conocido como crol.
  • Mariposa.

En cada uno de ellos, el agua proporciona una suave resistencia, permitiendo que trabaje todo el cuerpo. Esto ayuda a tonificar los músculos, y aumentar la fuerza y resistencia.

Buena para las articulaciones

Los especialistas señalan que el ejercicio acuático provee un ambiente seguro, ideal para realizar ejercicios sin tensionar las articulaciones, por lo que es aconsejable para superar el dolor o las limitaciones que producen ciertas afecciones, como la artritis, lesiones o discapacidades.

Por ejemplo, existe evidencia que muestra que, tras realizar natación, personas con osteoartritis informaron reducciones significativas en el dolor y la rigidez de las articulaciones, a la vez que experimentaron menos limitaciones físicas.

También existen trabajos que analizaron las bondades de la natación en personas con esclerosis múltiple.

Los expertos aseguraron que este tipo de actividad ayuda a los pacientes a realizar distintos ejercicios, ya que las extremidades flotan, a la vez que experimentan disminución de fatiga, dolor e incluso depresión.

Control de peso

Las calorías son unidades que sirve para medir la cantidad de engería que los alimentos y bebidas proveen al cuerpo.

Contrario a la creencia popular, no son malas ya que el cuerpo las necesita para realizar funciones vitales. El problema ocurre cuando no se consumen mediante la actividad física, aumentando el riesgo de sobrepeso u obesidad.

La natación es una excelente forma de quemar calorías. Se estima que una persona de 160 libras o 72 kg puede quemar aproximadamente 420 calorías por hora nadando a ritmo moderado, y aproximadamente 715 si lo hace a un ritmo más intenso.

Esa misma persona, caminando solo quemaría 310 calorías por hora, o entre 226 y 335 haciendo yoga.

Como todo ejercicio aeróbico, la natación también favorece la reducción de grasa subcutánea (se encuentra entre los músculos), dado que se la utiliza como energía para realizar la actividad física.

Ayuda a dormir

Existe evidencia que señala que realizar ejercicio aeróbico de forma regular ayuda a las personas con insomnio, mejorando la calidad del sueño y aumentando las horas de descanso.

Entre los ejercicios aeróbicos se encuentra la natación, así como caminar, correr, montar en bicicleta, realizar deportes en equipo, e incluso bailar.

Según los expertos, la natación es accesible para muchas personas que enfrentan problemas de sueño, pero que se ven imposibilitadas de realizar otro tipo de actividades físicas por las consecuencias de la tensión e impacto que demandan.

Otros beneficios

Aunque aún la evidencia científica disponible se considera insuficiente, se ha vinculado la natación con otros beneficios para la salud:

  • Diminución del estrés, ansiedad y depresión.
  • Control de la hiperactividad en los niños. 
  • Mayor concentración.
  • Mayor resistencia sexual.
  • Mejor estado de ánimo.
  • Mejor función pulmonar y reducción de los síntomas del asma.
  • Menor riesgo de diabetes.

Precauciones

La natación se considera una actividad segura para la mayoría de las personas. Sin embargo, existen riesgos asociados, al igual que con otros entrenamientos.

Para evitar cualquier tipo de problema, se recomienda consultar a un profesional de la salud antes de comenzar a realizarla, especialmente si se tienen lesiones o afecciones médicas subyacentes, por ejemplo, problemas de la piel como psoriasis, ya que el agua clorada de la piscina puede causar irritación.

Recuerda siempre nadar en áreas designadas, de ser posible supervisadas por socorristas, e hidratarte correctamente, ya que, aunque puedas sentirte fresco por estar en el agua, existe el riesgo de deshidratación.

Fuentes consultadas: Arthritis Foundation, Asociación Estadounidense del Corazón, Biblioteca Nacional de Medicina de EE. UU., Clínica Mayo, Fundación para el Estudio y Prevención de enfermedades de las Venas.

Comparte tu opinión