SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Info

Holadoctor usa cookies para analizar el tráfico de este sitio. La información sobre el uso que le da a nuestro sitio es compartida con Holadoctor y algunos terceros para ese propósito. Al aceptar, está usted de acuerdo con nuestra política de cookies. Vea los detalles aquí.

ACEPTAR
Cerrar

¿Problemas en la piel? El ginkgo podría ser la solución



Buenas noticias para quienes sufren de acné, psoriasis o dermatitis, recientemente un estudio encontró que las semillas del ginkgo biloba, una de las hierbas más vendidas en EE. UU., podrían eliminar a las bacterias que producen esas enfermedades.

No es la primera vez que el ginkgo biloba se ve envuelto de reconocimiento por sus propiedades beneficiosas. Este árbol originario de Asia Central se caracteriza por ser una opción para tratar una gran y variada cantidad de afecciones, como demencia, varios tipos de cáncer, inflamación, adicciones, sordera y hemorroides.

Por esta enorme popularidad se volvió en las últimas décadas objeto de investigación para muchos profesionales. Tal es el caso de la nueva investigación de la Universidad de Emory, en Atlanta, EE. UU., que encontró que el extracto de semilla de ginkgo ayudaría a la piel gracias a sus propiedades antibacterianas.

Según los resultados publicados en Frontiers in Microbiology, las bacterias afectadas serían:

  • Cutibacterium acnes: responsable del desarrollo del acné o protuberancias causadas por la acumulación de grasa y células muertas.
  • Staphylococcus aureus: responsable del desarrolló de la psoriasis, enfermedad en que las células muertas se acumulan generando “escamas” que producen una fuerte comezón.
  • Streptococcus pyogenes: responsable del desarrollo de la dermatitis o eccema, que produce una sequedad, comezón e inflamación de la piel.

Un alivio para la piel

La autora de la investigación, Xinyi Huang, y su equipo, trabajaron con las sustancias que se producen en las semillas del ginkgo en su forma química pura.

Debido a que esta planta es dioica, esto quiere decir que tiene dos sexos, los especialistas recolectaron muestras masculinas y femeninas. Luego, las clasificaron según sus ramas, hojas y madurez o inmadurez de las semillas.

Mediante pruebas de laboratorio aplicaron las sustancias sobre 12 cepas diferentes de bacterias y encontraron que las capas de semillas de ginkgo y las semillas inmaduras procesadas inhibieron el crecimiento de tres tipos: C. acnes, S. aureus y S. pyogenes.

A partir de un análisis estadístico, Huang y sus colegas observaron una correlación positiva entre las propiedades antimicrobianas de las semillas de ginkgo y su riqueza en una sustancia llamada ácido ginkgólico C15: 1.

Sobre el uso medicinal de las semillas, la autora afirmó "Me sorprendió porque nunca había pensado en hacer nada con las semillas de ginkgo, excepto comerlas".

Sin embargo, esta referencia al consumo de la planta sirvió para que los autores adviertan que el ácido ginkgólico concentrado C15: 1 es en sí mismo tóxico para la piel.

"Nuestro hallazgo aún se encuentra en una fase básica de mesa de trabajo. Estos extractos aún no se han probado en estudios con animales o humanos", señaló Huang.

El coautor de la investigación, François Chassagne, agregó "Una posible estrategia en la búsqueda de nuevos antibióticos sería investigar formas de modificar la estructura del ácido ginkgólico ligado a la actividad antibacteriana, tratar de mejorar su eficacia y también reducir su toxicidad para las células de la piel humana".

Según explicaron los autores, es la primera vez que se demuestra la actividad antibacteriana de las semillas de ginkgo en patógenos de la piel.

Cómo cuidar tu piel

La piel es el órgano más grande del cuerpo y cumple muchas funciones importantes para mantener nuestra la salud:

  • Contiene los fluidos corporales y así previene la deshidratación.
  • Nos protege contra virus y bacterias
  • Nos ayuda a percibir el ambiente que nos rodea (si hace frío, calor, está húmedo o seco).
  • Regula la temperatura corporal.
  • Elabora vitamina D.

Para cuidarla puedes incorporar alguno de los siguientes hábitos:

  • Limpiarla y humectarla al principio y final del día.
  • Usar cremas y protector solar.
  • Mantener una dieta equilibrada que incluya: frutos secos, sardinas, atún, salmón, brócoli, zanahorias, pimiento rojo, cerezas, frambuesas, fresas, té verde y mucha agua.
  • Evitar otros alimentos, como las carnes rojas, margarina, productos procesados o salados, cafeína, alcohol o dulces.

Más información sobre la piel:

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Enfermedades y Condiciones a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad