Su hijo está enfermo. ¿Debe llamar al médico o ir a emergencias?

MIÉRCOLES, 23 de noviembre de 2021 (HealthDay News) -- Es un dilema común cuando su hijo está enfermo: ¿Llama al médico, va a atención de urgencias o se dirige directamente a la sala de emergencias?

Si no es una emergencia, una llamada al pediatra de su hijo podría orientarlo. El personal del médico podría recomendarle que lleve a su hijo a una consulta o que vaya a atención de urgencias, en particular después del horario en que el consultorio del pediatra ya no está abierto.

Su hijo está enfermo. ¿Debe llamar al médico o ir a emergencias?

El Hospital Pediátrico de Los Ángeles (CHLA) ofrece las siguientes directrices:

Lame al médico o vaya a atención de urgencias si su hijo tiene una fiebre que haya durado más de tres días.

También llame al médico o vaya a atención de urgencias si su bebé tiene una fiebre superior a 102 ºF (39 ºC) durante más de dos días, sin que la fiebre tenga un motivo claro.

Sobre todo, confíe en su instinto.

"Les digo a los padres que si intuyen que su hijo debe ir a emergencias, simplemente vayan", enfatizó en un comunicado de prensa del CHLA el Dr. Christopher Tolcher, un pediatra de Agoura-West Valley Pediatrics, parte de la red del CHLA.

El CHLA recomienda llamar al médico o ir a atención de urgencias para síntomas de la COVID-19 como fiebre, escurrimiento nasal y tos seca; para lesiones como los esguinces, las torceduras o la hinchazón; para cortaduras menores que necesiten puntos; y para quemaduras menores que necesiten tratamiento.

Una llamada al médico o la atención de urgencias son una buena opción si su hijo tiene problemas estomacales como diarrea, náuseas o vómitos; si parece tener una infección de orina; si tiene tos, dolor de garganta, dolor en los senos paranasales o dolor de oído; o si tiene problemas de la piel o un sarpullido.

¿Cuándo se trata de una emergencia?

Diríjase directamente a la sala de emergencias si su hijo sufre una lesión o enfermedad graves que parecen que podría ser letales o que necesiten un tratamiento inmediato.

El departamento de emergencias también es una buena opción para un niño que esté inusualmente cansado o somnoliento, o que esté actuando de forma distinta a la usual; que tenga un dolor intenso y persistente; que tenga problemas para respirar, o que respire de forma rápida o profunda. Un hueso roto o una lesión que haga parecer que una parte del cuerpo está deformada o fuera de sitio, quizá con entumecimiento y mucha hinchazón, también amerita una visita a emergencias, recomendó el CHLA.

Una visita a emergencias también es necesaria si hay sangrado de una cortadura profunda, una cortadura grande en la cabeza, el pecho o el abdomen, o un sangrado que no para tras presionar durante 10 minutos. Otros motivos para visitar emergencias: una lesión en la cabeza que provoque vómitos, dolor de cabeza, confusión o pérdida de la conciencia; o una caída desde una altura significativa.

Llame al Centro de Control de Intoxicaciones si su hijo se comporta con normalidad pero ha ingerido un exceso de un medicamento, o el medicamento equivocado. Puede comunicarse con el centro en el 1-800-222-1222. Si esto ha sucedido y su hijo tiene problemas para respirar, se desmaya o no puede despertarse tras intoxicarse, llame al 911.

Llame al médico, pero también diríjase al departamento de emergencias si su bebé tiene menos de 2 meses y presenta una fiebre de 100.4 ºF (38 ºC) o más, recomienda el CHLA.

Además, vaya a emergencias si el niño tiene fiebre junto con rigidez en el cuello y un dolor de cabeza; una fiebre con un sarpullido morado-rojizo generalizado; o está muy deshidratado (pañales secos, ojos hundidos y el niño no orina, sobre todo tras tener vómitos o diarrea). La deshidratación también puede hacer que su hijo parezca muy débil.

Llame al 911 si su hijo se está atragantando, no respira, los labios se les están poniendo de un color poco natural, sufre convulsiones por primera vez o tiene una convulsión que dure más de cinco minutos. También, llame si su hijo no responde o parece haberse desmayado.

Otros motivos para llamar al 911: una lesión en el cuello o la columna, una lesión grave en la cabeza, quemaduras graves (por ejemplo por un incendio o cerca de los ojos, la nariz, la boca o la ingle), y ante una reacción alérgica grave con hinchazón y problemas para respirar.

Si simplemente no está seguro de qué debe hacer y no se trata de una emergencia obvia, llame al médico. La mayoría de los consultorios tienen una línea después de la hora de cierre.

Más información

La Academia Americana de Pediatría (American Academy of Pediatrics) ofrece más información sobre qué hacer cuando su hijo necesite servicios médicos de emergencia.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTE: Children's Hospital Los Angeles, news release, Nov. 17, 2022

Comparte tu opinión