Por qué para los adolescentes el distanciamiento social resulta difícil

Por qué para los adolescentes el distanciamiento social resulta difícil

DOMINGO, 5 de abril de 2020 (HealthDay News) -- Ser el padre de un adolescente puede ser todo un campo de minas emocional en el mejor de los momentos, pero el distanciamiento social de la pandemia del coronavirus podría de verdad suponer un estrés para la salud mental de los jóvenes.

Los adolescentes y adultos jóvenes que están confinados en casa durante la pandemia del coronavirus se enfrentan a numerosas decepciones, incluyendo no poder salir con los amigos, perderse de nuevas experiencia vitales e intentar gestionar su tiempo, señala una experta en salud mental.

Este grupo de edad quizá no comprenda la importancia del distanciamiento social. Los padres pueden ayudar a los adolescentes y a los adultos jóvenes a entender la necesidad de hacerlo al orientarlos a fuentes fiables de información, como los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU., planteó Ann Murphy, directora del Centro de Transferencia de la Tecnología de Salud Mental del Noroeste y del Caribe, y profesora asociada de la Facultad de Profesiones de la Salud de la Universidad de Rutgers, en Nueva Jersey.

"Saque el tiempo para conversar sobre las cosas que pueden hacer para sentirse más conectados con sus compañeros a través de medios remotos. En los adolescentes más jóvenes, esto podría significar que se relajen las restricciones sobre el uso de los medios sociales. Explore las nuevas aplicaciones y herramientas que pueden facilitar los chats grupales y la conexión por video para que puedan mantenerse conectados con sus compañeros", recomendó Murphy en un comunicado de prensa de la Rutgers.

"Aunque no debe animarlos a estar en sus dispositivos electrónicos todo el tiempo, es importante reconocer el rol esencial de la socialización y la conexión con los compañeros", explicó.

El estrés puede convertirse en un problema cuando las familias están confinadas en casa, y los padres deben tener compasión, con ellos mismos y con los demás miembros de la familia, aconsejó Murphy.

"Haga un plan para que todo el mundo tenga algo de tiempo privado. La adolescencia es un momento en que los jóvenes se distancian más de las conexiones con los padres y se acercan a las conexiones paritarias. Se trata de un proceso saludable que continúa durante la adultez temprana. Tenga una conversación con sus hijos sobre cómo usted puede respetar su privacidad y su tiempo en solitario, al mismo tiempo que ellos respetan las necesidades de la familia como un todo", planteó Murphy.

Inicie o mantenga unos hábitos y rutinas saludables, como una buena nutrición, el ejercicio regular y un sueño adecuado.

Trabaje junto con los adolescentes y adultos jóvenes para establecer una rutina escolar en casa, lo que incluye la hora de inicio del día escolar, el momento de los descansos y el momento de las tareas escolares. Divida las asignaciones grandes en tareas más pequeñas, y cree "fechas de entrega" temporales para que no se apresuren a acabar las tareas antes de su fecha de entrega.

Si un adolescente o adulto joven tienen dificultades emocionales con la situación, asegúreles que es normal que sientan ansiedad durante este tipo de crisis.

"También es normal que los adolescentes y adultos jóvenes que se están perdiendo el final de su semestre universitario, ir a la fiesta de fin de curso, participar en la producción de teatro o competición deportiva de su escuela, los viajes escolares y las graduaciones se sientan decepcionados, tristes, enojados y frustrados. Es importante minimizar el impacto de esas pérdidas", planteó Murphy.

También podría sugerir el mindfulness y la meditación, la respiración profunda, el ejercicio físico, llevar un diario de gratitud y crear arte.

Si le preocupan los problemas de salud mental, como la ansiedad, la depresión, o los pensamientos suicidas de sus hijos y cree que necesitan ayuda, comuníquese con la Línea de Ayuda Para Los Afectados Por Catástrofes de la Administración de Abuso de Sustancias y Servicios de Salud Mental (SAMHSA) de EE. UU. (llame al 800-985-5990 o envíe el mensaje de texto "Háblanos" al 66746); la Línea de Ayuda Nacional de la SAMHSA (800-662-HELP); o a la Red Nacional de Prevención del Suicidio (National Suicide Prevention Lifeline), llamando al 800-273-TALK).

Más información

La Facultad de Medicina de la Universidad de Harvard explica cómo hablar con los adolescentes sobre la crisis del coronavirus.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2020, HealthDay

logo

Comparte tu opinión