Olvídese del pasado: comience a moverse ahora para tener una vida más larga

Olvídese del pasado: comience a moverse ahora para tener una vida más larga

JUEVES, 27 de junio de 2019 (HealthDay News) -- Deje de martirizarse por las décadas que pasó pegado al sofá. Una investigación reciente muestra que los adultos de mediana edad y mayores que son físicamente activos viven más, aunque fueran inactivos a una edad más temprana.

Y eso sucede incluso aunque hubieran tenido graves problemas de salud anteriormente, según el estudio británico.

"Estos resultados son alentadores, en particular para los adultos de mediana edad y mayores con enfermedad cardiovascular y cáncer existentes, que de cualquier forma pueden obtener beneficios sustanciales respecto a la longevidad si aumentan su actividad", señalaron Soren Brage, de la unidad de epidemiología de la Universidad de Cambridge, y sus colaboradores.

El estudio incluyó a casi 14,600 hombres y mujeres, de 40 a 79 años, reclutados entre 1993 y 1997. Se sometieron a cuatro evaluaciones hasta 2004. Se registraron los fallecimientos hasta 2016.

Durante el seguimiento, hubo más de 3,100 muertes entre los participantes, incluyendo unas 1,000 por enfermedad cardiaca y unas 1,000 por cáncer.

Los investigadores controlaron los factores de riesgo, como la dieta, el peso, los antecedentes médicos, la presión arterial y los niveles de colesterol.

Concluyeron que unos mayores niveles de actividad física y los aumentos en la actividad física a lo largo del tiempo se asociaban con un riesgo más bajo de morir.

¿Qué se consideraba actividad física? Los investigadores anotaron la actividad en el trabajo, los deportes y el ejercicio recreativo.

Entre los que eran inactivos al inicio del estudio y gradualmente cumplieron con las directrices mínimas sobre la actividad física a lo largo de cinco años, hubo un riesgo un 24 por ciento más bajo de muerte por cualquier causa, un riesgo un 29 por ciento más bajo de muerte por enfermedad cardiaca y un riesgo un 11 por ciento más bajo de muerte por cáncer.

Los resultados fueron similares en las personas con y sin antecedentes de enfermedad cardiaca y cáncer.

El estudio también encontró que, en comparación con las personas que siguieron siendo inactivas, las personas que habían sido inactivas que aumentaron sus niveles de actividad física tenían un riesgo más bajo de muerte por todas las causas.

Pero los mayores beneficios se observaron entre los que ya tenían unos niveles altos de actividad física y se hicieron incluso más activos con el tiempo. Tenían un riesgo de morir un 42 por ciento más bajo, según el estudio.

Los resultados se publicaron en la edición del 26 de junio de la revista BMJ.

Los hallazgos sugieren que alcanzar al menos las recomendaciones mínimas de 150 minutos por semana de actividad física de intensidad moderada podría prevenir un 46 por ciento de las muertes asociadas con la inactividad física, aseguraron los investigadores.

"Además de lograr que la población se incline hacia cumplir las recomendaciones mínimas sobre la actividad física, las iniciativas de salud pública también deberían enfocarse en mantener los niveles de actividad física, en específico en prevenir los declives en la mediana edad y la vejez", añadieron Brage y su equipo en un comunicado de prensa de la revista.

Más información

El Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre de EE. UU. ofrece una guía para la actividad física.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

logo

Comparte tu opinión