Hierbas, yoga, ginkgo: ¿Cuáles tratamientos alternativos combaten a la insuficiencia cardiaca?

LUNES, 12 de diciembre de 2022 (HealthDay News) -- Es tentador seguir la última tendencia cuando se trata de la atención de la salud, pero para los pacientes que viven con la insuficiencia cardiaca, algunos tratamientos alternativos podrían tener graves consecuencias.

Para resolver el tema, la Asociación Americana del Corazón (American Heart Association, AHA) publicó una nueva declaración científica que cubre una amplia variedad de terapias, y sus efectos en la insuficiencia cardiaca. También ofrece orientación para los profesionales de la atención de la salud y recomendaciones para los pacientes.

Hierbas, yoga, ginkgo: ¿Cuáles tratamientos alternativos combaten a la insuficiencia cardiaca?

"Los pacientes deberían hablar primero con su equipo de atención de la salud", planteó la Dra. Sheryl Chow, parte del grupo de redacción de la declaración de la AHA.

El artículo de la AHA ofrece orientación sobre complementos como la CoQ10, la vitamina D, el ginkgo, la garra del diablo, el aceite de pescado, la tiamina, el espino blanco, la vitamina E, el cohosh azul, el lirio del valle y el aloe vera, y ofreció consejos adicionales sobre el alcohol, la cafeína y el jugo de toronja (o pomelo).

"Como estos agentes carecen en gran medida de la regulación de la [Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE. UU.], los fabricantes no tienen que demostrar la eficacia ni la seguridad", explicó Chow, profesora asociada de prácticas y administración de farmacias de la Universidad Occidental de Ciencias de la Salud en Pomona, California. "Es importante que tanto los profesionales de la atención de la salud como los consumidores se eduquen sobre la eficacia y el riesgo de daño potenciales, de forma que se puedan tomar decisiones compartidas e informadas".

El comité también revisó el yoga y el tai chi, que se sugieren con frecuencia para la relajación.

Unos 6 millones de estadounidenses de a partir de 20 años sufren insuficiencia cardiaca, en que el corazón no bombea sangre tan bien como debería. Un estimado de un 30 por ciento de estos individuos utilizan una terapia alternativa.

"Los consumidores no se dan cuenta de que la FDA no regula la pureza, calidad y concentración de las hierbas y complementos de venta libre. Un producto podría contener unas concentraciones y una pureza muy distintas que el siguiente, a pesar de tener la misma etiqueta en la farmacia o tienda de alimentos saludables", advirtió Chow.

En su lista de terapias alternativas que podrían beneficiar a las personas con insuficiencia cardiaca, la AHA señaló que los ácidos grasos omega 3 (también conocidos como aceite de pescado) cuentan con las evidencias más firmes de un beneficio clínico para las personas con insuficiencia cardiaca.

Se podrían usar en moderación tras hablar con un médico, según la declaración de la AHA. No deben usarse en dosis de 4 gramos o más, porque a unas dosis más altas podrían aumentar un ritmo cardiaco irregular.

"Los PUFA omega 3 se asocian con un riesgo más bajo de desarrollar insuficiencia cardiaca, y entre los que ya sufren de insuficiencia cardiaca, con mejoras en la capacidad de bombeo del corazón", señalaba la declaración.

El yoga y el tai chi también tienen beneficios, al mejorar potencialmente la tolerancia al ejercicio de una persona, además de la calidad de vida, mientras reducen la presión arterial.

A pesar del hecho de que unos niveles bajos en la sangre de vitamina D se han asociado con unos peores resultados en la insuficiencia cardiaca, tomar este complemento podría ser nocivo si una persona también está tomando ciertos medicamentos para la insuficiencia cardiaca.

Los complementos de una raíz de una planta con flor llamada cohosh azul podría provocar una frecuencia cardiaca rápida, hipertensión, dolor de pecho y un aumento en los niveles de azúcar en la sangre, advirtió la declaración.

Los estudios sobre otras terapias, incluyendo la tiamina, el alcohol, la vitamina E, la CoQ10 y el espino blanco han arrojado resultados contradictorios. Se necesitan más investigación y ensayos controlados para comprender mejor los riesgos y los beneficios, planteó Chow.

Aunque esta declaración científica se enfoca en los pacientes con insuficiencia cardiaca, apuntó Chow, la orientación es igual de importante para las personas con otros problemas de salud.

La declaración aparece en la edición en línea del 8 de diciembre de la revista Circulation.

La Dra. Michelle Kittleson, directora de investigación en insuficiencia cardiaca del Instituto Cardiaco Smidt del Centro Médico Cedars-Sinai, en Los Ángeles, afirmó que le alegra mucho ver la nueva orientación de la AHA.

Aunque Kittleson se considera una experta en la atención de los pacientes con insuficiencia cardiaca, incluso con ese nivel de conocimiento, es fácil sentirse perdido respecto a la mejor estrategia para gestionar a los pacientes cuando toman medicamentos alternativos, aclaró.

"Si observa la declaración, tiene 210 referencias. Es una declaración con mucha sustancia y peso. Los expertos que la redactaron hicieron todo ese duro trabajo para que nosotros no tuviéramos que hacerlo", agradeció Kittleson.

Aunque muchos profesionales clínicos no preguntan a los pacientes sobre ninguna de estas terapias, deberían, dadas las interacciones que pueden tener con los medicamentos cardiacos tradicionales, añadió Kittleson.

A veces, los pacientes desean consejos sobre pasos adicionales que pueden dar para mejorar su propia salud cardiaca, anotó.

"Pienso que a veces uno va al médico y le pregunta algo. Y el médico dice que lo siente, que no lo sabe", agregó. "Uno pierde un poco de confianza en esa relación entre paciente y médico".

"Esto nos ofrece un paso en la dirección adecuada, para decir que nos alegra que lo preguntaran", aseguró Kittleson. "Tengo esta referencia increíble que de verdad reunió toda la información sobre cómo esto afecta a la salud. Vamos a revisar para ver qué es adecuado para usted".

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. ofrecen más información sobre la insuficiencia cardiaca.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com


FUENTES: Sheryl Chow, PharmD, associate professor, pharmacy practice and administration, Western University of Health Sciences, Pomona, Calif., and fellow, American Heart Association; Michelle Kittleson, MD, PhD, heart failure research, Smidt Heart Institute, Cedars-Sinai Medical Center, Los Angeles; American Heart Association statement, Circulation, Dec. 8, 2022, online

Comparte tu opinión