Estudian a los neandertales para explicar el dolor lumbar moderno

MARTES, 8 de marzo de 2022 (HealthDay News) -- Una comparación de las columnas de los neandertales y de los humanos modernos sugiere que los hábitos de estilo de vida de las personas del siglo XXI subyacen al dolor de espaldas generalizado, señalan unos investigadores.

Los antropólogos se enfocaron en la curvatura de la columna, que se ve influida en parte por el acuñamiento, o inclinación, de las vértebras y los discos más blandos entre las vértebras.

Estudian a los neandertales para explicar el dolor lumbar moderno

"Los neandertales no son distintos de los humanos modernos en cuanto al acuñamiento vertebral, y por tanto es probable que poseyeran una espalda baja curva, como nosotros", comentó Scott Williams, profesor asociado del departamento de antropología de la Universidad de Nueva York.

"Pero, con el tiempo, específicamente tras el inicio de la industrialización a finales del siglo XIX, observamos un acuñamiento creciente en los huesos lumbares de los humanos contemporáneos, un cambio que podría relacionarse con los casos de dolor lumbar, y otras aflicciones, en las sociedades postindustriales", continuó en un comunicado de prensa de la universidad.

La columna es clave para el sistema de soporte del cuerpo. En el estudio, Williams y sus colaboradores examinaron las columnas de más de 300 humanos modernos preindustriales y postindustriales de todo el mundo, y las compararon con las columnas de neandertales.

En general, las columnas de las personas postindustriales tenían más acuñamiento lumbar que las columnas de las personas preindustriales. Las columnas de los neandertales tenían diferencias significativas respecto a las columnas de las personas postindustriales, pero no a las de las personas preindustriales.

Fue notable que, entre las muestras de las columnas de las personas de las mismas épocas, no hubo diferencias asociadas con el lugar donde las personas vivían, según los autores del estudio.

"Investigaciones anteriores han mostrado que unas tasas más altas de dolor lumbar se asocian con áreas urbanas, y en particular con los ámbitos de 'talleres cerrados' donde los empleados mantienen unas posturas laborales tediosas y dolorosas, por ejemplo estar sentados de forma constante en taburetes en una postura inclinada hacia delante", anotó Williams.

Las diferencias entre las columnas de las personas preindustriales y las postindustriales ofrecen nueva información sobre los problemas de espalda que afligen a muchas personas, según los investigadores.

"Unos niveles más bajos de actividad física, una mala postura y el uso de muebles, entre otros cambios en el estilo de vida que acompañaron a la industrialización, resultaron, con el tiempo, en unas estructuras inadecuadas en los tejidos blandos" para respaldar a la curvatura de la espalda baja, añadió Williams.

"Para compensarlo, los huesos lumbares han adoptado un mayor acuñamiento que nuestros antecesores preindustriales y neandertales, lo que contribuye potencialmente a la frecuencia del dolor lumbar que encontramos en las sociedades postindustriales", explicó.

Los resultados se publicaron en la edición de marzo de la revista PNAS Nexus.

Más información

Aprenda más sobre el dolor lumbar en la Academia Estadounidense de Médicos de Familia (American Academy of Family Physicians).

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTE: New York University, news release, March 3, 2022

Comparte tu opinión