El calzado hace una diferencia cuando se comienza a hacer ejercicio

El calzado hace una diferencia cuando se comienza a hacer ejercicio
| Foto: ISTOCK

Si se ha hecho el propósito de ser activo este año, asegúrese de tener el calzado deportivo adecuado, sugiere un médico.

"El calzado adecuado es importante para un corredor, tan importante como una raqueta de tenis para un jugador de tenis", señaló el Dr. Ronald Lepow, profesor asistente en el departamento de cirugía ortopédica del Colegio de Medicina Baylor, en Houston.

No tiene que gastar cientos de dólares para tener un buen calzado deportivo, pero sí necesita un calzado que se adapte a su nivel y tipo de actividad, añadió Lepow.

Por ejemplo, unos zapatos bajos para entrenar proveen más protección, y son una buena opción para las personas que son activas los fines de semana o que hacen un ejercicio moderado.

Los zapatos para correr tienen más respaldo y acolchado, y son buenos para las pistas y las carreras. Los zapatos de entrenamiento tienden a ser más flexible, permiten un rango de movimiento amplio, y son buenos para usarlos en el gimnasio, según Lepow.

Dijo que el calzado deportivo debe ser entre medio tamaño y un tamaño completo más grande que su talla regular. Debe haber una distancia equivalente a la uña de su pulgar entre el extremo del dedo gordo del pie y el extremo del zapato, que puede revisar cuando esté de pie con los zapatos ya enlazados.

Usar el tipo equivocado de calzado puede conducir a lesiones, dolor e incomodidad tras el ejercicio. El dolor de espalda o de cadera, el dolor en las espinillas o los calambres podrían ser indicaciones de un calzado inadecuado, anotó.

A pesar de la facilidad de hacer compras en línea, lo mejor es ir a una zapatería, probarse los zapatos y caminar con ellos, aseguró Lepow en un comunicado de prensa de la Baylor. Tras comprar zapatos, úselos en casa para determinar si hay problemas antes de usarlos para el ejercicio.

Algunos fabricantes de calzado ofrecen zapatos para la pronación (pie plano) o la supinación (pie supinador). Esos zapatos pueden resultar útiles, pero si no lo son, quizá necesite plantillas ortóticas personalizadas, añadió Lepow.

Más información

La Sociedad Ortopédica Americana del Pie y el Tobillo (American Orthopaedic Foot and Ankle Society) ofrece más información sobre el calzado deportivo.

Comparte tu opinión