Cuando se trata del juego, los bebés son los expertos

MIÉRCOLES, 29 de septiembre de 2021 (HealthDay News) -- Pase tiempo con bebés y los verá recoger objetos, golpearlos unos contra otros y, con frecuencia, morderlos.

Este tipo de juego es clave para el aprendizaje y el desarrollo, pero la mayor parte de la investigación sobre el juego en los bebés ha ocurrido en un laboratorio, y no en el suelo de la sala de casa... hasta ahora.

Cuando se trata del juego, los bebés son los expertos

"En un momento del desarrollo en que los bebés deben adquirir información sobre qué son los objetos y qué hacer con ellos, unas cantidades masivas de juegos de práctica con una variedad de objetos del hogar es beneficiosa para ellos", aseguró Catherine Tamis-LeMonda, profesora de psicología aplicada de la Universidad de Nueva York, en la ciudad de Nueva York.

"Y la exploración variada es adaptativa. Buscamos entonces cambiar la narrativa, de una crítica sobre lo que los bebés todavía no han logrado a un reconocimiento sobre cómo los bebés interactúan con su ambiente de aprendizaje natural en el hogar", señaló en un comunicado de prensa de la Sociedad de Investigación en Desarrollo Infantil (Society for Research in Child Development).

Investigaciones anteriores en un laboratorio han dado a los bebés la oportunidad de jugar con una selección de artículos durante un periodo específico. Aunque revelaron algunas cosas sobre cómo los bebés exploran e interactúan con los objetos bajo condiciones controladas, dijeron poco a los investigadores sobre el juego espontáneo.

El nuevo estudio incluyó a 40 bebés. La mitad tenían 13 meses de edad, y los demás de 18 a 23 meses, un agrupamiento que garantizó que hubiera una distribución más o menos equitativa de bebés que caminaban y que gateaban.

Un investigador utilizó una cámara de video de mano para grabar a los bebés en casa con sus mamás, permitiéndoles interactuar libremente con cualquier objeto que estuviera disponible.

Unos tipos de juego específicos se incluyeron en el estudio, como por ejemplo tocar un objeto con las manos, pero otros tipos no, por ejemplo pegarle a la mesa con las manos o tocar un objeto con los pies.

Los investigadores encontraron que los bebés jugaban con docenas de objeto en una hora, en breves periodos de actividad intensa. Pasaban más o menos un 60 por ciento de su tiempo interactuando con objetos, lo que incluía jugar con artículos del hogar como los cojines, los controles remotos, los taburetes, las puertas y los cajones de los gabinetes, la misma cantidad que con sus juguetes.

Estos hallazgos son clave para comprender cómo el juego con objetos contribuye al aprendizaje y desarrollo diarios, señalaron los autores del estudio.

Según Orit Herzberg, miembro postdoctoral de la Universidad de Nueva York, "en lugar de considerar que la conducta infantil es caprichosa y fácil de distraer, la exuberante actividad de los bebés se debería considerar como una ventaja para el desarrollo: un currículo ideal para aprender sobre las propiedades y funciones que fomentan el crecimiento en los dominios motor, cognitivo, social y del lenguaje. Los bebés aprenden sobre el mundo al jugar con la mayor cantidad posible de cosas, en periodos breves de actividad intensa. Y todo objeto es un objeto de juego potencial".

Los investigadores anotaron que una limitación del estudio fue que la mayoría de los bebés provenían de familias blancas, de clase media alta y con un nivel educativo alto de una gran área metropolitana. Y no se sabe si los bebés se comportarían de otra forma con alguien que no fuera su madre. Los bebés no tenían hermanos, y sus madres tenían de 27 a 46 años.

Los hallazgos se publicaron en la edición del 29 de septiembre de la revista Child Development.

Más información

UNICEF ofrece más información sobre cómo los bebés aprenden jugando.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com


FUENTE: Society for Research in Child Development, news release, Sept. 29, 2021

Comparte tu opinión