Este contenido ha sido archivado y puede no estar actualizado

Sin lugar seguro para jugar: los 'desiertos de juegos' dejan a los niños sin actividad física divertida

MIÉRCOLES, 24 de mayo de 2023 (HealthDay News) -- En los últimos años, se ha prestado atención al problema de los "desiertos alimentarios" en muchas partes de Estados Unidos. Ahora, los investigadores resaltan un problema similar: los desiertos de juegos.

En un estudio reciente, unos investigadores de la Universidad de Georgia encontraron que, en muchas áreas del país (en particular en el Sur), las familias tiene pocos parques y parques infantiles gratuitos seguros para el disfrute de sus hijos.

Sin lugar seguro para jugar: los 'desiertos de juegos' dejan a los niños sin actividad física divertida

Esto es un problema, aseguraron los expertos, porque cuando los niños carecen de estas oportunidades, es más probable que se queden en interiores y usen pantallas.

Se sabe que hay comunidades en todo el país donde las personas tienen dificultades para llegar a un supermercado o a otra fuente de alimentos frescos y nutritivos. Estos lugares han recibido el nombre de desiertos alimentarios, y se estima que un 10 por ciento de Estados Unidos cae en esa dudosa categoría.

Los nuevos hallazgos muestran que un porcentaje similar puede considerarse desiertos de juegos, según la investigadora Lan Mu, profesora de geografía de la Universidad de Georgia, en Athens (UGA).

Muchos condados sin suficientes lugares para jugar se aglomeran en el Sureste, donde una falta de opciones y la calidad de las áreas de juego existentes con frecuencia son problemas, encontró el estudio. El Suroeste fue otro punto álgido de desiertos de juegos, y un problema común era la asequibilidad: algunos lugares requieren una membresía o una tarifa para entrar.

No es suficiente que simplemente haya parques o parques infantiles en una comunidad, comentó la investigadora principal, Jue Yang, estudiante doctoral de la UGA.

Estos lugares también deben ser atractivos para las familias, enfatizó. A los padres les importa la seguridad y si el equipo del parque infantil está bien mantenido, además de cosas prácticas como que haya un lugar para estacionar, que se pueda ir caminando, los baños y tener áreas de sombra que protejan del sol ardiente.

Los hallazgos, que se publicaron en una edición reciente de la revista International Journal of Geo-Information, se añaden a las crecientes preocupaciones respecto a la falta de tiempo al aire libre entre los niños de EE. UU., en particular en las comunidades con unos ingresos bajos.

"Los datos nacionales muestran que la proporción e niños que pasan tiempo al aire libre se ha reducido", advirtió Amanda Staiano, profesora asociada de obesidad pediátrica y conductas de salud del Centro de Investigación Biomédica Pennington, en Baton Rouge, Luisiana.

Staiano, que no participó en el estudio, dijo que apenas alrededor de dos tercios de los niños estadounidenses viven en lo que se puede considerar un ambiente seguro. Y este porcentaje es más bajo entre los niños de color.

"Las percepciones de los padres sobre el crimen y la seguridad los llevan a restringir el juego en exteriores de sus hijos", apuntó Staiano. Ella y sus colegas han encontrado que esto es particularmente cierto entre los padres que viven en vecindarios marginados, y los que tienen hijas adolescentes.

Esta es el área en que las comunidades deberían intervenir, según Staiano.

"Las comunidades deben invertir en parques y centros de entretenimiento seguros, con una buena iluminación, patrullas de seguridad frecuentes y equipamiento seguro para permitir opciones gratuitas de actividad física al aire libre", planteó.

En este último estudio, los investigadores utilizaron tecnologías de aprendizaje automático para determinar cómo les va a los condados de EE. UU. en términos del acceso de los residentes a áreas públicas para jugar. Aplicaron cinco medidas para calificar a los condados: la disponibilidad, la accesibilidad, las instalaciones, la asequibilidad y la aceptabilidad.

En general, el Sur tenían más desiertos de juegos que otras áreas del país. Los desiertos también eran más comunes en las áreas rurales que en las ciudades, aunque en el Sur, incluso las áreas urbanas con frecuencia carecían de espacios para jugar adecuados.

Los niños de las áreas rurales quizá tengan más oportunidades para salir a la naturaleza, o al menos a un patio, que los niños urbanos.

Pero, apuntó Yang, los parques y los parques infantiles también ofrecen a los niños lugares para socializar con otros niños y para participar en deportes y juegos organizados.

Staiano señaló que en las áreas más urbanas también hay formas de hacer que las calles sean más acogedoras para que las familias pasen tiempo al aire libre, entre ellas carriles de bicicleta dedicados y aceras que estén "protegidas" de los vehículos.

Otra opción para las comunidades, añadió, es negociar "acuerdos de uso compartido", en que las escuelas y otros centros se conviertan en áreas recreativas públicas fuera de su horario de trabajo.

Por su parte, los investigadores de la UGA planifican poner en línea unos mapas interactivos, para ayudar a los legisladores de los condados a determinar cómo crear más áreas de juegos en sus comunidades.

Más información

La Academia Americana de Pediatría (American Academy of Pediatrics) ofrece consejos para ayudar a los niños a moverse.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Lan Mu, PhD, professor, geography, University of Georgia, Athens; Jue Yang, doctoral student, geography, University of Georgia; Amanda Staiano, PhD, associate professor, pediatric obesity and health behavior, Pennington Biomedical Research Center, Louisiana State University, Baton Rouge; International Journal of Geo-Information, March 21, 2023, online

Comparte tu opinión