Cada muerte infantil súbita amerita un mayor escrutinio, según un informe

Cada muerte infantil súbita amerita un mayor escrutinio, según un informe

LUNES, 26 de agosto de 2019 (HealthDay News) -- Siempre que un bebé sano muere de repente, esa muerte se debe investigar para ver si la causa fue abuso o negligencia.

Eso afirma un nuevo informe de la Academia Americana de Pediatría (American Academy of Pediatrics, AAP) y de la Asociación Nacional de Examinadores Médicos (National Association of Medical Examiners).

En 2019, los bebés menores de 1 año conformaron casi la mitad de 1,750 muertes por maltrato infantil en Estados Unidos. Pero el Sistema Nacional de Datos sobre el Abuso y la Negligencia Infantiles afirma que muchas muertes de niños por abuso se pasan por alto, y calcula que el número real es más que el triple de lo que se reporta oficialmente.

"Es importante que identifiquemos correctamente las muertes que ocurrieron por abuso o negligencia, porque cuando se pasan por alto, deja a otros niños en riesgo", comentó en un comunicado de prensa de la AAP el coautor del estudio, el Dr. Erich Batra.

"Un equipo de revisión conformado por profesionales de varios campos relacionados (incluyendo a las comunidades de medicina, bienestar infantil y policiales) deben revisar todos los datos y las estrategias de prevención en cada caso", enfatizó Batra.

"Cuando un bebé muere por causas desconocidas, debe haber una investigación completa que incluya una revisión integral de los antecedentes médicos, una investigación en la escena y una autopsia con pruebas adecuadas", afirmó en la declaración el autor principal del informe, el Dr. Vincent Palusci.

"Los investigadores deben mantenerse sensibles, imparciales y no hacer juicios anticipados cuando hablen con los padres, que necesitarán un respaldo adicional debido al duelo y al estrés", añadió Palusci.

Una evaluación completa de una muerte infantil súbita sin explicación de un bebé sano debe incluir: que los servicios de emergencia y el personal médico redacten cuidadosamente un historial para entregárselo al examinador médico o forense; una investigación oportuna con una representación con muñecos del escenario donde se encontró al bebé; entrevistas de la policía, los forenses, la fiscalía y los servicios de protección infantil con las familias y los miembros del hogar; y una autopsia completa en un plazo de 24 horas tras la muerte.

La AAP también apuntó que se necesitan unos sistemas de investigación y revisión de muertes infantiles con unos fondos adecuados para la investigación de las causas, la identificación y la prevención de las muertes súbitas infantiles.

El informe se publicó en la edición en línea del 26 de agosto de la revista Pediatrics.

Más información

La Oficina de los Niños de EE. UU. ofrece más información sobre el abuso y la negligencia infantiles.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

logo

Comparte tu opinión