Este contenido ha sido archivado y puede no estar actualizado

¿Es el dolor de estómago de un niño un problema grave? Muchos padres no están seguros, según una encuesta

LUNES, 19 de junio de 2023 (HealthDay News) -- Los niños sufren muchos dolores de estómago.

La forma en que un padre responde puede variar, al igual que las causas, según la Encuesta Nacional de Salud de los Niños del Hospital Pediátrico Nacional C.S. Mott de Michigan Health, que observó más de cerca el tema.

¿Es el dolor de estómago de un niño un problema grave? Muchos padres no están seguros, según una encuesta

Alrededor de 1 de cada 6 padres dijo que su hijo tenía un dolor de estómago al menos una vez al mes, según la encuesta, pero muchos no llaman al médico. Un tercio de los padres afirmaron que se sentían muy confiados de poder identificar si el dolor de estómago era grave.

"Los problemas de estómago son muy comunes en los niños. Este tipo de dolor podría ser un síntoma de una variedad de problemas de la salud, pero saber si es pasajero o una causa de preocupación puede ser difícil", comentó la Dra. Susan Woolford, codirectora de la encuesta y pediatra.

"Nuestra encuesta sugiere que a pesar de los beneficios de buscar ayuda profesional, muchos padres quizá no siempre consulten a un médico para determinar si un dolor de estómago es una señal de algo grave, o cómo aliviarlo", señaló Woolford en un comunicado de prensa de Michigan Medicine.

La encuesta encontró que 2 de cada 5 padres cuyos hijos experimentaban dolores estomacales mensuales no habían hablado con un médico al respecto. Casi un tercio de los padres dijeron que sus hijos experimentaban un dolor de estómago algunas veces al año. Más de la mitad dijeron que su hijo raras veces o nunca se quejaba de problemas estomacales.

Los padres tenían opiniones variadas sobre las causas del dolor.

Más o menos tres cuartas partes de los padres piensan que la causa del dolor de estómago es la digestión o se relaciona con la comida, por ejemplo gas, indigestión y estreñimiento. Algunos piensan que la causa es un virus o una infección.

Más de una cuarta parte de los padres piensan que la preocupación, la ansiedad, intentar evitar la escuela o la esperanza de obtener más atención son las causas subyacentes del dolor. Esta creencia fue más común entre los padres de niños de 6 a 10 años (un 34 por ciento) que entre los de niños de 3 a 5 años (un 20 por ciento).

Cuando creen que la causa es la preocupación o la ansiedad, la mayoría hablan con su hijo sobre sus sentimientos. Algunos ayudan con técnicas de respiración o relajación, o intentan distraerlos. Alrededor de un 16 por ciento de los padres permiten a su hijo faltar a la escuela o a otras actividades relacionadas con su preocupación.

"Esta situación amerita la atención de los padres, ya que podría ser una señal de unos importantes problemas de la salud emocional en los niños", planteó Woolford. "Los padres deben dar a los niños un espacio seguro para que expresen sus sentimientos y preocupaciones, y ayudarlos a identificar los factores estresantes potenciales, como las presiones relacionadas con la escuela, los problemas familiares o las dificultades sociales".

Aunque casi un tercio de los padres son muy propensos a administrar un producto de venta libre cuando su hijo tiene un dolor de estómago, algunos productos son menos útiles que otros, señaló Woolford.

El ingrediente activo de algunos medicamentos para las molestias estomacales es el bismuto, que ralentiza la motilidad intestinal. Esto puede acortar la diarrea, dijo Woolford, pero podría ralentizar el proceso de recuperación de una infección viral, y podría provocar estreñimiento en algunos niños.

"Naturalmente, los padres querrán ayudar a aliviar el dolor de su hijo, pero deben comprender las ventajas y desventajas de los distintos remedios, para asegurarse de que el medicamento lo mejore y que no lo empeore", aconsejó Woolford.

Para evaluar la causa del dolor de estómago de su hijo, la mayoría de los padres piden a su hijo que lo describa, mientras que menos de la mitad observan si el niño puede continuar con las actividades regulares, tiene fiebre o describe una mejora en el dolor al cambiar de postura.

Entre los motivos por los que los padres llamarían al médico de su hijo o acudirían a la atención de emergencia se encuentran sangre en las heces (un 84 por ciento) o un dolor agudo y punzante (un 65 por ciento). Alrededor de un 64 por ciento llamarían si el dolor continuara durante más de seis horas, un 63 por ciento si el vientre estuviera inflamado, y un 49 por ciento si el vientre estuviera duro.

"En algunos casos, el dolor abdominal es una señal importante de un problema más grave, por ejemplo una apendicitis, obstrucciones en los intestinos, infecciones del tracto urinario, y en los chicos, problemas testiculares, como las hernias", comentó Woolford. "Muchos de los padres encuestados no se sentían confiados de poder reconocer estas situaciones. Si un niño experimenta un dolor intenso, frecuente o perturbador, siempre es mejor ser precavido y llamar al médico".

La encuesta recibió las respuestas de más de 1,800 padres de EE. UU. con hijos de 3 a 10 años.

Más información

La Academia Americana de Pediatría (American Academy of Pediatrics) ofrece más información sobre el dolor abdominal en los niños.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTE: Michigan Medicine, news release, June 19, 2023

Comparte tu opinión