Cuidado con los suplementos dietéticos contaminados con medicamentos

Cuidado con los suplementos dietéticos contaminados con medicamentos
Muchos de estos productos contienen drogas no declaradas en la etiqueta. | Foto: ISTOCK

Una nueva investigación muestra que los suplementos contaminados con medicamentos no aprobados se comercializan con mayor frecuencia para la pérdida de peso, el desarrollo muscular o la mejora sexual. Como las personas planean cumplir con sus resoluciones de Año Nuevo comenzando en enero, éste un buen momento para recordar cuáles son estos suplementos riesgosos. 

Desde 2007 hasta 2016, la Administración de Drogas y Alimentos de EE.UU. (FDA) identificó 776 suplementos dietéticos que contienen medicamentos recetados o no aprobados. Los sildenafil, sibutramina y esteroides sintéticos o ingredientes similares a esteroides, fueron los contaminantes más comunes. 

Estos medicamentos pueden causar efectos secundarios graves, como aumento de la presión arterial y de la frecuencia cardíaca, mayor riesgo de accidente cerebrovascular (ACV) o ataque cardíaco y daño renal y hepático, informa Natural Medicines

Es importante que los consumidores sepan que incluso después de una advertencia de la FDA, los productos contaminados no siempre se retiran del mercado. Solo 360 de los 776 productos identificados de 2007 a 2016 fueron retirados del mercado. Además, cuando los productos se extraen del mercado, a menudo se reformulan con un contaminante de droga diferente y se introducen de nuevo en el mercado. Muchos fabricantes, incluyendo NovaCare y USPlabs, tuvieron varios productos retirados durante este período de tiempo.

La conclusión es que algunos minoristas todavía pueden vender productos marcados por la FDA como contaminados.

Los suplementos para la pérdida de peso y para el desarrollo muscular son dos de las clases más probables de estar contaminadas. Dado que el beneficio de estos suplementos no está comprobado, no vale la pena correr el riesgo, y por lo tanto, es aconsejable que los médicos desalienten a sus pacientes de tomarlos.

Los productos combinados a base de hierbas, en especial los fabricados en el extranjero, están frecuentemente contaminados con medicamentos y metales pesados. Si una persona desea tomar un suplemento para bajar de peso o para tener más músculos, lo aconsejable es elegir los productos verificados por una institución como la United States Pharmacopeia (USP). Chequea aquí si el suplemento que deseas tomar ha superado las pruebas de efectividad y pureza.

Consejos de la FDA sobre los suplementos dietéticos

Los suplementos dietéticos incluyen ingredientes tales como vitaminas, minerales, hierbas, aminoácidos y enzimas. Se comercializan en forma de tabletas, cápsulas, geles blandos, cápsulas de gel, polvos y líquidos. 

¿Por qué muchas personas los toman? Algunos suplementos pueden ayudar a asegurar que obtengas la cantidad suficiente de sustancias vitales que el cuerpo necesita para funcionar; otros pueden ayudar a reducir el riesgo de enfermedad. Pero los suplementos no deben reemplazar a las comidas completas que son necesarias para una dieta saludable, así que asegúrate de comer también una gran variedad de alimentos.

A diferencia de los medicamentos, los suplementos no pueden comercializarse con el fin de tratar, diagnosticar, prevenir o curar enfermedades. Eso significa que los suplementos no deben hacer afirmaciones de enfermedades, como "reduce el colesterol alto" o "trata las enfermedades del corazón". Afirmaciones como éstas no son legítimas, informa la FDA. 

¿Hay algún riesgo en tomar suplementos?

Sí. Muchos suplementos poseen ingredientes activos que tienen fuertes efectos biológicos en el cuerpo. Esto podría hacerlos inseguros en algunas situaciones y dañar o complicar tu salud. Además, muchos de ellos interactúan peligrosamente con ciertos medicamentos.

Las siguientes acciones podrían llevar a consecuencias perjudiciales, incluso mortales:
• Combinar suplementos.
• Usar suplementos con medicamentos (recetados o de venta libre).
• Usar suplementos que sustituyen a los medicamentos recetados.
• Tomar demasiado de algunos suplementos, como vitamina A, vitamina D o hierro. 

Algunos suplementos también pueden tener efectos no deseados antes, durante y después de la cirugía. Por lo tanto, asegúrate de informar a tu proveedor de atención médica sobre cualquier suplemento dietético que estés tomando.

Más para leer sobre los suplementos dietéticos

Comparte tu opinión