Después de la pandemia: cómo cuidar a los padres mayores

Después de la pandemia: cómo cuidar a los padres mayores
| Foto: GETTY IMAGES

Las restricciones para frenar la pandemia de coronavirus se irán aliviando, a medida que se hagan más pruebas y se pase la peligrosa fase del pico de casos. Los países abrirán de nuevo sus puertas.

Pero este virus desconocido hasta diciembre de 2019 llegó para quedarse. Habrá nuevos infectados, hospitalizaciones y muertes. Incluso cuando se llegue a desarrollar una vacuna preventiva, seguirá circulando: ya forma parte de la extensa familia de gérmenes que enferma a los seres humanos.

Por eso, hay que empezar a planear qué es lo mejor para todos los miembros de la familia, pero en especial para los abuelos mayores, que están en mayor riesgo de complicaciones graves si desarrollan COVID-19.

Hogares, ¿sí o no?

Los hogares de adultos mayores, donde las personas van a rehabilitación después de una hospitalización o viven a largo plazo, con asistencia, si están gravemente enfermos y frágiles, están siendo afectados por el coronavirus. 

Si bien esta situación puede cambiar en el futuro, lo cierto es que estos centros siempre han sido posibles focos de infección, no sólo por el nuevo coronavirus.

Aun así, según explica la columnista Judith Graham, a los adultos mayores en estos entornos se los alimenta y se les ofrece otro tipo de asistencia. Y, ante la pandemia de coronavirus, seguramente de ahora en más desplieguen una seguridad aún mayor para prevenir infecciones.

¿Pero a mamá o papá les iría mejor en el hogar familiar? Es algo para evaluar delicadamente. 

En definitiva, cada familia debe sopesar y equilibrar los riesgos. ¿Pueden darle suficiente atención a un padre mayor? ¿Tienen la resistencia emocional y física? ¿Qué quiere el padre? ¿El impacto del desplazamiento y las rutinas interrumpidas se compensarán con el placer de estar cerca de hijos adultos y nietos?

Y, un detalle más que importante: qué quiere el padre mayor. Muchas familias creen que ya pueden decidir por el abuelo, pero lo cierto es que muchos pueden y quieren seguir decidiendo por sí mismos.

Mientras algunos valoran la independencia, otros se sienten más cómodos y seguros en el entorno familiar.

Si los cuidadores llevan a familiares a su hogar, el hogar debe ser accesible y seguro, con rampas y barandas instaladas donde sea necesario.

Y de ahora en más hay que prestarle mucha más atención a la prevención de infecciones.

Prevención de infecciones

Según la Academia Americana de Médicos de Familia, una tercera parte de las muertes en personas de más de 65 años ocurre a causa de enfermedades infecciosas.

Más del 90% de todas las muertes por neumonía ocurren en personas en ese rango de edad. Incluso una infección común como la influenza (gripe) es mucho más mortal para los adultos mayores que para otras personas.

Y ahora el nuevo coronavirus.

Por eso, el cuidado del padre de ahora en más será crítico. Por suerte, pronto (al menos dentro de los próximos dos años) habrá una vacuna para COVID-19, y ya hay otras que son esenciales como la de la influenza y la de la culebrilla.

Las principales infecciones que afectan a los adultos mayores son:

  • Infecciones de la piel, particularmente herpes zoster (culebrilla) e infecciones por estafilococos
  • Neumonia bacterial
  • Infecciones del tracto urinario (ITU)
  • Influenza

Muchas de estas infecciones que afectan a los mayores, especialmente en entornos de atención a largo plazo, implican contacto directo de mano a mano. 

Por eso, es esencial practicar uno de los métodos de control de infecciones más económico y sencillo: lavarse las manos adecuadamente o usar geles desinfectantes para manos siempre que estés cerca de una persona mayor. 

Cada vez que acompañes a tus padres al médico, asegúrate que todos los trabajadores de salud se laven las manos antes de examinarlos, y recuerda SIEMPRE hacerlo tú mismo y todos los miembros de la familia, incluso los más pequeños, que son propagadores de infecciones sin siquiera tener síntomas.

Comparte tu opinión