Coronavirus: cómo proteger a los adultos mayores

Coronavirus: cómo proteger a los adultos mayores
| Foto: GETTY IMAGES

Las estadísticas muestran que las personas mayores de 60 años, y en especial los que superaron los 80, son más susceptibles a desarrollar complicaciones de salud serias si contraen el nuevo coronavirus COVID 19.

Los expertos explican que la principal razón puede ser un sistema inmunológico debilitado por la edad. Además de la mayor posibilidad de padecer una condición médica preexistente como una afección cardíaca, hipertensión o diabetes, que también lesionan la capacidad de defensa del organismo.

Según los Centros para Control y Prevención de Enfermedades de China, el 87% de los casos en ese país se diagnosticaron en personas de entre 30 y 79 años. Este porcentaje surgió de un análisis de los primeros 72,000 casos que se concentraron en su mayor parte en la región de Wuhan, en ese país. El 8.1% de los casos se presentaron en personas de 20 a 29 años; 1.2% fueron adolescentes y 0.9% menores de 9 años.

El mismo trabajo reveló que la tasa de mortalidad fue de 14.5% en mayores de 80 años, y de 1.3% en personas en sus 50 años. La cifra baja aún más a menos edad: 0.4% en personas en los 40 años, y 0.2% de 10 a 39 años.

En los Estados Unidos, el brote en el centro de adultos mayores Life Care Center de Kirkland, en el estado de Washington, mostró esta misma tendencia: a más edad, más riesgo.

Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) indican que, en los Estados Unidos, del 10% al 27% de las muertes por COVID-19 son en mayores de 85 años y más. Y del 4% al 11% ocurren en personas de entre 65 a 84 años.

Consejos para abuelos

Los CDC ofrecen una guía para adultos mayores, que incluyen consejos generales que sirven para todos, y también específicos para la tercera edad.

 Si tienes una afección médica subyacente grave:

  • Quédate en casa si es posible
  • Lávate las manos con frecuencia
  • Evita el contacto cercano (6 pies, que es aproximadamente dos brazos) con otras personas.
  • Limpia y desinfecta objetos y productos que se toquen con frecuencia (un ejemplo es la cafetera)
  • Evita todos los viajes en crucero y los vuelos no esenciales.
  • Llama a tu proveedor de salud si te preocupa COVID-19 y tu condición médica previa, o si estás enfermo.

Si sientes que empiezas a estar demasiado preocupado, tanto que te genera ansiedad o tristeza:

  • Tómate un descanso de mirar, leer o escuchar noticias y redes sociales. Escuchar repetidamente información sobre la pandemia puede ser contraproducente.
  • Cuida tu cuerpo. Respira hondo, haz ejercicios de estiramiento o medita. Trata de comer sano y bien balanceado, haz ejercicio regularmente, duerme lo suficiente, y evita el alcohol y las drogas.
  • Tómate tu tiempo para relajarte. Intenta hacer otras actividades que disfrutes.
  • Conéctate con otros. Habla con personas de tu confianza acerca de tus preocupaciones y cómo te sientes.
  • Llama a tu proveedor de atención médica si el estrés interfiere con tus actividades diarias durante varios días seguidos.

Si tú mismo, o un ser querido, se siente abrumado por emociones como la tristeza, la depresión o la ansiedad, o siente que quiere hacerse daño a sí mismo o a otros, puedes:

  • Llamar al 911 si la situación se transforma en una emergencia por el riesgo que implica
  • Llamar a la línea de ayuda de la Administración de Servicios de Salud Mental y Abuso de Sustancias (SAMHSA): 1-800-985-5990 o enviar un mensaje de texto con TalkWithUs al 66746. (TTY 1-800-846-8517)

Consejos para hijos y cuidadores

  • Si tienes padres que son adultos mayores, lo mejor es familiarizarse con las guías y consejos que ofrecen organismos como los CDC.
  • Discute con tus padres mayores lo que pueden y no pueden hacer, dependiendo de su salud integral y si tienen o no condiciones médicas preexistentes.
  • No es mala idea tener tal vez una conferencia telefónica con sus doctores, para que juntos puedan decidir qué es lo mejor.
  • Definitivamente, visitar a los nietos no es algo aconsejable.
  • Ten en cuenta que estas decisiones pueden ir cambiando de acuerdo a cómo vaya evolucionando la pandemia. 

En una entrevista con The New York Times, el doctor Daniel Winetsky, infectólogo de la Universidad Columbia en Nueva York contó que sus padres viven en San Francisco, California. 

Dijo que al principio de la epidemia, les sugirió salir e incluso hacer un viaje con un pequeño grupo. Pero sus temores aumentaron al ritmo del exponencial número de casos, y ahora les ha dicho no solo que no viajen sino que limiten al mínimo cualquier interacción con otras personas.

Desafortunadamente, para los 2.2 millones de adultos mayores que en los Estados Unidos viven en residencias de cuidado de largo plazo, las visitas están postergadas de manera indefinida. 

Por supuesto se puede hablar por teléfono o en videoconferencias. Y, para aquéllos que viven en habitaciones con ventanas en el primer piso, algunos hijos están visitando a sus padres simplemente hablando por teléfono, pero mirándose las caras, sentados al otro lado de la ventana.

Comparte tu opinión