Cómo preparar jugos saludables para el estómago

Cómo preparar jugos saludables para el estómago
Usar frutas y vegetales de temporada es una buena forma de potenciar lolas propiedades y sabores de los jugos. | Foto: GETTY IMAGES

El estómago es un órgano que se encarga de descomponer los alimentos que ingresan por el esófago. Generalmente, por una mala alimentación, sus funciones pueden verse afectadas, lo que se traduce en dolor, incomodidad, hinchazón o molestias.

Si esto suele ocurrirte, es momento que evalúes tu dieta e incorpores hábitos saludables. Mientras tanto, puedes encontrar alivio incorporando estos jugos saludables:

Nopal

El nopal, higuera o chumbera es un cactus originario de México, muy popular en la gastronomía centroamericana. Aunque se lo suele saltear, usar en ensaladas o para fabricar mermeladas, su jugo es muy sabroso y beneficioso.

Esto se debe a que es rico en vitaminas A, B y C, calcio, hierro, magnesio y potasio. A esto se le suma una gran cantidad de fibra que promueve la eliminación de toxinas y limpieza estomacal, control de la producción de ácidos gástricos, protección de la mucosa intestinal, y el correcto funcionamiento del proceso digestivo.

Cómo hacerlo

Debes retirar todas las pequeñas espinas que posee el nopal y limpiarlo muy bien. Luego puedes trozar la penca y colocarla en la licuadora junto a un poco de agua y algunas hierbas a elección, como cúrcuma, jengibre o perejil.

También puedes complementar con frutas frescas cortadas o sus jugos, especialmente el de limón o naranja. Se aconseja consumirlo sin azúcar, pero puedes añadir una cucharadita de miel para saborizar.

Agua con jugo de limón

Por su rica calidad vitamínica y mineral, el limón no solo es un ingrediente para sumar a tus platillos y bebidas, también es un excelente remedio casero para aliviar muchas condiciones.

Preparándolo con agua tibia, y bebiéndolo preferentemente en ayuno, se pueden aprovechar sus efectos digestivo, ideales para combatir muchos de los síntomas de la indigestión, como flatulencias, náuseas, acidez o ardor.

Incluso existe evidencia que vincula su consumo con una mayor movilidad intestinal, favoreciendo las deposiciones.

Además, por el ácido cítrico que contiene es considerado un excelente diurético, ideal para expulsar las toxinas del cuerpo.

Cómo hacerlo

Esta bebida es muy sencilla, solo debes calentar media taza de agua (sin llegar a que hierva) y luego agregarle jugo de limón a gusto. Puedes completar esta preparación sumando hierbas complementarias que potencien las propiedades digestivas del limón, como jengibre o menta.

Bananas y frutos secos

La banana es una de las frutas más completas y consumidas en el mundo. Además de ofrecer muchos nutrientes esenciales, es un prebiótico, es decir, que nuestro intestino no digiere, pero da fuerza a los probióticos.

Este proceso favorece el desarrollo de bacterias intestinales beneficiosas, que no solo impiden la proliferación de otras bacterias dañinas, sino que también mejoran la función intestinal.

Además, si sumamos frutos secos estaremos obteniendo un plus de fibra, una sustancia esencial para el correcto funcionamiento del sistema digestivo, ya que agrega volumen a las heces, estimula el movimiento intestinal y previene muchos males gastrointestinales, como estreñimiento o hemorroides.

Cómo hacerlo

Esta bebida es fácil de preparar, ya que solo debes agregar en la licuadora una banana, un poco de agua o leche (comienza con pequeñas cantidades y si la consistencia no es la deseada agregas más), y los frutos secos trozados. Puedes optar por nueces, almendras, castañas e incluso semillas, como las de chía.

Apio

El apio tiene compuestos con propiedades antioxidantes y antiinflamatorias, que brindan una excelente protección al tracto digestivo y previene problemas estomacales, como úlceras.

Los investigadores indican que esto sería posible gracias a que fortalecen el revestimiento del estómago y modulan las secreciones gástricas. Además, es rico en minerales, como el hierro, que neutraliza la acidez de ciertos alimentos.

Cómo hacerlo

Para preparar jugo de apio, solo debes trozar y licuar dos tallos con dos vasos de agua. Puedes hacer más atractiva esta opción sumando algunos complementos, como vegetales de hoja verde, como espinaca o perejil, frutas, como piña, pera o manzana, o semillas, como las de chía.

No olvides limpiar correctamente todos los ingredientes para preparar tus jugos. | Foto: IStock.


Mango y papaya

El mango se destaca por su rico contenido de vitaminas B, C, E y K, y minerales, especialmente calcio, hierro, magnesio y potasio. Esto, sumado su gran cantidad de fibra y calidad antioxidante, lo convierte en un aliado ideal para evitar el estreñimiento y liberar al organismo de toxinas.

La papaya es otra fruta atractiva para combinar en este jugo, ya que tiene mucha fibra y papaína, una enzima que mejora la digestión al descomponer las proteínas.

Si las proteínas no se digieren correctamente, pueden causar distintos problemas, desde malestar estomacal, como estreñimiento, hasta artritis, diabetes, o hipertensión.

Cómo hacerlo

Para preparar este jugo, primero debes retirar las semillas de la papaya, luego pelarla y cortarla en cubos. Haz lo mismo con el mango y luego coloca ambas frutas en la licuadora.

Dependiendo la consistencia que prefieras, puedes agregar un poco de leche o agua hasta conseguir el punto buscado.

Aunque se aconseja beberlo sin azúcar, puedes agregar miel o edulcorantes, como estevia, eritritol, xilitol, panela, lúcuma o jarabes, para saborizar.

Consejos para beber jugos de frutas

Los vegetales y las frutas son miembros fundamentales para una alimentación saludable, y los jugos son una gran forma de concentrar sus beneficios y facilitar su consumo. Sin embargo, ten en cuenta estos consejos cuando los sumes a tu dieta:

  • Usar ingredientes de temporada es una buena forma de potenciar los nutrientes y sabores.
  • Beber en ayunas ayudará a que las vitaminas y minerales se dirijan directamente al torrente sanguíneo.
  • Debes beber el jugo rápidamente tras prepararlo, ya que si se lo deja reposar existe el riesgo de que se oxide y pierda muchas de sus propiedades.
  • Aunque aumentarán tu sensación de saciedad, estos jugos deben acompañarse a la brevedad por algún alimento.
  • Intenta combinar frutas y vegetales y no repetir el consumo de un mismo jugo durante muchos días. Así, lograrás obtener todos los nutrientes necesarios y disminuir el riesgo de padecer algún efecto secundario propio de los ingredientes que elijas.
  • No olvides limpiar correctamente todos los ingredientes, ya que no se someterán a cocción para eliminar posibles microorganismos dañinos.

Resumen

El estómago es el órgano encargado de descomponer los alimentos correctamente, aunque muchas veces esa función puede verse afectada, causando dolores, hinchazón o molestias.

Para combatir esa condición, puedes combinar frutas y vegetales para preparar deliciosos y nutritivos jugos. Desde nopal, limón o apio, hasta mango y papaya. ¡Elige la opción que más te guste!

Solo procura lavar bien los ingredientes, elegir frutas y vegetales de temporada (para potenciar propiedades y sabor) e intentar no repetir el mismo jugos muchos días seguidos.

Fuentes consultadas: Base Exhaustiva de Datos de Medicamentos Naturales, Departamento de Agricultura de EE. UU., Instituto Nacional de Medicina Complementaria y Alternativa.

Comparte tu opinión