Todas las pruebas de salud gratuitas, en base a tu seguro

Todas las pruebas de salud gratuitas, en base a tu seguro
La mayoría de los seguros de salud deben cubrir los servicios preventivos por ley. Pero hay muchos detalles que hay que tener en cuenta.

"Más vale prevenir que curar". La popular frase no solo tiene que ver con el cuerpo sino también con el bolsillo.

Realizarse los exámenes preventivos cuando el médico lo indica —muchas veces durante el chequeo anual— ayuda a burlar a la enfermedad, controlar condiciones preexistentes y, eventualmente, tratar a tiempo cualquier problema que aparezca en el camino.

Estudios muestran que estas prácticas le ahorran dinero al sistema de salud y al paciente en el largo plazo (por ejemplo, si se le detecta un pequeño tumor y se trata, esto costará menos que tratar un cáncer avanzado); además de prolongar la vida (por ejemplo si, con prevención primaria, una persona deja el cigarrillo, su vida seguramente será más larga).

La Organización Panamericana de la Salud (OMS) explica que hay tres tipos de prevención:

PRIMARIA. Es prevenir una enfermedad o problema antes que aparezca, por ejemplo hacer ejercicio para evitar la obesidad. Esto suele ser un esfuerzo combinado de oficiales de salud pública, médicos, comunidades e individuos.

SECUNDARIA. Se realiza en general en un entorno médico —hospital, clínica o consultorio— y busca prevenir el impacto, desarrollo o propagación de una enfermedad ya existente: por ejemplo, establecer una dieta adecuada para controlar la diabetes.

TERCIARIA. Se trata de reducir el impacto que una enfermedad tiene en la vida de una persona, por ejemplo, volviendo a la diabetes, exámenes rutinarios de la vista, para tratar temprano la retinopatía diabética.

Para mantenerse en un estadio previo a la primera etapa de prevención es que se realizan de manera regular los exámenes preventivos.

La mayoría de los seguros los cubren sin costo. La siguiente, es una lista de los que cada cobertura ofrece de manera gratuita, para ti y para tu familia.

PLANES DE LOS MERCADOS DE SEGUROS

Los mercados establecidos por la Ley de Cuidado de Salud a Bajo Precio (ACA, popularmente conocida como Obamacare), deben cubrir por ley servicios básicos de salud que incluyen los exámenes preventivos, sin cobrarte un copago o un coseguro, e incluso si todavía no alcanzaste tu deducible anual (lo que la persona debe pagar antes que el seguro comience a hacerse cargo de las facturas).

Algo muy importante para recordar: estas pruebas son gratuitas si las realiza un médico que esté dentro de la red de proveedores de tu plan.

Servicios preventivos para adultos

  • Control de la presión arterial
  • Control del colesterol
  • Examen de diabetes tipo 2 (para personas de 40 a 70 años con sobrepeso u obesidad)
  • Evaluación de cáncer colorrectal (para personas de 50 a 75 años)
  • Diagnóstico de depresión
  • Prevención de caídas
  • Pruebas de hepatitis B, C (en determinadas circunstancias)
  • Prueba de VIH
  • Consejería sobre nutrición y obesidad
  • Evaluación de aneurisma abdominal aórtica (para hombres de edades específicas que hayan sido fumadores)
  • Consejería sobre alcoholismo
  • Prueba sobre consumo de tabaco
  • Prevención y consejería sobre enfermedades de transmisión sexual (ETS)
  • Prueba de sífilis para adultos en riesgo
  • Prueba de tuberculosis para adultos en riesgo
  • Medicamentos con estatinas para adultos de 40 a 75 años en alto riesgo
  • Detección de cáncer de pulmón
  • Vacunas: hepatitis A y B, herpes zoster, VPH, influenza, sarampión, paperas, rubeola, meningococo, neumococo, tétano, difteria, tos ferina y varicela.

Servicios preventivos para mujeres

Embarazadas

  • Examen de anemia
  • Consejería sobre lactancia
  • Métodos anticonceptivos
  • Suplementos de ácido fólico
  • Examen de diabetes gestacional
  • Prueba de gonorrea
  • Prueba de hepatitis B
  • Prevención y detección de preclampsia (para embarazadas hipertensas)
  • Incompatibilidad de factor RH
  • Prueba de sífilis
  • Consejería para embarazadas que fuman
  • Detección de infecciones urinarias

Es importante conversar con el médico de cabecera, el ginecólogo o el obstetra sobre el mejor momento para hacer estas pruebas.

En general

  • Consejería sobre prueba genética del cáncer de seno (BCRA) para mujeres en alto riesgo.
  • Mamografía para las mujeres de 40 años y más, cada uno o dos años según las indicaciones del médico.
  • Consejería sobre quimioterapia para el cáncer de seno.
  • Examen de cáncer cervical
  • Papanicolau. Cada tres años para mujeres de entre 21 y 65 años.
  • Examenes de clamidia para mujeres en alto riesgo.
  • Prueba de diabetes
  • Asesoría sobre violencia doméstica
  • Prueba de gonorrea
  • Prueba y asesoría sobre VIH
  • Examen de osteoporosis
  • Consejería sobre enfermedades de transmisión sexual (ETS)
  • Incompatibilidad de RH (seguimiento)
  • Examen de sífilis
  • Evaluación e intervención sobre consumo de tabaco
  • Prueba de incontinencia urinaria
  • Bienestar. Para mujeres de 65 años y más

Servicios preventivos para niños

  • Examen de sangre para recién nacidos
  • Control de la presión arterial
  • Pruebas de detección y asesoramiento para adolescentes sobre tabaquismo, drogas y depresión
  • Detección de autismo
  • Barniz de fluor
  • Mediciones de altura, peso e índice de masa corporal
  • Control de sobrepeso y obesidad
  • Prueba de hematocritos y hemoglobina
  • Detección de dislipidemia
  • Detección de hepatitis B para adolescentes en riesgo
  • Prueba de VIH
  • Asesoramiento y prevención de enfermedades de transmisión sexual (ETS)
  • Detección de hipotiroidismo
  • Suplementos de hierro
  • Prueba de detección de plomo para niños en riesgo
  • Seguimiento del desarrollo infantil
  • Prueba de tuberculina
  • Control de la visión
  • Vacunas hasta los 18 años: difteria, tétanos, tos ferina, haemophilus influenza tipo B, hepatitis A, hepatitis B, VPH, poliovirus inactivado, vacuna contra a gripe, sarampión, meningococo, meningitis, neumococo, rotavirus, y varicela.

PLANES PRIVADOS POR FUERA DEL MERCADO

La National Prevention Strategy (NPS) y el proyecto Healthy People 2020 describen prioridades y medidas específicas para lograr que más personas tengan mejor salud y bienestar.

Y la prevención y las pruebas de detección están bien arriba en la lista.

Según la NP, el 60% de los adultos en los Estados Unidos vive con al menos una condición médica crónica —como diabetes, hipertensión o colesterol alto—, y 42% tiene más de una.

Muchas de estas afecciones, junto con la carga económica que representan, podrían prevenirse o tratar de manera mucho más temprana si se las detecta a tiempo. La prueba preventiva es la única vía para lograrlo.

La mayoría de los planes de salud que las personas tienen a través de sus empleos cubren los exámenes preventivos descriptos anteriormente.

Y muchas empresas están yendo más allá, y están comenzando a promover, y respaldar económicamente, la detección y tratamientos de los problemas de salud mental de sus empleados.

Compañías como Sutter Health, Bank of America, Walgreens y Levi Strauss & Co han firmado el estatuto de One Mind at Work —una entidad que proporciona estándares para el cuidado de la salud mental en el lugar de trabajo— y han comenzado a incluir estrategias para abordar el bienestar mental de sus empleados.

Un informe de One Mind estima que las empresas a nivel nacional pierden en ganancias unos $190 millones anuales debido al ausentismo y la falta de productividad que generan los trastornos de salud mental no tratados de los trabajadores.

MEDICAID y PROGRAMA DE SEGURO DE SALUD INFANTIL (CHIP)

Prevenir la enfermedad antes de que siquiera exista es fundamental para ayudar a las personas a vivir vidas más largas y saludables. Medicaid y el Programa de Seguro de Salud Infantil (CHIP) —las iniciativas de salud federales gerenciadas por los estados para las personas de bajos ingresos— promueven la prevención ayudando a millones de beneficiarios a obtener acceso a servicios de atención médica preventiva. 

Más de 75 millones de adultos y niños están inscriptos en estos programas.

Los servicios de atención médica preventiva incluyen vacunas, exámenes de detección de enfermedades y condiciones crónicas e infecciones comunes, pruebas de cáncer, intervenciones clínicas y conductuales para controlar enfermedades crónicas y reducir sus riesgos asociados, y asesoramiento para apoyar una vida saludable. 

Además de las pruebas y de las vacunas regulares, las iniciativas de prevención de Medicaid y CHIP incluyen:

  • Alianzas con los distritos escolares para realizar pruebas de detección en las escuelas.
  • Programas de prevención de la diabetes
  • Programas para dejar de fumar
  • Programas para el tratamiento y manejo del VIH
  • Prueba de desarrollo y conducta en niños
  • Control y manejo de la obesidad

MEDICARE

El programa creado para atender las necesidades de los adultos mayores —de 65 años y más, o personas con ciertas necesidades especiales— cubre la mayoría de las pruebas preventivas y vacunas que necesitan los seniors.

Además, Medicare cubre:

  • Examen de aneurisma aórtica abdominal. Esta prueba se cubre una sola vez, en el caso que la persona tenga antecedentes familiares de enfermedades vinculadas al tabaco, o si haya fumado más de 100 cigarrillos a lo largo de su vida. Medicare paga el costo total si el médico de cabecera ordena la prueba.
  • Consejería para personas que beben. Medicare cubre una vez esta sesión, diseñada para los que beben mucho pero no cumplen con los criterios médicos para ser considerados alcohólicos. Medicare paga el costo total si el médico de cabecera ordena la prueba.
  • Medición de masa ósea. El programa cubre esta prueba en caso de personas en riesgo de osteoporosis. El médico debe recomendarla.
  • Mamografías. Medicare las cubre en base a la recomendación del doctor.
  • Terapia conductual para el manejo de la enfermedad cardiovascular. Estas citas que Medicare cubre para todos sus beneficiarios una vez al año a pedido del doctor abarcan la medición de la presión arterial, consejería sobre hábitos de alimentación saludables y el uso preventivo de la aspirina.
  • Prueba de colesterol. Para todos sus beneficiarios cada cinco años junto con triglicéridos y lípidos.
  • Pruebas de glucosa y manejo de la diabetes. Para personas en riesgo y con una orden del médico. Se considera en riesgo si la persona sufre de hipertensión, colesterol o triglicéridos altos, obesidad, o historial de mediciones altas de glucosa. También se considera a una persona "en riesgo" si aplican dos o más de los siguientes criterios: tener 65 años o más, tener sobrepeso, historial familiar de diabetes, haber tenido diabetes gestacional o un bebé de más de 9 libras.
  • Test de glaucoma. Una vez cada 12 meses para personas en riesgo.
  • Prueba de hepatitis B. Para pacientes en riesgo y por recomendación del doctor.
  • Prueba de hepatitis C. Medicare la cubre si la persona cumple con al menos uno de estos criterios: ser adicto a drogas intravenosas; haber tenido una transfusión de sangre antes de 1992; haber nacido entre 1945 y 1965.
  • Prueba de VIH. Medicare la cubre a todos los que piden la prueba o están en riesgo de infección.
  • Prueba para detectar cáncer de pulmón. En personas de 55 a 77 con historial de tabaquismo.
  • Consejería y manejo de la obesidad. Todos los beneficiarios reciben atención sobre su peso durante las citas médicas, pero aquellos con un índice de masa corporal mayor de 30 reciben tratamiento sin costo.
  • Prueba de cáncer de próstata. Examen rectal y prueba de PSA cada 12 meses.
  • Consultoría sobre enfermedades de transmisión sexual (ETS).
  • Examen de cáncer vaginal y cervical. Uno cada dos años, y uno cada 12 meses en el caso de mujeres en alto riesgo.
  • La Parte B cubre la prueba de VPH y el Papanicolau, una vez cada cinco años.
  • Colonoscopía. Medicare cubre esta prueba para todos sus beneficiarios, con la meta de detectar pólipos. También cubre pruebas adicionales y genéticas dependiendo del nivel de riesgo.
  • Depresión. Una prueba al año en el consultorio del médico de cabecera.
  • Vacunas contra la gripe, neumococo y hepatitis B.
  • Consejería para dejar de fumar.

PLANES DE SALUD DE CORTO PLAZO

Debido a que las pólizas de salud de corto plazo están diseñadas para proporcionar cobertura temporal, en su mayoría incluyen beneficios de cobertura de lesiones y enfermedades inesperadas, pero no servicios preventivos. 

Esta limitación ayuda a mantener las primas más bajas que las de otras coberturas médicas.

Sin embargo, en algunos estados, por ley cuando superan una cierta cantidad de tiempo, deben cubrir algunos servicios preventivos, por ejemplo mamografías.

Fuentes: healthcare.gov; KFF, KHN; Medicare.gov; Medicaid.gov

Comparte tu opinión