Cómo limpiar las juntas de los azulejos con soluciones naturales

Algunas habitaciones del hogar requieren un mayor nivel de limpieza que otras, como es el caso de la cocina o el baño. Ambas suelen compartir una característica en común: los azulejos.

Estas son piezas estéticas muy populares, pero también son responsables de albergar muchos gérmenes en sus juntas, ya que la pasta que se utiliza para rellenarlas tiende a aumentar su porosidad por acción del tiempo, del agua que se usa para limpiarlas o de la suciedad en general.

Cómo limpiar las juntas de los azulejos con soluciones naturales
Las juntas de los azulejos suelen ser ambientes ideales para la proliferación de hongos y bacterias. | Foto: GETTY IMAGES

Esto genera un ambiente ideal para que crezcan bacterias y hongos provocando el característico color negro e incluso mal olor. Pero no te preocupes, aquí te contamos cómo puedes acabar con este problema usando opciones naturales.

Bicarbonato de sodio

El bicarbonato de sodio, bicarbonato sódico, carbonato ácido de sodio o bicarbonato de soda, es un compuesto cristalino de color blanco con un leve sabor amargo y salado.

Al entrar en contacto con compuestos ácidos, libera dióxido de carbono, por lo que se convirtió en un ingrediente esencial para fabricar refrescos, masas y distintos productos de limpieza.

Sobre esto último, también son útiles sus propiedades antifúngicas y antibacterianas, permitiendo una higienización más profunda.

Puedes aprovecharlo para limpiar las juntas de los azulejos mezclándolo con agua hasta lograr una pasta. Luego repasa con una esponja o cepillo de diente, deja actuar unos minutos y enjuaga con agua tibia.

También puedes añadir a la preparación algunas gotas de tu aceite esencial favorito para obtener un aroma agradable y fresco.

Otros usos del bicarbonato de sodio

El bicarbonato de sodio también puede usarse para:

  • Aliviar la acidez estomacal o reflujo ácido: es una sensación de ardor y dolor que se origina en la zona superior del estómago y puede extenderse hacia la garganta. Bebiendo una mezcla de bicarbonato (una cucharada) con agua fría (un vaso) encontrarás alivio, ya que estimula los eructos y reduce la hinchazón.
  • Neutralizar los malos olores: puedes mezclarlo con talco y aplicarlo en las axilas, con jugos y beberlo para el mal aliento, o frotarlo en las manos para eliminar rastros de comidas. También puedes reservarlo en un recipiente en la nevera para "absorber" los malos olores.
  • Fortalecer la piel: el bicarbonato de sodio tiene propiedades antibacterianas y antioxidantes que son de gran ayuda para mantener la salud cutánea. Según distintas investigaciones, actuaría contra las arrugas, estrías, quemaduras y picazón.
  • Cuidar la boca: las propiedades antimicrobianas del bicarbonato de sodio son útiles para proteger la salud bucal. Por ejemplo, puedes aliviar las llagas agregando media cucharadita de bicarbonato a medio vaso de agua tibia y usando la mezcla para enjuagar. Hazlo una vez al día hasta que la llaga se cure.

Vinagre

El vinagre es un popular aderezo que se obtiene a partir de dos fermentaciones:

  • En la primera se utilizan levaduras para transforman el azúcar de los alimentos en alcohol.
  • En la segunda se usan bacterias para que produzcan, a partir de estas bebidas alcohólicas, ácido acético, componente que otorga el sabor agrio y olor fuerte característico del vinagre.

Existen muchas variedades de vinagre que dependen del alimento con el que se elabora, como el de maíz, arroz, vino, manzana o coco.

Todas las variedades comparten importantes propiedades antifúngicas y antibacterianas, capaces de eliminar el moho o las manchas de humedad, especialmente en lugares difíciles como las juntas de los azulejos.

Para aprovechar este beneficio solo debes preparar una mezcla que consiste en dos partes de vinagre blanco por una de agua.

Puedes ayudarte de un una botella con pulverizador para rociar las zonas manchadas y dejarlo actuar. Si la suciedad no cede puedes optar por aplicar directamente el vinagre solo. Luego frota con cepillo o esponja y enjuaga con agua tibia.

Otros usos del vinagre

Además de limpiar las juntas de los azulejos o condimentar tus ensaladas favoritas, puedes usar el vinagre con estos fines:

  • Desinfectante: esta propiedad que promueve su uso como limpiador, también sería útil para combatir hongos de las uñas, piojos o verrugas.
  • Acelera el metabolismo: esta propiedad se encuentra en estudio, aunque algunos investigaciones ya señalaron que tomar dos cucharadas mezcladas con una bebida tendría un impacto positivo en la pérdida de peso y en el índice de masa corporal.
  • Tratamiento de belleza: desde la antigüedad el vinagre, especialmente el de manzana, se usa para cuidar la salud cutánea ya que es un astringente natural. Esto significa que es capaz de equilibrar el pH y limpiar profundamente la piel.

Limón

Por su acidez el limón es ideal para "ablandar" los depósitos grasos o incrustaciones de suciedad en las juntas de los azulejos. También es un desinfectante natural muy efectivo, por su potencial antibacteriano, y blanqueador del moho.

Puedes aprovecharlo cortándolo por la mitad y frotándolo directamente en la junta de los azulejos, o cortándolo en rodajas para hervirlo en agua hasta que se mezcle bien.

Luego repasa con cepillo o esponja, deja actuar unos minutos y enjuaga bien con agua tibia.

Otros usos del limón

Diferentes investigaciones vincularon el consumo de limón con los siguientes beneficios:

  • Digestivo: este efecto se debe a que estimula el flujo de la saliva y los jugos gástricos, por lo que es ideal para combatir el estreñimiento o la dispepsia. Además, sus propiedades antimicrobianas y antiparasitarias son de gran ayuda para cuidar la salud intestinal.
  • Antigripal: existe muchas evidencia sobre los beneficios de consumir limón cuando se tiene gripe o resfriado. Los estudios coinciden en que fortalece las defensas, depura el organismo y aporta una buena dosis de vitamina C. Sin embargo, su efectividad aún es motivo de disputa.
  • Controla la presión: esto es posible gracias a su baja cantidad de sodio y gran contenido de potasio, mineral que actúa como vasodilatador. Los especialistas suelen recomendar reemplazar la sal por el limón al momento de condimentar ensaladas.
  • Alivia el dolor de garganta: el limón puede aliviar molestias como amigdalitis, bronquitis, o dolor intenso de garganta. Solo debes sumarlo al té o hacer gárgaras o buches con su jugo, te producirá alivio rápidamente, además de aportar buenas dosis de vitamina C.

Resumen

Las juntas de los azulejos suelen ser ambiente ideales para la proliferación de hongos y bacterias, ya que son áreas que, con el tiempo y la acción del agua o la suciedad, aumentan su porosidad.

Puedes limpiarlos con opciones naturales, como bicarbonato de sodio, limón o vinagre, que tienen propiedades desinfectantes y son fáciles de usar.

Fuentes consultadas: Base Exhaustiva de Datos de Medicamentos Naturales, Departamento de Agricultura de EE. UU., Instituto Nacional de Medicina Complementaria y Alternativa.

Comparte tu opinión