Un procedimiento para perder peso que funciona a largo plazo

Un procedimiento para perder peso que funciona a largo plazo
| Foto: ISTOCK

¿Las personas que tienen obesidad podrían perder peso sin tener que someterse a una cirugía?

Una investigación preliminar reciente sugiere que es posible. Un procedimiento no quirúrgico podría ayudar a las personas moderadamente obesas a perder peso, y a no recuperarlo.

A diferencia de la cirugía estándar para perder peso, la gastroplastia endoscópica en manga (GEM) no requiere ni incisión ni una estadía en el hospital. En su lugar, los médicos guían un tubo desde la garganta hasta el estómago, y entonces usan un dispositivo de sutura unido al tubo para cerrar el estómago, encogiéndolo al final hasta obtener un bolso del tamaño de un plátano.

El resultado es "que come menos, se siente lleno y pierde peso", comentó la autora del estudio, la Dra. Reem Sharaiha.

Sharaiha y sus colaboradores del Centro Médico NewYork-Presbyterian/Weill Cornell, en la ciudad de Nueva York, fueron de los primeros que comenzaron a realizar la GEM en 2013. Apuntó que la ofrecen sobre todo a pacientes con un índice de masa corporal (IMC) de 30 a 40, lo que los pone en la categoría de obesidad leve a moderada.

Las cirugías estándar para la obesidad (como el baipás gástrico) en general se reservan para dos grupos de personas: las que tienen un IMC de al menos 40 (que tienen más de 100 libras [45 kilos] de sobrepeso); y las que tienen un IMC de 35 o más, y además una afección relacionada con la obesidad, como la diabetes tipo 2 o la hipertensión.

Los estudios han mostrado que, a corto plazo, la GEM puede provocar una pérdida de peso bastante grande. Un año después, típicamente los pacientes han perdido alrededor de un 15 por ciento de su peso inicial.

Pero no se sabe mucho sobre las perspectivas a más largo plazo de los pacientes.

El nuevo estudio es el primero en informar sobre los resultados a cinco años, apuntó Sharaiha. Encontró que, en ese momento, los pacientes seguían teniendo un 15% menos de peso, en promedio.

No es tan bueno como los resultados vistos con la cirugía tradicional, aseguró Sharaiha.

Por otro lado, apuntó a las ventajas de la GEM. "Es un sencillo procedimiento ambulatorio que se realiza en un día", comentó. "Y no deja cicatriz, algo que parece ser el mayor atractivo para los pacientes".

La tasa de complicaciones también es más baja en comparación con la cirugía, según Sharaiha. En un estudio anterior, su equipo encontró que apenas un 1 por ciento de los pacientes que se sometieron a una GEM tuvieron una complicación, como una perforación o un "escape" en el estómago.

Sharaiha presentará los últimos resultados el 18 de mayo en la reunión anual de la Semana de las Enfermedades Digestivas, en San Diego. Los estudios presentados en reuniones generalmente se consideran preliminares hasta que se publican en una revista revisada por profesionales.

El Dr. Mitchell Roslin es jefe del programa de cirugía para la obesidad en el Hospital Lenox Hill, en la ciudad de Nueva York.

Apuntó que la GEM podría ser un buen catalizador para la pérdida de peso en "el paciente adecuado" con una obesidad más leve.

"¿Pero creo que sería durable para las personas con obesidad mórbida?", se preguntó Roslin. "No".

Incluso con el baipás gástrico y otros procedimientos quirúrgicos que cambian la forma del tracto digestivo, algunas personas recuperan el peso, anotó.

Roslin también cuestionó qué tan bien los hallazgos del estudio se generalizarían si la GEM se hiciera común. Actualmente, la mayoría de las aseguradoras no pagan una GEM, de forma que los pacientes que la reciben en general tienen los medios y la motivación para pagar la factura. El costo de la cirugía es de unos 12,000 dólares, según los investigadores.

"Los pacientes sobre los que informan son, esencialmente, un grupo muy selecto", apuntó Roslin.

Además, anotó, Sharaiha y su equipo ya tienen "competencia" en la realización del procedimiento. Quizá no sea así en otros centros donde se ha comenzado a ofrecer.

La GEM todavía no está ampliamente disponible. Según Sharaiha, unas dos docenas de centros médicos de Estados Unidos realizan el procedimiento.

Al igual que Roslin, apuntó a las pólizas de seguro como otro factor limitante. Alrededor de dos tercios de los pacientes carecen de cobertura para el procedimiento.

Más información

Los Institutos Nacionales de la Salud de EE. UU. tienen más información sobre las formas de gestionar la obesidad.

Comparte tu opinión