Más personas recurren a la marihuana cuando están deprimidas

Más personas recurren a la marihuana cuando están deprimidas

Hoy en día, las personas que luchan contra la depresión son mucha más propensas a recurrir a la marihuana para aliviar sus síntomas, y eso quizá no sea bueno, informan unos investigadores.

Las personas deprimidas tienen más del doble de probabilidades de haber usado marihuana en el último mes, y tres veces más probabilidades de haberla usado casi todos los días en 2015-2016, una cifra mucho más alta que 10 años antes, encontró el nuevo estudio.

Los expertos afirman que es probable que este auge en el uso entre las personas deprimidas se vincule con el incremento en la legalización de la marihuana por todo Estados Unidos, sobre todo con fines médicos.

"Su accesibilidad ha aumentado durante el periodo específico que este estudio mide", anotó Michael Wetter, director de psicología en la medicina de la adolescencia de la Facultad de Medicina David Geffen de la UCLA.

El problema es que estudios anteriores ha mostrado que la marihuana puede en realidad empeorar a los trastornos del estado de ánimo, como la ansiedad o la depresión, señaló el Dr. Elie Aoun, profesor asistente de psiquiatría clínica del Colegio de Médicos y Cirujanos de la Universidad de Columbia.

"La marihuana no cambia nada en la patología cerebral subyacente que contribuye a la depresión", advirtió Aoun. "Solo entumece los sentimientos, de forma que pueda pasar un par de horas sin pensar en sus problemas. Cuando el efecto se disipe, estará más deprimido que antes". Él y Wetter no participaron en la investigación.

El nuevo estudio utilizó datos obtenidos de la Encuesta nacional de examen de salud y nutrición, una encuesta federal realizada de forma regular por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU.

Los investigadores, dirigidos por Deborah Hasin, del Centro Médico de la Universidad de Columbia, analizaron las respuestas de dos periodos (de 2005-2006 y de 2015-2016) para identificar a las personas con síntomas de depresión y monitorizar el uso de marihuana que ellas mismas reportaron.

Una persona deprimida tenían 2.3 veces más probabilidades de reportar cualquier uso de cannabis en el mes anterior en 2015-2016, un aumento de casi el triple en el riesgo respecto a la década anterior, encontraron los investigadores.

Las probabilidades de uso diario fueron casi 3.2 veces más altas, un aumento de casi seis veces respecto a 2005-2006.

Como el estudio es observacional, no puede decir en qué dirección va la asociación, es decir, si las personas deprimidas son más propensas a recurrir a la marihuana, o si el uso de la marihuana fomenta a la depresión.

"Creo que es probable que se trate de ambas cosas a la vez", planteó Aoun. "La marihuana podría estar provocando síntomas de depresión. Además, las personas que están deprimidas que buscan tratamiento están buscando opciones para ayudar a reducir el impacto o la carga de sus síntomas de depresión. Cuando las opciones tradicionales de tratamiento son insuficientes, recurren a la marihuana".

Se ha mostrado que el THC, el componente de la marihuana que provoca la intoxicación, aumenta los niveles de dopamina en el cerebro, apuntó Wetter. La dopamina es un neurotransmisor que provoca una "sensación de bienestar" y que estimula directamente a los centros de placer del cerebro.

Esto podría hacer que una persona deprimida se sienta mejor de forma temporal, pero en realidad enmascara unos sentimientos que volverán, advirtió Aoun.

"Las drogas no introducen ningún sentimiento nuevo que uno no tuviera", dijo Aoun. "Solo permiten la desinhibición. Si usted está deprimido y fuma marihuana, esto no cura su depresión".

Además, el aumento en la dopamina altera a la química cerebral de formas que pueden exacerbar la depresión.

"Requiere un mayor uso para sentirse bien", apuntó Wetter. "Cuando no la tenga, comenzará a sentir los síntomas de una depresión más profunda. Es decir, experimentará un bajón".

Once estados han instituido leyes que permiten el uso recreativo de la marihuana, pero Aoun dijo que le preocupan más los 34 estados que han promulgado leyes que permiten la marihuana medicinal.

"Cuando los estados presionan por la legalización de la marihuana medicinal sin evidencias creíbles, se envían muchos mensajes erróneos", observó Aoun.

No se ha realizado suficiente investigación médica como para establecer con firmeza los beneficios de la marihuana para la salud, pero la legalización de cualquier forma ha convertido a la marihuana en una alternativa aparentemente legítima para las personas que luchan contra un trastorno del estado de ánimo, lamentó Aoun.

Comparó la marihuana con la insulina, un tratamiento para la diabetes evaluado en estudios investigativos de gran escala antes de ponerla a disposición de los pacientes.

"La historia ha sido del todo distinta con la marihuana, ya que estas decisiones son fomentadas sobre todo por compañías con un interés financiero significativo en la promoción del uso de la marihuana", aseguró Aoun.

A las personas con depresión o ansiedad les iría mejor si hablaran con sus médicos sobre tomar un medicamento recetado aprobado, apuntó Wetter.

"Las personas tienden a decir que prefieren usar algo que es natural y orgánico en lugar de algo sintético, como el Prozac o un ISRS", añadió Wetter. "Es orgánico, es natural, así que no puede ser malo para uno. Si uno se siente mal y esto hace que se sienta mejor, ¿cómo puede ser malo? ¿Cómo puede ser nocivo?".

El nuevo estudio se publicó en una edición reciente de la revista JAMA Network Open.

Comparte tu opinión