Los alimentos ultraprocesados son ultramalos para el corazón

MARTES, 23 de marzo de 2021 (HealthDay News) -- Más de la mitad de los alimentos que los estadounidenses comen son "ultraprocesados", y los están enfermando.

Un consumo más alto de estos alimentos altamente procesados se asocia con un mayor riesgo de enfermedades cardiovasculares y muerte, según un nuevo estudio, pero sin embargo conforman un 58 por ciento de las calorías de la dieta de EE. UU. Cada porción adicional aumentó el riesgo.

Los alimentos ultraprocesados son ultramalos para el corazón

Quizá ni se dé cuenta de que un alimento que está comiendo es ultraprocesado.

"Los alimentos ultraprocesados son ubicuos, e incluyen a muchos alimentos que se mercadean como saludables, como las barritas de proteína, los cereales para el desayuno y la mayoría de panes de producción industrial", anotó Filippa Juul, miembro de la Facultad de Salud Pública de la Universidad de Nueva York, y autora principal del estudio.

Como las personas pueden evitar con facilidad esos alimentos azucarados o grasos, los alimentos altamente procesados "representan un objetivo esencial para los esfuerzos de prevención" para mantener a los estadounidenses más saludables, añadió.

Una nutricionista se mostró de acuerdo. "Consumir alimentos que sean ricos en sal, grasas saturadas/trans, azúcares refinados además de alimentos procesados, todo esto puede aumentar nuestro riesgo de enfermedad cardiovascular" anotó Nicole Roach, dietista cardiaca del Hospital Lenox Hill, en la ciudad de Nueva York.

Un riesgo creciente

¿Qué es exactamente un alimento ultraprocesado? "Este estudio definió los alimentos ultraprocesados como 'formulaciones industriales producidas sin, o con una cantidad mínima de, alimentos enteros, y producidos con aditivo como sabores o conservantes'", apuntó Roach.

Como anotó el equipo de Juul, procesar los alimentos en las fábricas puede eliminar los nutrientes beneficiosos al mismo tiempo que añade los que no lo son, y también cambia la estructura física de la comida. Comer estos alimentos se vincula con tener sobrepeso/ser obeso, la hipertensión, el síndrome metabólico y la diabetes tipo 2.

En su estudio, el grupo de Juul observó datos de un estudio de EE. UU. de larga duración que incluyó a más de 3,000 adultos de mediana edad. Tenían una edad promedio de 53 años, y un tercio tenían una educación de nivel universitario. Alrededor de una quinta parte del grupo tenía hipertensión, y casi un 6 por ciento tenían diabetes. Dos tercios eran fumadores o exfumadores, y la mayoría eran blancos.

Los investigadores evaluaron sus dietas mediante un cuestionario que preguntaba sobre el consumo de ciertos alimentos a lo largo del año anterior.

Durante un promedio de 18 años de seguimiento, los participantes del estudio tuvieron un total de 648 eventos cardiovasculares, entre ellos 251 casos de enfermedad cardiovascular dura y 163 casos de enfermedad cardiaca coronaria dura, y 713 pacientes fallecieron, lo que incluyó a 108 muertes por enfermedad cardiovascular.

Los participantes con el consumo más alto de alimentos ultraprocesados tuvieron una incidencia más alta de "eventos cardiovasculares", como enfermedad cardiaca y muertes por causas cardiovasculares. Y pareció haber una relación entre la cantidad de alimentos procesados consumidos cada día y el riesgo cardiaco de un individuo, encontró el estudio.

Por ejemplo, por cada porción diaria de alimentos ultraprocesados, hubo un aumento del 7 por ciento en el riesgo de enfermedad cardiovascular "dura" (que implica un evento como un ataque cardiaco), un aumento de un 5 por ciento en la enfermedad cardiovascular en general, y un aumento del 9 por ciento en las muertes por enfermedad cardiovascular.

El estudio también dividió los riesgos según los alimentos procesados específicos, como el pan, la carne ultraprocesada, los refrigerios salados y los refrescos bajos en calorías, y todos parecieron ayudar a aumentar los riesgos cardiacos.

Un cambio en las prioridades

¿Qué se puede y se debe hacer?

Según los autores, "se necesitan estrategias para toda la población, por ejemplo impuestos en las bebidas endulzadas con azúcar y otros alimentos ultraprocesados, y recomendaciones respecto a los niveles de procesamiento en las directrices dietéticas nacionales, para reducir el consumo de alimentos ultraprocesados".

Stephanie Schiff es una dietista registrada del Hospital de Huntington de Northwell Health, en Huntington, Nueva York. Al leer los hallazgos, dijo que, en las últimas décadas, los estadounidenses se han alejado cada vez más de los alimentos "reales".

"Nos hemos convertido en una sociedad que acepta los aditivos alimentarios que no podemos pronunciar ni explicar, alimentos que imitan a otros alimentos, alimentos que se han reducido a una sombra del producto original. No lo cuestionamos, los usamos por lo fáciles que son para nuestra próxima comida", lamentó Schiff.

Y aunque sin duda estos alimentos son menos saludables, "muchos estudios han mostrado los beneficios del consumo de alimentos que estén lo más cerca posible a su forma natural", aseguró.

Según Schiff, uno de los puntos positivos de los confinamientos por la pandemia podría haber sido el resurgir de la comida en familia, y que muchas personas hayan vuelto a cocinar en casa usando ingredientes enteros.

"Podemos sacar una lección de esta época, en que estamos obligados a permanecer en casa y contemplar nuestros hábitos alimenticios sin muchas distracciones exteriores", cree Schiff. "Un momento en que incluso los medios sociales nos tientan a hornear nuestro propio pan, asar nuestras propias verduras, hacer nuestro propio café".

¿Cómo puede este cambio saludable continuar cuando la crisis actual se alivie? Roach afirmó que unos pasos sencillos pueden ayudar.

"Un gran consejo para hacer la compra de comida es comprar en el perímetro del supermercado", dijo. "En general, en los pasillos del centro se ubican los alimentos enlatados, empaquetados y procesados, mientras que el perímetro externo tiende a tener los alimentos frescos".

Otro consejo es que "leer la etiqueta de los alimentos también es importante cuando haga la compra", señaló Roach.

"Cuando mire la etiqueta, la lista de ingredientes le dirá exactamente qué contiene el artículo que va a consumir. La lista de ingrediente se hace en el orden del ingrediente de mayor cantidad al ingrediente de menor cantidad. Cuando lea la lista, si un artículo tienen muchos ingredientes/nutrientes que no son beneficiosos, azúcares procesados/refinados y aditivos alimentarios, quizá no sea la mejor opción", explicó Roach.

"A veces, hay que volver atrás para salir adelante", añadió Schiff.

"Debemos volver a los días de nuestros padres, abuelos y bisabuelos. Debemos priorizar nuestra salud, y ponerla en primer lugar. Debemos hacer que el consumo de alimentos enteros sea un placer, una actividad divertida, en lugar de una tarea", planteó Schiff.

"Debemos darnos cuenta de que no perdemos nada al comer de forma saludable, pero que sucumbir al encanto de los alimentos ultraprocesados podría conducir a consecuencias de las cuales quizá no podamos recuperarnos", añadió.

Los hallazgos se publicaron el 22 de marzo en la revista Journal of the American College of Cardiology.

Más información

El Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU. ofrece una "lista de la compra" de alimentos saludables para el corazón.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Stephanie Schiff, RDN, registered dietitian nutritionist, Northwell Health's Huntington Hospital, Huntington, N.Y.; Nicole Roach, RD, CDN, cardiac dietitian, Lenox Hill Hospital, New York City; American College of Cardiology, news release, March 22, 2021

Comparte tu opinión