Lo que sucede en el cuerpo cuando deja de fumar

MARTES, 3 de enero de 2023 (HealthDay News) -- Renunciar a los cigarrillos puede ser insoportable, los deseos intensos y los síntomas de abstinencia duran semanas, sobre todo si la persona no tiene una motivación muy alta.

Sin embargo, apenas minutos después de esa primera respiración libre de humo, el cuerpo comienza a cambiar a mejor. Y con todas esas respiraciones sanas que se dan en las semanas y meses posteriores, los beneficios solo se multiplican.

Lo que sucede en el cuerpo cuando deja de fumar

Los beneficios de dejar de fumar para la salud son el primer y principal motivo para hacerlo, según la Asociación Americana del Pulmón (American Lung Association, ALA).

"Incluso las personas que han fumado durante muchos años, o las que han fumado mucho, pueden darse cuenta de los beneficios para la salud y para la economía de dejar de fumar", escribió el Dr. Robert Redfield, que era en ese momento el director de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. en un prólogo para el informe de 2020 del Cirujano General de EE. UU. sobre la cesación del tabaquismo.

"Aunque los beneficios de dejar de fumar son mayores mientras más joven es un individuo cuando lo hace, este informe confirma que nunca es demasiado tarde para dejar de fumar", añadió.

Dejar de fumar será difícil, pero vale la pena

Esto es lo que pasa cuando se deja de fumar: Los síntomas de abstinencia de dejar de fumar incluyen deseos intensos, irritabilidad y nerviosismo. Algunas personas tienen problemas de concentración, dificultades para dormir, hambre, aumento de peso y sentimientos de depresión, ansiedad o tristeza, según los CDC.

Los beneficios para la salud de dejar de fumar comienzan unos 20 minutos tras la última calada. Es el momento en que la frecuencia cardiaca y la presión arterial de un fumador comienzan a bajar, según la Sociedad Americana Contra El Cáncer (American Cancer Society, ACS).

Los niveles de monóxido de carbono tardan unos días en normalizarse. En entre dos semanas y tres meses, la circulación comienza a mejorar y la función pulmonar aumenta, según la ACS.

De forma más gradual, la tos del fumador desaparece, a medida que el moco sale de los pulmones. Esto se debe a que los "cilios", unas minúsculas estructuras pulmonares parecidas a cabellos, han comenzado a sanar.

Aunque no puede revertir la cicatrización de los pulmones, dejar de fumar puede ayudar a prevenir que los síntomas de enfermedad pulmonar empeoren, según smokefree.gov, del Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU.

Con el tiempo, el riesgo de neumonía y cáncer de pulmón también se reduce, de acuerdo con la ALA.

Un cuerpo más fuerte es solo uno de los beneficios de dejar de fumar

Esta fuerza recién encontrada incluye una reducción en el riesgo de fracturas óseas a una edad más avanzada, según smokefree.gov. Un sistema inmunitario más robusto le ayudará a mantenerse sano, mientras que sus músculos se harán más fuertes debido a una mayor disponibilidad de oxígeno en la sangre.

Y todo esto ni siquiera incluye las ventajas más serias de dejar de fumar, como una reducción en el riesgo de enfermedad cardiaca, accidente cerebrovascular (ACV) y ciertos tipos de cáncer.

El riesgo de una persona de sufrir un ataque cardiaco se reduce de forma dramática en uno o dos años, según la ACS.

En un estudio que se presentó hace poco en una reunión de la Sociedad Europea de Cardiología (European Society of Cardiology), unos investigadores holandeses encontraron que dejar de fumar parecía funcionar igual de bien que tomar tres medicamentos para prevenir los ataques cardiacos y los ACV en los pacientes que habían sufrido un ataque cardiaco o se habían sometido a un procedimiento para abrir arterias bloqueadas.

"Los beneficios de la cesación del tabaquismo son incluso mayores de lo que pensábamos", comentó la autora del estudio, la Dra. Tinka van Trier, del Centro Médico de la Universidad de Ámsterdam, en un comunicado de prensa sobre el estudio.

Algunos problemas de fertilidad se pueden resolver cuando los niveles de estrógeno vuelven a la normalidad, según smokefree.gov.

Dejar de fumar también reduce el riesgo de desarrollar 12 tipos de cáncer. El riesgo de ciertos tipos de cáncer se reduce a la mitad en entre cinco y 10 años, según la ACS.

En otro estudio, que se publicó en una edición reciente de la revista JAMA Network Open, los investigadores de la ACS y otros encontraron que fumar se asociaba con una tasa al menos dos veces más alta de mortalidad por todas las causas, en comparación con no haber fumado nunca. Dejar de fumar, sobre todo a unas edades más tempranas, se asoció con un declive significativo en las muertes adicionales relativas.

Dejar de fumar mejora el aspecto

Entre las mejoras de belleza por dejar de fumar se encuentran una piel más limpia y menos arrugas, anota smokefree.gov.

Mientras sus dientes y uñas dejan de ponerse amarillos, su aliento se volverá más fresco, y su pelo y su ropa ya no olerán a humo, según la ACS.

Otros beneficios tangibles incluyen saborear mejor la comida y un mejor sentido del olfato.

También es mejor para la salud del cerebro

El deterioro mental también fue más lento entre los que dejaron de fumar, sobre todo si habían dejado de fumar en la mediana edad, según un estudio que se publicó hace poco en la revista Journal of Alzheimer’s Disease.

Los investigadores usaron una encuesta de autoevaluación de una pregunta para medir los deterioros de pensamiento subjetivos de 136,000 fumadores y exfumadores.

"La asociación que observamos fue más significativa en el grupo de edad de 45 a 59 años, lo que sugiere que dejar de fumar en esa etapa de la vida podría ofrecer un beneficio para la salud cognitiva", comentó el autor del estudio, Jeffrey Wing, profesor asistente de epidemiología de la Universidad Estatal de Ohio.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

Comparte tu opinión