Lo que debe saber sobre la incontinencia urinaria

VIERNES, 11 de febrero de 2022 (HealthDay News) -- En algún momento, todo el mundo ha sentido urgencia por orinar, y ha luchado contra esa necesidad mientras una vejiga llena los presiona para que suelte el líquido.

Pero esto le sucede con demasiada frecuencia a algunas personas. O, lo que es peor, se orinan accidentalmente cuando estornudan o se ríen.

Lo que debe saber sobre la incontinencia urinaria

"En varios estudios validados se ha mostrado que la incontinencia afecta mucho a la calidad de vida de una persona", señaló el Dr. Konstantin Walmsley, neurólogo del Centro Médico Meridian Mountainside de Hackensack, en Montclair, Nueva Jersey. "Con frecuencia, estos pacientes evitan las reuniones sociales, tienen más probabilidades de infecciones del tracto urinario e irritación de la piel genital, y tienen más probabilidades de depresión clínica".

Hay dos tipos principales de incontinencia urinaria, apuntó Walmsley: la incontinencia por urgencia y la incontinencia por estrés.

La incontinencia por urgencia implica una vejiga hiperactiva. Quienes la sufren tienden a ir al baño más de ocho veces al día, y con frecuencia se despiertan de noche para orinar.

"Alrededor de dos tercios de los hombres con una próstata agrandada tendrán síntomas de una vejiga hiperactiva, y a veces tendrán incontinencia urinaria por urgencia", comentó Walmsley.

Añadió que el problema "también se observa en pacientes con trastornos neurológicos subyacentes, como el accidente cerebrovascular o la enfermedad de Parkinson. Pero la gran mayoría de los pacientes con incontinencia urinaria por urgencia no tienen una causa subyacente identificable para su afección".

La incontinencia por urgencia también puede ser provocada por el estreñimiento o la obesidad, pero estos casos se pueden revertir si se tratan con efectividad, aseguró Walmsley.

La incontinencia urinaria por estrés es una fuga provocada por estornudar o reír. Los músculos que impiden la salida de la orina se debilitan tanto que no pueden manejar ninguna presión adicional.

"Cuando se encuentra en las mujeres, se ve con la mayor frecuencia en el contexto del parto", apuntó Walmsley. "En los hombres, la causa más común de incontinencia urinaria por estrés son las complicaciones de la cirugía de próstata".

Hay medicamentos que pueden ayudar a tratar la incontinencia por urgencia, apuntó Walmsley, pero todavía no se ha aprobado nada para la incontinencia por estrés.

"Las terapias que se usan con más frecuencias son las modificaciones conductuales y la fisioterapia del suelo pélvico", dijo Walmsley. "La fisioterapia del suelo pélvico implica fortalecer los músculos de Kegel con la ayuda de un fisioterapeuta con entrenamiento especial"-

Entre las modificaciones conductuales se encuentran:

  • Evitar los irritantes de la vejiga, como la cafeína, las bebidas carbonatadas, el alcohol, y las comidas picantes o ácidas.
  • Programar la micción.
  • Limitar los líquidos en la noche antes de irse a la cama.

La incontinencia por urgencia también se puede resolver con inyecciones de Botox, que ayudan a relajar a los músculos de la vejiga, y da a los pacientes más tiempo para llegar al baño, apuntó Walmsley.

Otra opción es la neuromodulación, en que un dispositivo o implante envía señales eléctricas al lugar donde los nervios de la vejiga reciben la señal del cerebro. La estimulación eléctrica puede relajar a una vejiga nerviosa, y provocar una reducciones significativas en la urgencia y la frecuencia urinarias, además de las veces que la persona se despierta para ir al baño, señaló Walmsley.

También se puede utilizar la cirugía, en que los médicos implantan un cabestrillo o agentes de carga que dan a las personas un mayor control de su micción, añadió Walmsley.

"Uso un método individualizado con cada paciente, pero tiendo a favorecer un inicio de terapia con métodos conservadores, como la fisioterapia del suelo pélvico y las terapias conductuales", aclaró Walmsley.

Ofrece un último consejo: no sufra en silencio.

"No tenga miedo ni vergüenza de pedir ayuda. No está solo", enfatizó. "Hay millones de personas que sufren en silencio por la incontinencia. La industria de los pañales y las compresas para la incontinencia es un negocio de miles de millones de dólares al año, lo que refleja lo común que es el problema".

Así que hable con su médico, instó Walmsley.

"Hay muchas soluciones distintas para este problema. La ayuda está a la vuelta de la esquina", aseguró.

Más información

Los Institutos Nacionales de la Salud de EE. UU. ofrecen más información sobre la incontinencia urinaria.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTE: Konstantin Walmsley, MD, urologist, Hackensack Meridian Mountainside Medical Center, Montclair, N.J.

Comparte tu opinión