Este contenido ha sido archivado y puede no estar actualizado

El ejercicio podría mejorar la tolerancia al dolor

JUEVES, 25 de mayo de 2023 (HealthDay News) -- Hay una solución potencial para reducir el dolor crónico: moverse.

Un nuevo estudio noruego encuentra que las personas físicamente activas tienen una mayor tolerancia al dolor, en comparación con las sedentarias. Los que tenían unos niveles más altos de actividad física también presentaban una mayor tolerancia al dolor, según el informe, que se publicó en la edición en línea del 24 de mayo de la revista PLOS ONE.

El ejercicio podría mejorar la tolerancia al dolor

"Volverse o mantenerse físicamente activo con el tiempo puede beneficiar a la tolerancia al dolor. Haga lo que haga, lo más importante es hacer algo", plantearon en un comunicado de prensa de la revista el autor del estudio, Anders Årnes, estudiante de doctorado del Hospital Universitario del Norte de Noruega, y sus colegas.

En el estudio, los investigadores analizaron datos de más de 10,000 adultos que participaron en una gran encuesta poblacional, que se realiza de forma periódica en Noruega.

Los investigadores utilizaron los datos de dos rondas del estudio (de 2007 a 2008 y de 2015 a 2016) para examinar los niveles autorreportados de actividad física de los participantes, y su tolerancia al dolor . La tolerancia al dolor se evaluó al sumergir una mano en agua fría.

Los que reportaron que eran físicamente activos en cualquiera de las rondas del estudio tenían una tolerancia más alta al dolor que los que reportaron un estilo de vida sedentario en ambas rondas.

Además, los participantes con unos niveles totales más altos de actividad física tenían una mayor tolerancia al dolor. Los que tenían una mayor actividad en la segunda ronda que en la primera presentaron un nivel general más alto de tolerancia al dolor, mostraron los hallazgos.

Los investigadores no encontraron una relación estadísticamente significativa entre el nivel de actividad y los cambios en la tolerancia al dolor entre las dos rondas del estudio.

Pero, apuntaron, los hallazgos sugieren que permanecer físicamente activo, volverse activo o aumentar la actividad se vincula con una mayor tolerancia al dolor.

Aumentar la actividad física podría ser una estrategia potencial para aliviar o prevenir el dolor crónico, sugirieron los autores del estudio.

Investigaciones futuras podrían confirmar si hay de hecho una relación causal entre la actividad y el dolor, anotaron.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. ofrecen más información sobre los beneficios de la actividad física.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com


FUENTE: PLOS ONE, news release, May 25, 2023

Comparte tu opinión